ADELANTO DE LIBROS: "Mujeres de oriente. Relatos desde la cárcel", de Josefina Estrada

lunes, 21 de octubre de 2002
México, D F (apro)- La discípula de Gustavo Sainz acaba de publicar en la editorial que dirige el poeta Sandro Cohen, su esposo, una serie de entrevistas con mujeres presas en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México Si bien es verdad que acudir a una cárcel y hablar con un preso se ha convertido en un lugar común periodístico, las historias siempre nos conmoverán, y eso es lo que logra el volumen de 244 páginas Que sea la propia autora quien presente su trabajo: Cárcel es una palabra que provoca miedo A pesar de que se trata de un sitio que pocos desean pisar, la prisión despierta curiosidad e inquietud Mujeres de Oriente: relatos desde la cárcel pretende dar respuestas a las muchas preguntas que me formulan, con relativa frecuencia, quienes saben que imparto un taller literario en el Reclusorio Femenil Oriente Este libro es una selección de textos que fueron escritos por las internas que asistieron al curso de Creación Literaria en 2000 y 2001 Cada uno de ellos pretende exponer al lector cómo viven las mujeres en cautiverio, quienes nunca soslayaron que su escritura no sería privada sino que pretendía exponer un mundo restringido A pesar de esta consideración, es notable la honestidad, la crudeza, el desenfado, la ironía, el autoescarnio, el sentido del humor; en suma, la honestidad con que fueron escritos, cualidad indispensable del género testimonial En el curso del año 2000, cada semana las alumnas entregaron el ejercicio que se dejó de encomienda En un principio con el tema muy concreto de escribir un diario; a lo largo de viarias semanas se gestó una especie de novela colectiva porque todas tocaban, desde un punto de vista, el suceso más notable de la semana, como la boda frustrada entre dos mujeres, la caída accidental de un frondoso árbol y la fuga de gas, sin dejar de narrar sus propias vivencias Después, las tareas fueron sobre temas muy concretos; por ejemplo, sobre el color beige, que deben vestir obligatoriamente, y el efecto emocional que les causó después que las autoridades les recogieron las prendas de color blanco O la descripción de los días de visita y el entorno físico de la cárcel Al final se impusieron los temas libres, el asunto que ellas consideraron digno de ser narrado Hice una selección estricta del abundante material que me fue entregado y quedó un libro que mostraba un calidoscopio de las circunstancias cotidianas de las mujeres Mujeres de Oriente: relatos desde la cárcel es un paseo que lleva de la mano al lector por los corredores, celdas, patios y salones de la prisión El lugar donde languidece la belleza Donde resurgen sentimientos de entrañable solidaridad Y donde las mujeres aman a otras mujeres Pero sobre todo, narra las enormes pérdidas y carencias en todos los sentidos que sufren diario, sin concesiones

Comentarios