El Museo Nacional de Antropología, en la memoria fotográfica

miércoles, 26 de diciembre de 2001
México, DF - Fotografía y arte prehispánico Una relación, que en apariencia parece natural por el registro documental y visual que requiere el patrimonio arqueológico, se explora con un sentido historiográfico en el número 12 de la revista "Alquimia" La publicación cuatrimestral, editada por el Sistema Nacional de Fototecas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, celebra su cuarto año de existencia con un acercamiento a la conformación del Museo Nacional, antecedente del actual Museo Nacional de Antropología, como espacio representativo de lo nacional Y con ello da a conocer parte el acervo fotográfico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, que --de acuerdo con José Antonio Rodríguez, editor de la revista-- en gran medida era inédito El historiador de arte destaca en su presentación: "El papel de la fotografía con respecto al Museo Nacional es mucho más relevante de lo que hasta ahora se había contemplado Porque el mismo museo fue tema ineludible y, a su vez, generador de imágenes para sí mismo y para otros, en la conformación simbólica de una sustancial parte de lo nacional" Además de ofrecer testimonio de una época, en la cual el Museo Nacional se albergó en la antigua Casa de Moneda en el Centro Histórico, las imágenes son por sí mismas documentos de la historia, no sólo del recinto museográfico Ahí aparecen, en diferentes momentos, el jefe constitucionalista Venustiano Carranza y el presidente Porfirio Díaz, posando junto a la Piedra del Sol; personajes históricos como Alfonso Caso, o anónimos empleados y visitantes Se observa, además, sin que sea necesariamente el objetivo de la edición, el desarrollo museográfico del país Las imágenes permiten asomarse a las antiguas salas de exhibición del Museo, que mostraba uno tras otro los objetos, entre ellos algunos códices, hoy celosamente resguardados en bóvedas especiales por las rigurosas condiciones ambientales y de seguridad que exige su conservación Llama la atención, especialmente, el llamado salón de Monolitos, donde, sin los modernos recursos museográficos y museológicos de hoy, se mostraban en un solo espacio una cantidad de riquezas arqueológicas juntas, entre ellas el famoso Calendario Azteca, la escultura de Coatlicue y una cabeza colosal de la Coyolxauhqui En un texto titulado "El Museo Nacional de Antropología y su historia", el arqueólogo Felipe Solís, actual director del recinto, habla de ello: "El salón de Monolitos (inaugurado por Porfirio Díaz en 1887) era el aposento de mayores dimensiones de aquel edificio virreinal () Los monumentos escultóricos --mudos testimonios de las diversas culturas nativas del país-- se colocaron sin mayor orden o secuencia cronológica" Se encuentran, además, datos significativos como el aportado por Rodríguez, quien cuenta que una de las primeras imágenes en daguerrotipo en México fue, precisamente, la de la Piedra del Sol, tomada cuando se encontraba en exhibición al aire libre a un costado de la Catedral Metropolitana En el número colaboran, entre otros especialistas, Rosa Casanova, responsable del Sistema Nacional de Fototecas, con el texto "Memoria y registro fotográfico en el Museo Nacional"; Dora Sierra Carrillo, con "El indio en el Museo Nacional", y el historiador Ricardo Pérez Montfort, que escribe "El Museo Nacional como expresión del nacionalismo mexicano"

Comentarios