Los corresponsales de guerra y el sufrimiento del dolor ajeno

jueves, 25 de abril de 2002
En tiempos y escenarios de guerra, el periodista, como corresponsal de guerra, está expuesto a sufrir no sólo el dolor ajeno, sino a tener severos daños emocionales derivados de la angustia a perder la vida y no volver a ver a los suyos, además de que está sometido a realizar su trabajo bajo condiciones infrahumanas En lo anterior coincidieron varios corresponsales de guerra en el marco de la presentación del libro "Bitácora de Guerra", presentado en el Palacio Nacional de Bellas Artes, en el cual se abordan las vivencias personales de más de una docena de corresponsales de guerra en diferentes puntos del mundo "Es muy grande la responsabilidad de ser periodista, sin embargo, es inevitable no sentir el dolor ajeno", expresó la periodista Marisa Céspedes, quien se vio en la necesidad, junto con su compañero de la misma profesión, Philip A Klint, de convertirse en camarógrafa, productora y periodista, a la vez de cubrir la información generada por el ataque a las torres gemelas de Nueva York, el pasado 11 de septiembre Gabriela Reséndez, quien se embarcó en el portaaviones USS Theodore Roosevelt para llegar a la zona de conflicto, habló de las horas de angustia que sufrió y el miedo de que los fueran a bombardear y que en ese transcurso perdieran la vida Para esta reportera, su mayor preocupación era no volver a ver a su hija " El hecho de que naciera mi hija y la pudiera criar en México me resulta un privilegio", dijo, al tiempo de señalar que así como muchas otras experiencias, "las plasmo en hojas" que para ella significan un gran reto que nunca podrá borrar de su mente Además de ello, dijeron los periodistas presentes, se les presentó la falta de comida, agua --para tomar y para bañarse-- y, sobre todo, el miedo como consecuencia de que las mujeres que estaban cubriendo los sucesos en diferentes partes de Afganistán fueran violadas por el ejército o por los acompañantes que les asignaban Otros doce corresponsales de guerra hicieron uso de la palabra para plasmar sus experiencias y vivencias en "Bitácora de guerra", un libro que narra el sentir de estos periodistas dedicados a informar al público, sin importar los riesgos, contratiempos y consecuencias que puedan suscitarse Todos ellos realizaron un gran mérito al exponerse en estos sucesos, pero sin duda alguna es inevitable mencionar la labor de la corresponsal Kasia Wyderko, quien fue la primera mujer que reportó para una televisora extranjera Ella relató cómo con tan sólo un micrófono, pluma y papel se puede cambiar la historia, y puedes fungir como voz de miles de personas que vivieron y aún viven en esta agonía Ante un auditorio lleno, el pasado18 de abril se realizó una conferencia previa a la presentación del libro "Bitácora de guerra", donde el grupo Televisa y editorial Clío fueron los encargados de plasmar estas crónicas en una publicación, coordinada por el periodista Leonardo Kourchenko Se llevó a cabo en la sala Manuel M Ponce del palacio de Bellas Artes El panel estuvo integrado por los corresponsales de guerra Marisa Céspedes, Mariela Egusquiza, Philip A Klint, Carlos Loret de Mola, Gregorio Meras, Alberto Pelaez, Gabriela Reséndez, Karla Iberia Sánchez, Horacio Rocha Staines, Eduardo Salazar, Enrique Tinoco Guadarrama, Kasia Wyderko y Leonardo Kourchenko Los autores del de "Bitácora de guerra" son los mismos corresponsales que se encontraban presentes en esta conferencia y que se encargaron de cubrir los hechos ocurridos el pasado 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York, además de José Luis Arévalo y Guillermo López Portillo, quienes no pudieron estar presentes Leonardo Kourchenko explicó que el motivo por el cual decidieron utilizar los hechos del atentado a las Torres Gemelas en Nueva York para este libro, y no otro conflicto, es porque significa la primera gran guerra del milenio, la que cambiará la historia de Estados Unidos, un país que aparentaba ser impenetrable Por lo que hace a la presentación del libro, se contó con la presencia de Leopoldo Gómez, vicepresidente de Noticieros Televisa, y Enrique Krause, director de la editorial Clío Krause mencionó el placer que le causaba publicar este libro, así como la admiración y respeto que tiene por los corresponsales de guerra Afirmó que todas las crónicas y vivencias mencionadas en este libro representan un género original y raro en México, debido a que es un país lejano a las guerras, que no padece de estas situaciones Así, en el contenido del libro en cuestión, los corresponsales relatan su sentir más profundo, que en el momento de leerse conmueven e impresionan a todo aquel que abra una página, se sumerja y se empape de estas enriquecedoras experiencias, que transportarán a aquellos días y haráen sentir como si se estuviera ahí25/04/02