Covid 19

Científicos detectan nueva secuela del covid-19; "el síndrome de las piernas inquietas"

El padecimiento fue detectado en un hombre japonés de 77 años, quien superó el coronavirus tras someterse al tratamiento de favipiravir y dexametazona y es un trastorno neurológico sensoriomotor común.
jueves, 7 de octubre de 2021

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Científicos japoneses descubrieron que, entre los varios tratamientos experimentales para superar el coronavirus en menos tiempo, el realizado con favipiravir de 200 gramos diarios, durante 14 días y dexametasona de 6.6 miligramos diarios, por 5 días, provoca “el síndrome anal inquieto”, una extraña secuela del coronavirus.

El padecimiento, también conocido como “síndrome de las piernas inquietas”, fue detectado en un hombre japonés de 77 años, quien superó el covid-19 tras someterse al tratamiento de favipiravir y dexametazona y es un trastorno neurológico sensoriomotor común, pero no muy diagnosticado ni publicado anteriormente como secuela de covid-19.

En un artículo publicado el 23 de septiembre, los investigadores Iratu Nakamura, Takao Itoi y Takeshi Inoue, informaron sobre este es el primer caso que se presenta al público, indicaron en el estudio, donde relataron que el hombre de 77 años, con covid-19 había superado el covid-19 al someterse a este tratamiento y los síntomas de insomnio y ansiedad se mantuvieron.

“Varias semanas después del alta, aproximadamente a 10 centímetros de la región perineal se observaron las siguientes características en la región anal: la necesidad de moverse es esencial, con empeoramiento con el descanso, mejora con el ejercicio, pero empeora por la noche”, señaló el estudio.

Destacó que la colonoscopia hecha al paciente mostró hemorroides internas sin otras lesiones rectales y los hallazgos neurológicos, incluido el reflejo tendinoso profundo, revelaron la pérdida del perineo de la lesión sensorial y de la médula espinal, sin anomalías.

No se confirmó si hubiera diabetes, disfunción renal o deficiencia de hierro en el organismo. Sus malestares se aligeraron con Clonazepam a 1.5 miligramos diarios.

“Se notificó un caso que se presentó con síndrome anal inquieto tras la afección de covid-19 como variante del síndrome de piernas inquietas (SPI). Este caso cumplió con 4 características esenciales del SPI, necesidad de moverse, empeoramiento con el descanso, mejoría con el ejercicio y empeoramiento por la noche”, indicó.

Señaló que hasta la fecha no se había publicado otro caso de síndrome anal inquieto relacionado con covid-19, en el estado neuropsiquiátrico y los resultados a largo plazo, alertó, deben ser monitoreados.

 

Comentarios