REPORTE: El impuesto a los autores o la ignorancia hacendaria

miércoles, 6 de marzo de 2002
México, D F (apro)- El 3 de diciembre de 1984 apareció en el semanario "Proceso" una extensa carta destinada al presidente Miguel de la Madrid Estaba signada por dirigentes de las sociedades autorales que para esa fecha habían conseguido, con esfuerzo y dedicación, agrupar a sus miembros para resistir el embate hacendario del nuevo gobierno Además de la Sociedad General de Escritores de México (a cuyo frente se encontraba su fundador, José María Fernández Unsaín), firmaban los presidentes de la agrupación de artistas plásticos (Somart), el pintor Héctor Cruz, y de compositores musicales, Roberto Cantoral, así como los abogados especialistas en derechos de autor, Gabriel Larrea, presidente del Instituto Mexicano de Derecho de Autor, y los asesores jurídicos Pedro Luis Hernández y Ramón Obón Se trataba de una misiva de hondo contenido, como para decirle al presidente y a sus colaboradores en materia fiscal que la tecnocracia que se inauguraba carecía de conocimientos de las conquistas históricas de los mexicanos En el plano de las artes plásticas, le recuerdan ahí la huelga en la escuela de San Carlos en 1911 y el papel del muralismo Para decirle: "Hoy, al igual que ayer, los artistas plásticos continúan comprometidos con el país Prosiguen, callada, pero decididamente, su creación cotidiana y pugnan porque se estimule y se preserve el arte, a fin de incrementar la tradición y la cultura de México Reforzar y engrandecer la creatividad y las raíces de nuestra identidad son tareas que competen a los artistas plásticos, con el Estado como supremo rector; es por ello que tienen su empeño y su trabajo comprometidos con el México actual "Es bien sabido que en nuestro país los artistas plásticos siempre han colaborado --de manera notoria y desinteresada-- en la conformación del acervo cultural de la Nación y que han participado activamente en los programas de difusión cultural de los diferentes organismos del Estado, a los cuales brinda su entusiasta apoyo mediante la entrega de obras creadas para tal fin Además, es innegable que la cultura del país se ha visto enriquecida a través de las herencias, legados y donaciones que los artistas han hecho de su obra para acrecentar el patrimonio nacional Sin embargo, esta interrelación de compromisos entre los creadores y el Estado se ha visto afectada últimamente por una serie de contradicciones Por un lado, existen esfuerzos por parte del Estado para crear una infraestructura acorde con el proceso cultural actual pero, por otro, los procedimientos hacendarios no son congruentes con esta intención "Ciudadano Presidente, con base en la Constitución y en los convenios internacionales que nuestro país ha firmado en pro de la creatividad y conocedores de su preocupación por preservar nuestros auténticos valores culturales, como representantes de la mayor agrupación de artistas plásticos de la República, respetuosamente le exponemos los siguientes puntos con la confianza de que, una vez estudiados, habrán de merecer su aprobación "1 A pesar de la importancia que representa el estímulo a la creatividad y al reconocimiento del papel social y cultural del artista plástico, desde hace diez años existe un decreto --a todas luces anticonstitucional-- que nos obliga a pagar impuesto y para agravar esta situación, el 1 de enero del presente año entró en vigor otro decreto que no reconoce nuestros derechos, postulados claramente tanto en la Constitución como en la Ley Federal de Derechos de Autor Es por ello que, apoyándonos en nuestra calidad de autores y en plena conciencia de que jurídicamente se debe tratar igual a los iguales, solicitamos se ponga fin a la discriminación de que somos objeto frente a otros creadores intelectuales, en relación con la exención fiscal "2 Existen barreras arancelarias para la libre circulación de las obras artísticas, lo cual impide una proyección internacional de nuestras obras, por lo que solicitamos se eliminen dichas barreras "3 Se carece de una disposición que nos permita importar los materiales necesarios para la creación de nuestras obras -que lamentablemente no son fabricados en el país- por lo que solicitamos se regule esta situación "4 Si bien es cierto que la Ley Federal de Derechos de Autor reconoce en forma genérica los derechos de los artistas plásticos, lo es también que tales derechos hasta ahora han sido nugatorios en virtud de la ausencia de una reglamentación específica sobre los distintos derechos, el de plusvalía o 'droit de suite', el de exhibición pública o de presentación y el de reproducción "Con relación al llamado 'droit de suite', adoptado por nuestro país a través de la firma y ratificación del Convenio de Berna para la protección de las obras literarias y artísticas, que se convierte en ley en virtud del artículo 133 de nuestra Constitución política, proponemos la expedición de un reglamento que especifique el monto y las modalidades del mismo (ver anexo) "Respecto a los derechos de exhibición pública y de reproducción, proponemos que se integre una Comisión Mixta de Tarifas que los estudie y proponga una tarifa a ser expedida por la Secretaría de Educación Pública "5 Hondamente preocupados por la carencia de la más elemental protección médico-social de los artistas plásticos y conocedores de los riesgos implicados en el manejo cotidiano de materiales altamente tóxicos necesarios para el desempeño de nuestra labor, solicitamos que se realicen las gestiones necesarias ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para que se instrumente un convenio que permita a los artistas plásticos gozar de los beneficios de la seguridad social en forma análoga a otras sociedades autorales, que también padecen la inseguridad derivada de la aleatoriedad y que ya tienen convenios con el IMSS "Para este efecto y con el fin de incrementar --al mismo tiempo-- el acervo cultural de la Nación, proponemos que dichos servicios se compensen con nuestra obra, la que podría ser expuesta en forma permanente en las instalaciones del IMSS en todo el país "Para terminar, ciudadano Presidente, deseamos hacer patente nuestra solidaridad con su decisión de declarar patrimonio nacional la obra de los artistas mexicanos y estamos seguros de que habrá de establecerse una vigilancia permanente para evitar, en lo posible, la fuga de obras que enaltecen nuestra cultura y nuestra nacionalidad "Nos es grato reiterarle nuestra respetuosa consideración" Ya veremos en la próxima entrega cómo el asunto --echado atrás por el gobierno, debido al rechazo absoluto de la comunidad cultural y a las argumentaciones sólidas de los abogados especialistas--, renacería casi una década después la visión mercantilista de Carlos Salinas de Gortari borró el contenido humanístico del derecho de autor al acoplarlo a los intereses estadunidenses del "copyright" en el Tratado de Libre Comercio