Covid 19

Covid-19: La hipótesis de la fuga de laboratorio retomada por la revista Nature

Los escritores del reportaje aseguraron que los científicos no tienen suficiente evidencia sobre los orígenes del SARS-CoV-2 para descartar la hipótesis de una fuga de laboratorio o para probar la alternativa: que el virus tiene un origen natural. 
miércoles, 23 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – La revista Nature publicó un reportaje (Amy Maxmen y Smriti Mallapaty, autores) en el que retoma una hipótesis sobre una supuesta fuga de un coronavirus de un laboratorio en China.

“Durante los últimos días, hemos visto más y más y más discursos en los medios de comunicación, con muy pocas noticias, pruebas o material nuevo. Esto es perturbador”, indicó el director de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, quien pidió “menos politización de los llamamientos a una investigación de origen que, en muchos sentidos, se han convertido en acusaciones”.

Tal es el sentido de este reportaje, en la que los autores hablan sobre la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2020 de patrocinar la primera fase de los origines de la pandemia que “tuvo lugar en China a principios de 2021” y que debe revelar la siguiente fase de su investigación.

Y sentenciaron: “La mayoría de los científicos –a quienes no identifican--, dicen que el SARS-CoV- 2 probablemente tiene un origen natural y se transmitió de un animal a los humanos. Sin embargo, no se ha descartado la filtración de laboratorio y muchos –que tampoco identifican--, piden una investigación más profunda sobre la hipótesis –aseguraron--, surgió del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) ubicado en la ciudad de China, donde se reportaron los primeros casos de covid-19”.

Citaron al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien encargó a la Unidad de Inteligencia de Estados Unidos que unan esfuerzos para encontrar los orígenes del SARS-CoV2, “cualquiera que sea e informar en 90 días”. También señalaron que Australia, la Unión Europea y Japón han pedido “una investigación sólida también han pedido una investigación sólida sobre los orígenes del SARS-CoV-2 en China”.

China, por su parte, ha pedido que examine a otros países. Pero para los autores, “tal reticencia, y el hecho de que China haya ocultado información en el pasado ha alimentado la sospecha de una ‘fuga de laboratorio’ y citó que, supuestamente, funcionarios chinos “suprimieron datos cruciales de salud pública –que tampoco detallaron--, al comienzo de la pandemia de covid-19 y durante la epidemia de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) de 2002-04” y atribuyeron esto a “informes de algo nivel”, que no mencionaron.

Los escritores del reportaje aseguraron que los científicos no tienen suficiente evidencia sobre los orígenes del SARS-CoV-2 para descartar la hipótesis de una fuga de laboratorio o para probar la alternativa: que el virus tiene un origen natural. 

“Muchos investigadores de enfermedades infecciosas –que tampoco nombraron-- están de acuerdo en que el escenario más probable es que el virus evolucionó de forma natural y se propagó de un murciélago directamente a una persona a través de un animal intermedio. La mayoría de las enfermedades infecciosas emergentes comienzan con una propagación de la naturaleza, como se vio con el VIH, las epidemias de influenza, los brotes de ébola y los coronavirus que causaron la epidemia de SARS a partir de 2002 y el brote de síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) a partir de 2012”, añadieron.

Y aunque reconocieron que estos “investigadores apoyan el origen natural del coronavirus, insistieron en su hipótesis sobre “la posibilidad de que el SARS-CoV-2 haya escapado de un laboratorio”, pese a que reconocieron que las “fugas de laboratorio nunca han causado una epidemia”, sino pequeños brotes que involucran virus bien documentados.

“Un ejemplo relevante ocurrió en 2004, cuando dos investigadores fueron infectados de forma independiente por el virus que causa el SARS en un laboratorio de virología en Beijing que estudió la enfermedad. Ellos transmiten la infección a otras siete antes del estallido estaba contenida”, ejemplificaron.

Aunque insistieron que “en teoría”, el covid-19 “podría provenir de un laboratorio de varias maneras”, por la recolección de un animal para estudiarlo, haberlo creado mediante la ingeniería de genomas de coronavirus. 

“En estos escenarios, una persona en el laboratorio podría haber sido infectada accidental o deliberadamente por el virus y luego haberlo transmitido a otras personas, lo que provocó la pandemia. Actualmente no hay evidencia clara que respalde estos escenarios, pero no son imposibles”, reconocieron.

Sin mencionar nombres, los autores del reportajeindicaron que Kristian Andersen, virólogo de Scripps Research en La Jolla, California, determinó que era “improbable” la creación del virus en un laboratorio, por algunas razones, incluida la falta de firmas de manipulación genética. 

Desde entonces, otros han preguntado si el sitio de división de la furina del virus, una característica que lo ayuda a ingresar a las células, es evidencia de ingeniería, porque el SARS-CoV-2 tiene estos sitios, pero sus parientes más cercanos no. El sitio de escisión de la furina es importante porque está en la proteína del pico del virus, y la escisión de la proteína en ese sitio es necesaria para que el virus infecte las células.

“Pero muchos otros coronavirus tienen sitios de división de furina, como los coronavirus que causan resfriados. Dado que los virus que contienen el sitio están diseminados por el árbol genealógico de los coronavirus, en lugar de estar confinados a un grupo de virus estrechamente relacionados”, agregaron.

Stephen Goldstein, virólogo de la Universidad de Utah en Salt Lake City, dijo que el sitio probablemente evolucionó varias veces porque proporciona una ventaja evolutiva. La evolución convergente, el proceso mediante el cual los organismos que no están estrechamente relacionados desarrollan de forma independiente rasgos similares como resultado de adaptarse a entornos similares, es increíblemente común.

Otros científicos que no citaron dicen que el hecho de que el virus se propague entre los humanos no significa que haya sido diseñado para hacerlo. 

Comentarios