Ciencia

Descubren un nuevo insecto y lo bautizan como "coronavirus"

Un biólogo de Kosovo le puso ese nombre con el fin de “llamar la atención” sobre otra pandemia que ocurre en los ecosistemas de agua dulce.
martes, 20 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A fin de acaparar los reflectores, el biólogo de Kosovo, Halil Ibrahimi, de 44 años, pudo completar su investigación en las cuencas fluviales donde descubrió un insecto al que bautizó con el nombre de Potamophylax coronavirus.

“Queríamos llamar la atención y poner el foco en la otra ‘pandemia’ que sucede en los ecosistemas de agua dulce de Kosovo y los Balcanes a causa de la contaminación y mala gestión de las centrales eléctricas”, contó Ibrahimi a la agencia española EFE.

Se trata de un insecto tricóptero que encontró en el parque nacional Bjeshkët e Nemuna de Kosovo, en los montes Prokletije.

“En estos momentos el área no corre riesgo, pero hay una serie de actividades que podrían poner en peligro de extinción a algunas especies en el futuro cercano”, alertó.

Desde su punto de vista, la extracción del agua de los manantiales o la contaminación del río hacen de este fenómeno una “pandemia silenciosa”.

Este insecto es una especie endémica del parque nacional, ubicado a 120 kilómetros del oeste de Pristina muy diferente a otras especies en los Balcanes, informó Associated Press.

El profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Pristina descubrió que esta especie es más pequeña y su hábitat distinto, pues vive a 2 mil metros sobre el nivel del mar.

Asimismo, advirtió que el río Lumbardhi i Deçanit, donde encontró al insecto, ha sido deteriorado de manera grave en los últimos años por la construcción de una planta hidroeléctrica.

Lo nombró Potamophylax coronavirus, dijo, porque “era lo más vívido cuando se descubrió la especie” y para hacer que los medios y las instituciones tomen cartas en el asunto.

¿Qué hace el insecto?

El Potamophylax coronavirus, al igual que los tricópteros, cumple roles esenciales para preservar los ecosistemas de agua dulce, desde el monitoreo biológico de la calidad del agua que sirve de alimento para peces y otros depredadores.

“El Potamophylax coronavirus y otras especies de insectos actuáticos son muy susceptibles a estas actividades perjudiciales y, en cierto modo, son la primera barrera del ecosistema antes de que estas actividades antropogénicas impacten también directamente en los humanos”, comentó Ibrahimi.

 

Comentarios