Twitter bloqueará la publicidad política a escala global

miércoles, 30 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La red social Twitter anunció que bloqueará la publicidad política en todo el mundo a partir del próximo 22 de noviembre. “Hemos estado examinando nuestras políticas de publicidad política para asegurarnos de satisfacer las necesidades de las personas que usan Twitter. A partir del próximo mes, ya no permitiremos anuncios políticos en Twitter. Compartiremos más detalles el 15 de noviembre”, anunció la cuenta oficial Twitter Safety. https://twitter.com/TwitterSafety/status/1189648213713866754?s=20 “Creemos que el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse”, escribió a su vez Jack Dorsey, presidente y fundador de esa plataforma. En un hilo de tuits, Dorsey expuso las razones que llevaron a la empresa californiana a tomar la decisión de detener toda publicidad política en el sitio de microblogging a escala mundial. “Un mensaje político gana alcance cuando las personas deciden seguir una cuenta o retuitear. Pagar por el alcance elimina esa decisión, forzando mensajes políticos altamente optimizados y dirigidos a las personas. Creemos que esta decisión no debe verse comprometida por el dinero”, explicó. “Si bien la publicidad en Internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales, ese poder conlleva riesgos significativos para la política, donde puede usarse para influir en los votos y afectar la vida de millones. “Los anuncios políticos en Internet presentan desafíos completamente nuevos para el discurso cívico: la optimización basada en el aprendizaje automático de los mensajes y la microfocalización, la información engañosa no verificada y las falsificaciones profundas. Todo a una velocidad creciente, sofisticación y escala abrumadora”, argumentó. Dorsey consideró que estos desafíos afectarán todas las comunicaciones por internet y no sólo los anuncios políticos. “Es mejor enfocar nuestros esfuerzos en los problemas de raíz, sin la carga adicional y la complejidad que conlleva tomar dinero. Intentar arreglar ambos significa no arreglar ninguno bien y perjudica nuestra credibilidad”, señaló Dorsey. Ejemplificó que no es creíble para su empresa decir la frase: "Estamos trabajando duro para evitar que las personas jueguen en nuestros sistemas para difundir información engañosa, peeeero si alguien nos paga para atacar a un blanco específico y obligar a las personas a ver su anuncio político... bueno... ¡ellos pueden decir lo que quieran!” a la que acompañó con un emoji de guiño. https://twitter.com/jack/status/1189634371407380480?s=20 En seguida especificó que se consideró bloquear sólo los anuncios de candidatos, pero éstos siempre encuentran una forma de eludir. Planteó además que no es equitativa para todos la compra de anuncios que hacen los candidatos para los temas que quieren impulsar, los cuales también serán bloqueados. “Somos conscientes de que somos una pequeña parte de un ecosistema de publicidad política mucho más grande. Algunos podrían argumentar que nuestras acciones de hoy podrían favorecer a los involucrados. Pero hemos sido testigos de que muchos movimientos sociales alcanzan una escala masiva sin publicidad política. Confío en que esto solo crecerá. “Además, necesitamos una regulación política publicitaria más progresista (muy difícil de hacer). Los requisitos de transparencia publicitaria son un progreso, pero no es suficiente. Internet ofrece capacidades completamente nuevas, y los reguladores deben pensar más allá del presente para garantizar una cancha de juego nivelada”, aseveró Dorsey. Ofreció que compartirá las políticas finales que asuma la compañía antes del 15 de noviembre, que incluirán algunas excepciones. “Comenzaremos a aplicar nuestra nueva política el 22 de noviembre para proporcionar a los anunciantes actuales un periodo de aviso antes de que este cambio entre en vigencia”, indicó. Dorsey concluyó con una nota final: “Esto no se trata de la libre expresión. Esto se trata de pagar por el alcance. Y pagar para aumentar el alcance del discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura democrática actual puede no estar preparada aún para su manejo. Vale la pena retroceder para abordarla”.