De "Material" en inglés a Material en español

lunes, 19 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Aun cuando Zona Maco se impuso con varias galerías blue-chip (las que venden las firmas de mayor y más estable valor económico) y sobresalió con una gran afluencia de público en su último día –domingo 11 de febrero–, el gran evento de la semana ferial 2018 fue la quinta edición de Material Art Fair. Emplazada del miércoles 7 al domingo en el recién restaurado y reabierto Frontón México, la feria conectó con ese público –en su mayoría joven– que se siente atraído por la mezcla de lo propio y singular urbano con lo bohemio, europeizante y multicultural que caracteriza a las zonas en proceso de gentrificación. Ubicado en la céntrica colonia Tabacalera enfrente del Monumento a la Revolución, el Frontón de arquitectura art-deco (1929), vio invadida su cancha para jugar Jai-Alai con tres altísimos pisos de atractivos andamios que sirvieron de andadores y soporte para los stands. Integrada por 78 galerías de las cuales 14 eran mexicanas, la feria mantuvo el cordial y relajado ambiente que la caracterizó en 2017, contrastando con el denso y convencional esnobismo de Zona Maco. Dividida en dos secciones correspondientes a galerías y proyectos, la Material fue visitada por un público que, extrañamente, veía las obras ofertadas intercambiando opiniones con los galeristas: Una diferencia notoria con Zona Maco en donde los asistentes se concentran más en la admiración de firmas reconocidas y la socialización. Con un rango de precios entre los mil 500 y 30 mil dólares aproximadamente –una de las galerías con precios más altos fue la mexicana Labor–, la Material sorprendió por exhibir por lo menos a un mismo autor con el mismo tipo de obras que se vendían en Zona Maco: las divertidas pinturas en las que el joven londinense Charlie Billingham reinterpreta la caricatura rococó y que, en Material, estuvieron en el stand de la galería italiana ubicada en Berlín, Supportico López y, en la feria grande, en la galería española con sede en Guadalajara, Travesía Cuatro. Interesante no tanto por las obras exhibidas como por la diversidad de emprendedurías que incluyó, la Material, además de espacios de artistas como el Mauve de Viena en el que los propios pintores eran a la vez los vendedores, presentó un sugerente proyecto que se encuentra en la Ciudad de Querétaro. Oscilante entre arte público y espacio comercial, la galería Satélite presenta sus exhibiciones en una vitrina o aparador que se ubica en una zona peatonal. Presente en la feria con una individual del joven pintor español José Castiella, la Satélite hace honor a su nombre organizando, desde la vitrina, exhibiciones en distintos países. Con el interés de que sea reconocida como un evento nacional, este año la Material Art Fair tradujo su denominación a Feria de Arte Material. Y mientras en la Ciudad de México se realizaban también otros eventos destinados a diversificar el mercado como Salón Acme y la feria Arte 10 en el Foto Museo Cuatro Caminos, la segunda edición del premio de adquisición Artz Pedregal para Espacio Público, que se da en el contexto de Zona Maco con un beneficio de hasta 1 millón de dólares, le apostó a lo seguro comprando la instalación colgante Torch Lamp que presentó el artista de la Kurimanzutto, Damián Ortega, en la feria West bund art & design de Shanghai el año pasado. Al margen del fracaso comercial que tuvo la obra en 2017, la pieza está destinada a exhibirse de manera permanente en el irresponsable y monstruoso conjunto de usos mixtos que proyectó el Grupo Sordo Madaleno, y que se construye en el sur de la Ciudad. Este texto se publicó el 18 de febrero de 2018 en la edición 2155 de la revista Proceso.

Comentarios

Otras Noticias