CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Dragón rojo" a la altura de "El silencio de los inoc

lunes, 11 de noviembre de 2002
México, D F (apro)- Después de la decepcionante “Hannibal”, muchas eran las expectativas hacia “Dragón Rojo” (Red Dragon, EU, 2002); el doctor Hannibal Lecter debía ser redimido, debería hacernos vibrar como aquél Hannibal (de “El silencio de los inocentes”) hiciera con Clarice Straling, y “Dragón Rojo” superó cualquier expectativa Dirigida por Bret Ratner, la película comienza antes de que Straling (primero Judy Foster, luego Julianne Moore) tuviera su primer encuentro con el Doctor Lecter (Anthony Hopkins), e incluso antes de que el segundo fuera capturado por el agente especial del FBI, William Graham (Edward Norton) Graham, retirado debido a las profundas e imborrables huellas que Lecter dejara, es visitado por Jack Crawford (Harvey Keitel) --quien tiempo después le pidiera a Straling que entrevistara al peligroso psicópata-- para pedirle ayuda con respecto a un nuevo misterio: dos familias han sido asesinadas brutalmente y nadie tiene idea de quién fue, por supuesto, todo indica que se trata de un asesino serial Graham acepta, pero no podrá solo y, paradójicamente, el único que puede ayudarle es el legendario “Hannibal Caníbal” “Dragón Rojo” nos atrapa desde el inicio, con el rostro de Hannibal escuchando atento un concierto de música clásica, o en realidad, ¿está buscando a quién comerse? Entonces, la tónica de la historia queda marcada: un eterno suspenso La película no es tan psicológica y sombría como lo fue el “Silencio de los Inocentes”, en parte, porque el espectador ya conoce a Lecter y los juegos que éste jugó con Clarice; los recursos para atrapar al público y para borrar de la cabeza a una fallida Hannibal, debían ser otros Así pues, esta cinta es mucho más emocionante, más sangrienta y visualmente más impactante que “El silencio de los inocentes” Además, existe un espíritu detectivesco (Graham va realizando una serie de deducciones al estilo Sherlock Holmes), que en ocasiones se ve un poco artificial, pero pasa, y un reparto de excelentes actores Hay dos conflictos importantes El primero es del agente Graham: si ya estaba retirado, ¿para qué volver a enfrentarse a otro asesino serial y poner en peligro su vida y la de su familia? Será que, ¿Graham se siente tan atraído por este tipo de criminales, que esa habilidad para atraparlos corresponde a que, en el fondo, él es igual que ellos (interrogante lanzada por Lecter)? Graham, es menos manipulable que Clarice, e incluso más suspicaz, sin embargo, éste luce cansado y triste, como si no tuviera más remedio que atrapar a este tipo de criminales, como si tuviera que soportar la pesada carga de su inteligencia Por otro lado, se encuentra nuestro asesino serial (Ralph Fiennes), quien llega hasta a enamorarse de una ciega (interpretada genialmente por Emily Watson), situación que de pronto le conecta con la realidad, lo que pone en entredicho su principal “hobbie”: asesinar gente Quién sabe si “Dragón Rojo” sea la mejor de las tres películas (“El silencio de los inocentes” o “Hannibal”), pero sin duda es el mejor thriller de este año

Comentarios