Poesía humorística alemana

La poesía alemana que se ha difundido en español gira, generalmente, en torno a autores tan conocidos y famosos como Goethe, Novalis, Schiller, Rilke, Hölderlin, Brecht y Trakl, entre otros. Además de que se ha llegado a considerar al alemán como un idioma duro y árido, poco propicio para las manifestaciones poéticas, se ha difundido la idea de que los escritores en lengua alemana son muy serios y solemnes.

Para demostrar que los anteriores no son sino prejuicios y errónea información que se ha tomado como verdadera, el investigador Wolfgang Vogt realizó una antología titulada Poesía filosófica y humorística en alemán, publicada bajo el sello editorial La Zonámbula, con el propósito de “hacer visibles aspectos diferentes de la poesía en alemán relacionados con la reflexión crítica y el humor”, como escribe Vogt en el prólogo.

Textos de 65 autores de lengua alemana –suizos, austriacos y alemanes– conforman esta antología, con traducciones de Celina Vázquez y Raúl Aceves. Se incluyen “poemas emparentados con el aforismo, la sátira o incluso con el chiste, pero que pocas veces ocupan lugares destacados en la historia de la poesía alemana”, destaca el antologador.

Por ejemplo, encontramos textos que fueron escritos en el siglo XVII y que son aún vigentes, como el de Friedrich von Logau, poeta barroco, titulado “El arte de gobernar hoy día”, un perfecto retrato de los políticos actuales, como señala Vogt: “Ser una cosa y aparentar otra cosa; /decir una cosa y opinar otra cosa; /elogiar todo, aceptar todo, /fingir frente a todos, siempre estar a gusto /darle alas a lo que sea, /vivir al servicio de lo malo y de lo bueno; /aprovechar sólo para la propia ventaja /todo lo que haces y escribes. /Al que le interesan estas cosas no podemos considerarlo /actualizado en la política.”

Algunos estudiosos de la literatura germana consideran que la poesía que se ha producido en esa región del mundo está dotada de un gran lirismo y vigor nacional, pues pasa de los poemas épicos a los que contienen un gran sentido de identidad nacional, para llegar al siglo XX con una lírica que en general siguió las escuelas impresionistas y expresionistas.

Wolfgang Vogt, de origen germánico, está radicado en México desde hace más de 35 años y es profesor universitario especializado en literatura mexicana, particularmente la que se ha producido en Jalisco. En el prólogo de su antología dice que “los alemanes tienen fama de ser muy serios porque nadie se fija en el hecho de que les encanta festejar el carnaval durante semanas, y poca gente sabe que entre sus poetas preferidos no figuran sólo Goethe, Schiller o Rilke, sus grandes clásicos, sino también autores poco respetados por ser nada solemnes”.

Ejemplo del humor en los poemas elegidos es el titulado “Imaginación”, de Eugen Roth (1885-1976): “Vemos con horror cómo alrededor de nosotros /la gente se hace vieja y tonta /sólo nosotros en todas partes /seguimos jóvenes y nos hacemos sabios”.

Del filósofo Georg Christoph Lichtenberg, al que el escritor Juan Villoro dio a conocer en México con la traducción de sus aforismos, se incluye el poema “Deseos de año nuevo”, cuya primera parte dice: “a) para la señorita / si pides dinero y un marido /entonces mi buena niña, dirígete /para lo primero al cielo /y por lo segundo sólo a mí”.

El premio Nobel de literatura Günter Grass también ha incursionado en la poesía humorística y satírica, como lo muestra el poema “La batalla naval”: “Un portaaviones norteamericano /y una catedral gótica /se hundieron /en medio del Océano Pacífico /mutuamente. /Hasta el final /el joven vicario tocó el órgano. /Ahora aviones y ángeles dan vueltas en el aire /y no pueden aterrizar”.

En este libro se incluyen también poemas experimentales que se inscriben en el ámbito de la poesía visual.

En suma, Poesía filosófica y humorística en alemán es un libro que muestra una faceta poco conocida de esa importante literatura, al tiempo que le ofrece al lector la posibilidad de apreciar que la poesía de alta calidad y el humor son compatibles. l

Comentarios