DICCIOMANIA: Guerra entre descendientes de Abraham por la tierra prometida

miércoles, 17 de abril de 2002
México, D F(apro)- A partir de la definición del concepto "Tierra Prometida", se puede iniciar un recorrido por los pasajes bíblicos que cuentan el origen de la decisión de Israel por ocupar el territorio de Palestina, la antigua Canaán, la tierra que Dios les prometió a los israelitas desde los tiempos del patriarca Abraham El Diccionario de la Biblia de André-Marie Gerard (París, 1989, editorial Milhojas), indica que aun cuando la palabra "tierra" ("erez", en hebreo) se emplea unas 2 mil 500 veces en la Escritura, el concepto de Tierra Prometida, como tal, aparece sólo en una ocasión, en la "Epístola a los Hebreos", cuando el autor recuerda a los nuevos fieles cristianos el pacto que dio a Abraham la fe para habitar "como extranjero en la tierra prometida" Para la revisión de este pasaje, Gerard remite al versículo 9 del capítulo 11 de la epístola, escrita en el año 65 d C y de autor anónimo, aunque generalmente atribuida al apóstol Pablo En un ejemplar de la Biblia conocida como Reina-Valera, serie de revisiones de los textos del siglo XVI del religioso sevillano Casiodoro de Reina --primero en traducir al español los textos bíblicos, escritos en griego y hebreo--, el citado pasaje agrega que Abraham ocupó esta tierra "morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa" Esta edición remite al primer texto bíblico, el "Génesis", a lo largo del cual se cuenta la historia del patriarca Abraham, quien fue descendiente de Sem (uno de los tres hijos de Noé), originario de Ur de los Caldeos, que probablemente vivió entre los siglos IX y VII antes de Cristo y a quien Yahvé --Dios hebreo a quien el profeta Moisés nombró durante el "Exodo" con el tetragrama hebreo YHVH-- le hizo la promesa de entregar a su descendencia la tierra de Canaán, cuando le dijo: "A tu descedencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el Eufrates" (Génesis capítulo 15, versículo 18) Sin embargo, como Abraham estaba casado con una mujer estéril, Saraí, es ella misa la que, en el capítulo siguiente, convence a su marido para que "se llegue" --frase con la que la Biblia llama al acto sexual-- a Agar, una esclava egipcia de la pareja que, después de que el Abraham obedeció a su esposa, concibió un hijo Este mismo capítulo cuenta que, una vez embarazada, la esclava Agar empezó a ver con desprecio a la Saraí estéril, quien decidió echarla de su lado, por lo que la egipcia tuvo que huir embarazada hacia el desierto que está en Egipto ("Génesis" 25:15) Pero en el camino, a Agar se le aparece el ángel de Yahvé, quien le ordena volver con la pareja y también a ella le promete que multiplicará tanto su descendencia que no podrá ser contada a causa de la multitud, y le pide nombrar a su hijo Ismael, que quiere decir "Dios escucha" ("Génesis" 16:11) Para cuando Ismael tiene 13 años, Saraí sigue estéril y Abram tiene ya 99 años, pero a esa edad vuelve a encontrarse con Yahvé, quien le recuerda el pacto de dar a él y a su descendencia la tierra de Canaán en "heredad perpetua", y le cambia el nombre de Abram, que quiere decir "padre enaltecido", por el de Abraham, que quiere decir "padre de una multitud" ("Génesis" 17:8) y le ordena cumplir lo que le corresponde en el pacto: circuncidar a todo varón de su descendencia En ese mismo encuentro, Yahvé informa a Abraham que será padre de nuevo, pero esta vez de un hijo que concebirá Saraí, entonces de 90 años, y le ordena cambiarle el nombre también a ella por el de Sara, que quiere decir "princesa", y llamar a su nuevo hijo Isaac, que quiere decir "risa", debido a la gracia que le causó a Abraham saber que engendraría un hijo a su edad ("Génesis" 17:17) En ese momento, Abraham le pide a Yahvé también por Ismael, su primogénito, ante lo que Dios le responde que ciertamente el hijo de su esclava será bendecido, fructificado y multiplicado en gran manera, tanto que engendrará doce príncipes y hará de él "una gran nación" Pero el pacto, dice Yahvé a Abraham, será establecido con Isaac, quien sesenta años después concibirá con su esposa Rebeca a un par de gemelos, Esaú y Jacob, éste último a quien tiempo Yahvé nombrará Israel y le dará también 12 hijos ("Génesis" 35:22) Para cuando nacen los gemelos de su medio hermano Isaac, Ismael ya concibió sus doce hijos (Nebaiot, Cedar, Adbeel, Mibsam, Misam, Duma, Mssa, Hadar, Tema, Jetur, Nafis y Cedema) y, dice el "Génesis" (25:12), que a la edad de 130 años muere y se une "a su pueblo", que habita desde Havila hasta Shur, y que agrega el texto es el territorio que está "frente a Egipto", al sur de Israel Hasta aquí la vida de Ismael en la escritura Sin embargo, como explica el Diccionario de la Biblia, a nadie extraña que Ismael sea en lo subsiguiente tenido por el antepasado de los árabes, que lo veneran como tal y que también consideran patriarca a Abraham Según Gerard, la promesa de otorgar a los descendientes de Abraham la tierra de Canaán pudo haber quedado sellada específicamente en un punto geográfico conocido como Mamré, que quiere decir "porfiado", en hebreo, y que está ubicado cerca en lo que después fue Hebrón En la definición de Canaán, Gerard explica se llama así al lugar que está entre el mar Mediterráneo y el valle del río Jordán, y que los antiguos griegos llamaron Fenicia ("país de la púrpura", industria en la que se especializaron los cananeos --pueblo formado de varias tribus semitas y de otros imperios de Asia central) y que son los territorios que hoy ocupan Palestina, Israel y Líbano Canaán es también el nombre del hijo de Cam, hijo de Noé y maldecido por éste, y destinado a servir específicamente a los descendientes de Sem, del que a su vez desciende Abraham Con esta leyenda a cuestas, el pueblo de Israel realiza un lento proceso de apropiación de la tierra que, según el relato bíblico, les fue prometida por Yahvé y que, por causa de las muchas infidelidades de este pueblo, les es retirada en muchas ocasiones con una larga saga de exilios para que el pueblo reflexione sobre "la pérdida de la tierra", y que es conocida como la dispersión o el "gola" ("cautiverio" en hebreo), y que los griegos llamaron "diáspora" Biblia aparte, la historia oficial de Palestina cuenta que Canaán fue ocupada primero por faraones egipcios, en el siglo IV aC y que hacia el año 2000 aC fueron los hebreos, conducidos por Abraham, los que después pasaron por Palestina, en su ruta al sur, y que siete siglos más tarde volvieron, procedentes de Egipto, convertidos en doce tribus al mando de Moisés, con lo que inició el conflicto por la posesión de la tierra

Comentarios