MUSICA/CANTO RODADO: Ray Conniff y su música de supermercados

lunes, 21 de octubre de 2002
México, D F (apro)- En 1966, el director coral y trombonista estadunidense Ray Conniff fue premiado con un Grammy a la mejor pieza de música pop por "El tema de Lara", interpretado con sus vocalistas "Los Cantantes de Ray Conniff" Por supuesto, no fue él quien escribió la melodía "El tema de Lara" a ritmo de vals que se hiciera famosa desde un año antes, gracias a la cinta "Doctor Zhivago" (de David Lean, protagonizada por el egipcio Omar Shariff y con un reparto que incluía a Julie Christie, Geraldine Chaplin y Alec Guinness) Al saberse del fallecimiento del compositor y arreglista Ray Conniff, en California, el pasado 12 de octubre, en el diario Reforma se publicó inexactamente que Conniff había escrito "El tema de Lara" En aquella ceremonia de la entrega número nueve de 1966, el compositor francés Maurice Jarre recibió el Grammy por la mejor música de película, precisamente por "Doctor Zhivago", una cinta inspirada en la novela del poeta ruso Boris Pasternak Jarre comentó que había intentado componer varias melodías para el tema central del film pero que ninguna le funcionaba, hasta que Lean le dijo que se olvidara de Rusia y se fuera a las montañas con su novia a esperar la inspiración: "Estaba muy enamorado y en aquellos paisajes magníficos de la frontera suiza la melodía me llegó de un solo golpe", recordó Jarre al celebrar tres décadas del "Doctor Zhivago", en los comentarios para el video y DVD de la película Cuando al calor de varios café express, Tamara Conniff, hija del arreglista y coordinadora musical del diario The Hollywood Reporter, pidió a su padre el secreto de cómo alcanzar el triunfo en la música, respondió: "Si amas lo que haces y lo haces porque es algo que amas, no tienes pierde: llega Y no me refiero al dinero Cuando comencé, todo lo que hacía era tocar el trombón, me sentaba en cualquier club de Nueva York y ?palomeaba? con músicos, me sentía muy bien y me divertía La gente bailaba y bebía en aquellos clubes, yo los hacía sonreír No me importaba que no me pagaran y así probé entrar a la escena de las grandes bandas" Si el veneciano-inglés Mantovani (1905-1980), creador de "La canción del Molino Rojo" y "Rapsodia sueca" fue el epítome de la música ambiental de los elevadores, el director Ray Conniff con sus coros y orquesta será recordado como el creador de la música de los supermercados: la criticada y superficial "muzak", de fácil audición para sonorizar tiendas de autoservicio Nacido el 6 de noviembre de 1916 en Attleboro, Massachusetts, Conniff comenzó sus estudios de arreglista por correspondencia y se unió con su trombón al jazz del grupo de Artie Shaw en los años 40 Su carrera cambió al mudarse a Hollywood y ser contratado por la Columbia hacia 1951 Desde entonces, su repertorio abarcó miles de temas en múltiples países Ray Conniff dedicó arreglos y grabaciones a estilos estadunidenses varios como los de Broadway y Nashville, así como a compositores como Cole Porter y George Gershwin; pero sorprende escuchar sus versiones a "El sentimiento se ha ido", del bluesista B B King; al tema de "Shaft", de Issac Hayes, y a canciones de Elton John, ABBA, Simon & Garfunkel, Los Bee Gees o Burt Bacharach Todo un disco fue para cintas como "La novicia rebelde" y "Mary Poppins"; otro para Los Beatles, varios para la Navidad El catálogo de Conniff consta de más de un centenar de discos y en sus viajes por todo el mundo solía interpretar la música de los países que visitaba ("El disco hawaiano", "Europa '69 " y "Japón en vivo") Conniff comenzó a vender como pan caliente sus arreglos instrumentales y corales a finales de los años 50 de clásicos como Tchaikovsky, Rachmaninoff, Chopin, Grieg, Ravel, Liszt y Schubert En 1960 pegó en América Latina con su grabación "Un toque latino", que incluía "Bésame mucho" y "Brasil" Al año siguiente repitió con "'S Continental", que traía "Tico Tico", "Lisboa antigua", "Pobre gente de París" y "El mar" ("Beyond the Sea"), registrando tras cinco años un primero "En español" En 1971 arregló "Somos novios" y "El cóndor pasa", para ser en 1974 el primer artista estadunidense que grabara en Rusia con un coro local, en el disco "Ray Conniff en Moscú" Hacia 1977 salió "Exitos latinos" con "Cuando calienta el sol", "Échame a mí la culpa" y "Detalles" En 1980 hizo "Siempre latino", que incluía "Cuando salí de Cuba", "Volver, volver", "Adelita" y "Amante a la antigua" Al año siguiente, tributó a las canciones de su amigo brasileño Roberto Carlos "Entre amigos" (hace dos años volvería a rendirle homenaje en "De Ray para el rey") además de las colecciones "Amor, amor", "Fantástico" y "Supersónico", con piezas como "Caballo viejo", "No me vuelvo a enamorar", "La paloma", "Vamos a la playa" y "Vuela vuela" Su edición "30 aniversario" traía "Vaya con Dios", "Amapola" y "Siboney"; grabó "Latinísimo" en 1993 y dos años más tarde publicó "40 aniversario", con "Mujeres", "La media vuelta" y "Como agua para chocolate" Invitado a México en varias ocasiones para conciertos y televisión, Conniff se ganaba la simpatía del público por su presencia sencilla y bonachona al lado de su trombón y sus coristas bien armadas; pero el país latino que más amó fue Brasil y prueba de ello son los muchos discos con música brasileña que hacía en giras sudamericanas año tras año Carlos Monsiváis se cuenta entre aquellos amantes de la música instrumental de Ray Conniff, músico tantas veces criticado por su estilo suavesón y comercial, similar al que escuchamos en los supermercados con otros arreglistas como Percy Faith, André Pop, Michel Legrand, Nino Rota, Liberace, Richard Clayderman o Los Pianos Barrocos El suceso de "Los cantantes de Ray Conniff" fue su versatilidad, pues dio a conocer géneros de música muy diversos de compositores mundiales Fue su sello distintivo tener un coro de cuatro mujeres y cuatro hombres que en ocasiones no cantaban las palabras, sino tarareaban la melodía, como en la clásica francesa "El mar", cuya letra fue escrita por Charles Trenet (1913-2001): "La mar que se ve bailar a lo largo de los claros golfos bajo los reflejos de plata, la mar, de reflejos cambiantes sobre la lluvia" Hacia mediados de los años 60, esta canción alternaba con las de Los Beatles en las fiestas juveniles mexicanas Conniff murió a los 85 años en el Centro Médico Palomar, en su casa de Escondido, California, tras caer y golpearse la cabeza Un Club Internacional de Ray Conniff lo fundó un fan de Hamburgo, Alemania para la Red Internet

Comentarios