Publicidad

La lucha contra el cambio climático no puede esperar y nosotros tampoco: Mark Schneider, CEO de Nestlé

Mientras los políticos debaten o posponen la ejecución de acciones urgentes en materia de sustentabilidad, el principal órgano internacional para la evaluación del cambio climático ya ha advertido las consecuencias de superar el calentamiento por encima de 1.5o C.
martes, 8 de diciembre de 2020

Mientras los políticos debaten o posponen la ejecución de acciones urgentes en materia de sustentabilidad, el principal órgano internacional para la evaluación del cambio climático (el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC), ya ha advertido las consecuencias de superar el calentamiento por encima de 1.5o C.

Fue ante esta situación que se concretó el compromiso “Ambición Empresarial para los 1.5o C”,, en el que empresas socialmente responsables a lo largo del mundo decidieron adherirse a los acuerdos de la más recientes Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas.

Tal es el caso de Nestlé, una de las empresas firmantes del acuerdo que está actuando estratégicamente en cuatro áreas principales: agricultura regenerativa, reforestación, operación y desarrollo de productos sustentables a través de marcas “carbono neutral”.

Este esfuerzo no es sólo operativo sino que está concebido en una visión empresarial total a nivel global, como lo comentó Mark Schneider, CEO de Nestlé: “La lucha contra el cambio climático no puede esperar y nosotros tampoco. Es imperativo para el éxito de nuestro negocio a largo plazo. Tenemos una oportunidad única para abordar el cambio climático, ya que prácticamente operamos en todos los países del mundo y tenemos el tamaño, la escala y el alcance para marcar la diferencia. Trabajaremos junto con agricultores, socios de la industria, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y nuestros consumidores para reducir nuestra huella ambiental”.

A su vez Paul Bulcke, presidente de Nestlé, afirmó que “el Consejo reconoce la importancia estratégica de tomar medidas decisivas para abordar el cambio climático. Apoya la aceleración y ampliación de nuestro trabajo para garantizar el éxito de la compañía a largo plazo y contribuir a un futuro sostenible para las futuras generaciones”.

Para lograrlo, Nestlé realizó un plan detallado -con plazos concretos- a través de una revisión completa del negocio y las operaciones corporativas que le permitieran determinar las acciones necesarias. Dicho plan incluye metas de reducción de emisiones, las cuales han sido aprobadas por la Iniciativa de Objetivos Basados en Ciencia (SBTi, por sus siglas en inglés). Así mismo, Nestlé proporcionará actualizaciones anuales para brindar transparencia sobre su progreso.

En la primera área estratégica, las acciones de Nestlé se centran en apoyar a los agricultores y proveedores para avanzar hacia una agricultura regenerativa a nivel global, plantando cientos de millones de árboles en los próximos 10 años, y completar la transición hacia una energía 100% renovable para 2025.

La compañía está trabajando con 500 mil agricultores y 150 mil proveedores ayudándoles a implementar dichas prácticas, las cuales mejoran la salud de la tierra a la vez que restauran y  mantienen diversos ecosistemas.

Impulsada por Nestlé, la agricultura regenerativa también implica un comercio justo, en el que se reconoce el trabajo de los agricultores comprando más de sus productos a un mayor precio e invirtiendo conjuntamente en los gastos de capital necesarios. A partir de esta medida, la empresa espera obtener más de 14 millones de toneladas de sus ingredientes para 2030 impulsando la demanda de dichos productos.

En  cuanto al área de reforestación, Nestlé amplió su programa para plantar 20 millones de árboles anualmente -durante los próximos 10 años- en las áreas de donde obtiene materias primas, convencidos de que la forestación no solo representa un beneficio para los cultivos, sino que elimina más carbono de la atmósfera, generando mayores rendimientos pero también  ayudando a la biodiversidad y la salud de la tierra.

La determinación es que las principales cadenas de suministro de productos básicos clave de la compañía, como el aceite de palma y la soya, estarán libres de deforestación para 2022. A través de esfuerzos como estos, Nestlé está construyendo alianzas de largo plazo y brindando a las comunidades agrícolas mayor certeza y mayores ingresos.

La sustentabilidad también requiere procesos más eficientes. Al respecto, Nestlé adoptó dos medidas trascendentales:  la transición de operaciones con energía 100% renovable, estimando terminarla durante los próximos cinco años en 800 sitios de 187 países donde opera; y alistar un nuevo portafolio de productos, creando nuevas marcas “carbono neutral”.

Como ejemplo, para 2022 los alimentos a base de plantas “Garden Gourmet”, así como los suplementos “Garden of Life”, alcanzarán la neutralidad de carbono mientras que los alimentos a base de plantas “Sweet Earth” -entre otras marcas- harán lo mismo para 2025. Estas se suman al compromiso con la neutralidad de carbono para 2022 de Nespresso, S.Pellegrino, Perrier y Acqua Panna, con el resto de la categoría Nestlé Waters.

Más de

Comentarios