"Entre la poesía y el conocimiento", antología de ensayos de Ramón Xirau

martes, 26 de marzo de 2002
México, D F (apro)- En su colección Tierra Firme, el Fondo de Cultura Económica acaba de poner a disposición de sus lectores una antología de ensayos sobre poetas y poesía iberoamericanos escritos por Ramón Xirau Poeta él mismo, y siempre en su lengua natal, la catalana, Xirau ha cumplido fielmente su periplo como hombre de letras y hombre de pensamiento Poeta y filósofo, era natural que derivara hacia el ensayo literario Y ahora lo tenemos en este terreno, de cuerpo entero Imposible enumerar cada uno de los títulos, pero sí algunos de los elegidos por Xirau para ser analizados: San Juan de la Cruz, Lope, Cervantes, Sor Juana, entre los clásicos; Othón, Nervo, entre los románticos; González Martínez, Tabladae, entre los modernistas Y luego, Reyes, Gorostiza, Villaurrutia, Pellicer? Pero también, de nuevo, Paz (Xirau le ha dedicado varios trabajos), Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén, Vallejo, Borges? Del prólogo de Adolfo Castañón (suya, con Josué Ramírez, es la selección de las piezas de Xirau), tomamos las siguientes líneas: * * * De Ramón Xirau ha dicho Octavio Paz que es un "hombre puente" Habría que añadir que la imagen del puente humanizado no es un accidente del elogio sino, por así decir, la descripción de un método, el enunciado de una actitud o de una forma de ser de la inteligencia crítica y poética Si cabe considerar el puente como una figura activa en el método crítico de Ramón Xirau, habría que añadir que esa escala va y viene con movimiento de péndulo --otra figura cara al dialéctico ensayista--, entre lo contingente y lo inminente, entre el orden de lo secular desacralizado y el reino de lo sagrado, entre la periferia de las experiencias escritas por poetas y el centro intangible, pero incandescente de la experiencia crítica que asocia poema y conocimiento, entre el horizonte allanado y nivelado del ubicuo nihilismo contemporáneo y el firmamento del tiempo interior, de la historia existente y vivida en la conciencia de la muerte Al igual que la escala de Jacob, la de Ramón Xirau es una escala prudente: abre camino a las diversas variedades de lo sagrado encarnadas en el cuerpo tan pronto feliz y luminoso (como en Jorge Guillén), tan pronto oscuro y dolorido (como en César Vallejo), tan pronto taciturno (como en Xavier Villaurrutia o Alí Chumacero), tan pronto cargado de sentido (como en Alfonso Reyes y Octavio Paz) Y si la lectura crítica del poema lleva a la restitución de la íntima y verdadera vida del poeta, ¿no cabría pensar que la suma de estas vidas, la cadena de sus tiempos y sus vidas configura una intrahistoria cultural, una teoría capaz de alzar el saber del alma --para citar a María Zambrano-- a la luz de un conocimiento donde la dimensión estética deja transparentar su raigambre ética? Acaso esta es la razón profunda de que hayamos emprendido la tarea de reunir y componer la presente antología: exponer el rostro crítico de esa intensa presencia intelectual que ha sabido restituir su transparencia --su sentido particular y general-- a las diversas "máscaras líricas" que jalonan las etapas de la vida hecha cultura en el orbe hispanoamericano e iberoamericano Aunque era cosa sabida y previsible, descubrimos hasta qué punto en la obra crítica y filosófica de Ramón Xirau opera un sistema de vasos comunicantes, un proceso intensivo de acción y reacción entre la lección filosófica y la poética, una acción intensiva e incesante de re- ligación orientada por una escrupulosa, respetuosa conciencia de la unidad y diversidad del hecho religioso, mítico y poético Si el centro de las inquietudes críticas de Ramón Xirau gira en torno a lo sagrado, al hecho religioso, a las puertas y abismos de la mística, también hay que decir que es precisamente la búsqueda o la nostalgia de centro uno de los motivos, en el sentido musical de la palabra, del concierto crítico de Ramón Xirau, uno de los críticos más finos y consistentes en el panorama del ensayo contemporáneo hispanoamericano y uno de esos lectores excepcionales, gracias a los cuales se hace transparente y prístina la máscara del poema

Comentarios