Ciencia y Tecnología

Hallan en Biobanco de la UNAM dos proteínas que se modifican con el Alzheimer

El Biobanco Nacional de Demencias estudia diferentes males neurodegenerativos, pero principalmente el Alzheimer por ser el de mayor prevalencia en adultos mayores.
lunes, 16 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontraron dos proteínas que se modifican cuando se desarrolla la enfermedad del Alzheimer.

A través de un boletín, la universidad detalló que este descubrimiento fue realizado por los investigadores que ahora integran el nuevo Biobanco Nacional de Demencias (BND) de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FESC), el primero en su tipo en México.

José Luna Muñoz, director del (BND), explicó que una de las proteínas “acompaña el deterioro cognitivo del paciente y se asocia estrechamente con una proteína llamada tau, principal constituyente de la maraña neurofibrilar (lesión histopatológica en el cerebro de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer)”.

Esa modificación sería mucho más temprana que la de tau, por lo que se busca su relación con un posible proceso de evolución de la enfermedad y se intenta definir qué procesos están implicados en la muerte de la neurona por la acumulación de filamentos insolubles.

“Hemos encontrado que una de las nuevas proteínas de empalme alternativo, descrita y presente en la mayoría de los tejidos del cuerpo, tiene relación estrecha con tau y presenta una modificación importante en su funcionalidad y expresión en el cerebro de los pacientes con la demencia tipo Alzheimer. Estos resultados abrirán nuevas líneas de investigación para entender las etapas más tempranas de la degeneración neuronal en ese padecimiento”, subrayó.

Mientras que la otra proteína está relacionada con la inflamación, se encuentra de forma abundante en la enfermedad de Alzheimer y se relaciona estrechamente con los depósitos de amiloide beta, otra lesión histopatológica que caracteriza estos casos.

Luna Muñoz adelantó que a finales de este año se publicará el primer artículo científico sobre una de las proteínas y agregó que también se encuentran buscando factores de riesgo asociados al desarrollo del Alzheimer, como la diabetes y la obesidad, que podrían ser un elemento importante para generar predisposición, ya que “en etapas avanzadas, los diabéticos pueden llegar a tener cierto grado de deterioro cognitivo”.

En el BND se analizan los encéfalos y fragmentos de órganos de individuos que padecieron algún tipo de demencia, y de personas sin afecciones neurológicas para comparar el procesamiento molecular patológico de las proteínas involucradas en esos padecimientos y determinar factores de riesgo.

“Con esta nueva modalidad queremos detectar si esa proteína (tau) se puede estar modificando en los pacientes, para después llevar ese conocimiento a la práctica médica. El siguiente paso sería buscar un método de diagnóstico temprano no invasivo del mal”, dijo.

El Biobanco estudia diferentes males neurodegenerativos, pero principalmente el Alzheimer por ser el de mayor prevalencia en adultos mayores. También, estudia la encefalopatía espongiforme por priones o enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, entre otras, donde el deterioro cognitivo y físico de la persona es súbito, de tres meses a un año, hasta su desenlace fatal.

“Nuestro laboratorio es el único en el país que hace la detección histopatológica de priones, y con el apoyo de las autoridades de la FESC se pretende contar con un centro de referencia a escala nacional sobre la presencia de esas proteínas en humanos y ganado de interés comercial”, resaltó.

Por otra parte, en este espacio también se entrenarán y formarán estudiantes de posgrado de la Universidad y de otras instituciones. “También tendremos la facilidad para ceder tejido a otras instancias nacionales o internacionales, o investigadores que lo requieran”, concluyó.

La universidad pidió a los interesados en donar, consultar la página del Biobanco Nacional de Demencias en Facebook, comunicarse por WhatsApp al número: 55-39-54-54-97, o escribir al correo electrónico: jluna_tau67@comunidad.unam.mx.