ARTES PLASTICAS/TRAS EL TRAZO: Por fin el homenaje oficial al grabador Leopoldo Méndez

martes, 3 de diciembre de 2002
México, D F (apro)- Siempre sí: el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que hizo mutis por el centenario del natalicio del grabador Leopoldo Méndez (1902-1969) celebrado el 30 de junio, organizará por fin dos exposiciones conmemorativas Entrevistada por Proceso en aquel mes, Graciela de la Torre, directora del Museo Nacional de Arte (Munal), informó, como portavoz del INBA, que por cuestiones de calendario y espacio, el artista no tendría muestra alguna y sólo se conmemoró el aniversario con una conferencia a cargo del escritor y periodista Carlos Monsiváis Añadió que sí se haría una exposición pero hasta febrero del 2003 No esperará hasta entonces la exhibición: hace unas semanas, cuando el Munal estuvo cerrado por la presencia de un plantón en la Plaza Tolsá, De la Torre dijo a los medios que el próximo 10 de diciembre se inaugurará la muestra, que reunirá 249 obras pertenecientes a la colección de Monsiváis Entre las piezas que integrarán la exhibición se incluirán también carteles, volantes, calaveras, revistas y trabajos hechos para cine que han sido poco difundidos, además obras de artistas contemporáneos, entre ellos Alfredo Zalce y José Chávez Morado Y a partir de hoy, en el Museo Mural Diego Rivera (Balderas y Colón, Centro Histórico) se presenta la exposición “Leopoldo Méndez: el privilegio del dibujo” Integrada por obras gráficas y sobre papel, libros, revistas y documentos, la colección de más de 130 piezas da cuenta de diferentes facetas del considerado por Hugo Covantes, autor del disco compacto El grabado mexicano del siglo XX, el mejor grabador de esa centuria Habrá además proyectos para murales Dice al respecto la información del Museo Mural, que son pocos los ejemplos de la obra muralística de Méndez que se conservan, y refiere que su primera incursión en este campo se daría en los muros del Museo de Morelia, pero el proyecto no se concretó Luego participó en el equipo muralista de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), de la cual fue fundador, integrado por Pablo O’Higgins, Alfredo Zalce, Fernando Gamboa y Máximo Pacheco, en la obra “Los trabajadores contra la guerra y el fascismo” (1936), sin embargo se desconoce el paradero del panel hecho por Méndez Otro proyecto fue en la Confederación Revolucionaria Michoacana del Trabajo, en Morelia, en 1937, en donde participaron también Raúl Anguiano, Santos Balmori y Zalce Según el Museo, el luneto pintado por el grabador presentaba al líder soviético Vladimir Ilich Lenin acompañado de un obrero y un campesino, y consigna que los murales fueron destruidos en 1973 Se destruyeron también los murales hechos junto con Pacheco y Enrique Ugarte en la Escuela Normal de Maestros, y el titulado “La maternidad y la asistencia social”, que pintó con O’Higgins en el vestíbulo de consulta externa de una unidad del IMSS Y como murales no realizados, el Museo registra un proyecto para el Palacio de Gobierno de Aguascalientes, otro para la Sala de Banderas del Museo de Historia en el Castillo de Chapultepec, que más bien no se concluyó y fue finalmente destruido, y una más para la Unidad de Urgencias del Centro México Méndez hizo para Nacional Financiera un grabado monumental sobre placas de plástico y madera titulado “Jugando con luces”, y para la fábrica Automex de Chrysler, “La fragua” Además, proyectó para la Sala de Etnografía Otomí del Museo Nacional de Antropología (MNA), “El maguey, mito y realidad” sobre placas de madera, que tampoco se concluyó Cuenta Pablo Méndez, hijo del artista gráfico, que su padre no podía hacer dos cosas al mismo tiempo y, por ello, concentrado en el grabado, dejó sin concluir los proyectos murales No obstante califica como “extraordinarios” los bocetos del mural para el Salón de las Banderas Y sobre el proyecto para el MNA, recuerda que lo empezó a grabar pero no tuvo tiempo de concluirlo, por lo que ocupó el lugar una obra de Adolfo Mexiac: “El de Leopoldo merecía que lo esperaran, pero era disperso en ese sentido, y creo que lo agobiaban las ideas y las intenciones, pensaba que lo que tenía que hacer debía de ser como deseaba, aunque se llevara tiempo” Describe la obra en donde se aprecia un maguey al centro y en el cual se ve a una mujer hilando y a un bebé envuelto en una cuna de la fibra de la planta Ella tiene una corona de palma con estrellas de papel que se usa en las fiestas de la región del Mezquital y, detrás, se ve un gran mezquite e indígenas caminando Según Pablo Méndez, la obra inconclusa participó en una exposición homenaje que se le hizo al grabador en la desaparecida Unión Soviética y, al volver a México, fue olvidado en el aeropuerto y se mojó “La última noticia que tuve de él es que estaba en la Fototeca de Pachuca; no sé por qué ahí, pero no está en exhibición, sino envuelto Es un grabado mural Es extraordinario y espero que alguna vez lo rescaten” Para el heredero del artista plástico, “los homenajes no deben ser cada cien años, sino cada que alguien que esté dentro de las instituciones se entusiasme no por el artista, sino por los resultados y por el afán de que conozcamos más artistas ¿Cuántos cientos de artistas extraordinarios están olvidados en este país?” La exposición “Leopoldo Méndez, el privilegio del dibujo” permanecerá abierta en el Museo Mural hasta febrero del año próximo