CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Crimen imperdonable": Errores perdonables

martes, 26 de marzo de 2002
México, D F (apro)- Psicológicamente compleja e intensa, pero tediosa Ese es el espíritu de la cinta dirigida por el debutante, antes actor, Todd Field, "Crimen imperdonable" ("In the Bedroom", EU, 2002) La película cuenta la historia de Frank (Nick Stahl), un joven que, en contra de los deseos de sus padres (Sissy Spacek y Tom Wilkinson), anda de novio con una mujer mayor, Natalie (Marissa Tomei), quien a su vez es madre de dos pequeños El exmarido de Natalie, Richard (William Mapother), entra en escena sólo para matar en una disputa al joven Frank La historia se desarrolla en medio de un cielo nublado, con una luz que no calienta, y con colores que parecen carecer de vida Field no utiliza música de fondo, sólo silencio, mismo que se ve interrumpido por el coro de alumnos de la madre de Frank Música casi espectral, música poco consoladora "Crimen imperdonable" transcurre con un ritmo En la primera parte, Field introduce a los personajes y nos permite percibir toda la tensión que existe detrás de éstos Una vez que muere Frank, la tensión se va, pero Field nos deja con una profunda tristeza El ritmo nuca cambia y esa tristeza se transforma en aburrimiento Y es una lástima, pues los personajes están muy bien construidos: el guión es sencillo y muy bueno? Está escrito por Field y por Robert Festinger El filme cuenta con buenas actuaciones --especialmente la Spacek y la Tomei, quien por cierto sale "guapísima"--, y con una fotografía excelente, además de ciertos detalles que imprimen dramatismo en varios momentos Field juega mucho con lo cotidiano, con gestos, símbolos y situaciones que parecieran no decir nada, pero en realidad están cargados de una gran emotividad; pero sucumbe ante su propuesta: la película se desinfla, nunca va para arriba No está para tirarse a la basura, pero nos queda la sensación de que pudo haber estado mucho mejor Ni modo

Comentarios