50 años de trayectoria de Nunik Sauret

miércoles, 22 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dentro del programa Contigo a la Distanciad el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), vale la pena acercarse al Museo Nacional de la Estampa (Munae) para un recorrido virtual por la exposición Instantes y silencios. Itinerarios gráficos, de la artista mexicana Nunik Sauret (1951). Esta muestra celebra, de manera extraordinaria, el trabajo de 50 años de Sauret, miembro de la Academia de las Artes, y que ha construido una carrera gráfica prolífica y valiosa, compartida con generaciones de estudiantes. Para Instantes y silencios… han sido seleccionadas aproximadamente 80 piezas, entre litografías realizadas con la técnica japonesa moku-hanritografu, impresas sobre papel y yeso, así como libros de artistas y una instalación. Se incluyen craquelados y xilografías (que realizó gracias a lo aprendido hace 12 años en la Universidad de Guanajuato con maestros japoneses), Transfer litográfico, que realizó con dibujo y fotografías intervenidas. Este proceso digital conforma el amplio universo gráfico con el que cuenta la artista. La muestra, inaugurada el 14 de marzo, reúne el trabajo de Sauret entre 2018 y 2019, quien ha manifestado que es fruto de una investigación elaborada durante 30 años, en conjunto con el Taller BlackStone que dirige Arturo Guerrero y Francisco Lara.
Tirajes atípicos
Los tirajes son atípicos, uno de cada uno. Esto es sorpresivo, ya que la gráfica se caracteriza por su reproducción múltiple. La propuesta, por lo tanto, es una licencia que permite a la artista realizar un trabajo único. De manera libre le otorga a las piezas una diversidad lúdica que teje un discurso poético y personal. Con un dominio de las diversas técnicas utilizadas podemos observar un trayecto complejo, lleno de matices, que ofrecen una obra suelta e imaginativa. Las placas se emplean de maneras diversas, por delante y por atrás, en forma de espejo, por ejemplo. Las xilografìas moku-hanritografu son impresiones creadas con tintas de agua manualmente. Toda esta experiencia está al sevicio de su temática sobre la naturaleza y su interés por la cultura egipcia. Se observan, pájaros, manglares, piràmides, manuscritos, iconografía que obedece a los intereses que ha mencionado la artista: “La conservación de los manglares, así como la magia que imprime el pájaro iris, y los instantes en que la vida está en una explosión y vuelve a renacer”. El texto que acompaña la muestra, escrito por Luis Ignacio Sainz, recoge el espíritu del trabajo de Sauret cuando escribe: “El arte como crónica del instante y el silencio. Ocaso otro en el movimiento planetario, transición del día en noche, transición de la noche en día: crepusculum. Desplazamientos registrados, congelados, partiendo de la mirada que esclaviza la mano y la dirige al contenedor que los engullirá, al modo en que las pieles absorben los tatuajes, así las estampas de Nunik Sauret nos muestran las posibilidades infinitas de una creadora que, para nuestro bien, ha sucumbido a las tentaciones del conocimiento y el placer”. Esperamos poder visitar la muestra después del confinamiento. Por lo pronto acerquémonos a través de este video. Te recomendamos: Jorge Yázpik en el Museo Federico Silva

Otras Noticias