AJEDREZ: Bases de partidas y estudio

miércoles, 29 de mayo de 2002
México, D F (apro)- El ajedrez de nuestro tiempo está lleno de información Podemos tener programas de computadora que registran y manipulan millones de partidas de manera eficientísima Los dos sistemas más reconocidos para estas labores son Chessbase y Chess Assistant Ambos son igualmente buenos, y la preferencia por uno u otro es meramente una cuestión de gusto personal Al final del día, lo importante es que gracias a estas megabases de datos podemos tener información sobre partidas importantes, novedades teóricas, comentarios de las mismas por grandes maestros, etcétera, al alcance de nuestros dedos, a través del teclado de la máquina, lo que nos da una ventaja extraordinaria frente a las generaciones que no usaron computadoras Sin embargo, aunque todas estas herramientas de este mundo informático son verdaderamente extraordinarias, es claro que no bastan para jugar bien En el fondo, se requiere que el ajedrecista haga un esfuerzo personal cuando trabaja en el juego ayudado por la computadora Por ejemplo, supongamos que estamos buscando una serie de partidas con una variante en particular, digamos la variante del avance en la defensa francesa Ponemos nuestro programa de base de datos y le pedimos que busque la posición que nos interesa El sistema podrá darnos cientos (a veces miles) de encuentros que se han jugado en los últimos años con esta variante Podemos entonces dar "doble click" sobre cada una de las partidas de interés y verlas en el tablerito electrónico, en donde nos despliega las jugadas; podemos ver los comentarios; podemos ver las subvariantes y, con un solo click, regresar a la posición antes de que dicha subvariante ocurriera En fin, es maravilloso? pero muchas veces inútil para el aprendizaje Resulta que reproducir una partida en el tablero electrónico de Chessbase o Chess Assistant es muy cómodo, pero nos vuelve flojos No profundizamos igual que cuando hacemos la revisión a mano, moviendo las piezas en un tablero real Si queremos, por ejemplo, ver una subvariante, movemos las piezas y después necesitamos regresar los trebejos a la posición original Esto, obviamente, puede resultar más incómodo, pero da una ventaja sobre la contraparte electrónica: permite que, al mover las piezas, al hacer un esfuerzo de memoria por regresar a las posiciones que nos interesan (después de las subvariantes vistas), el cerebro recuerde mejor las posiciones Suena ridículamente simple pero así es Pero hay más Cuando usamos el tablero electrónico, vemos las partidas en un par de minutos Muchas veces dichos encuentros, que estamos supuestamente analizando, se tardaron más de cuatro horas en completarse, y es claro que en dos minutos no podremos discernir la cantidad de cosas que hay en estas posiciones En pocas palabras, nuestro análisis se vuelve muy superficial, y es indudable que esto va contra el ajedrez, que exige profundidad Si queremos mejorar en nuestro juego, hay que sentarse frente al tablero como bien proponía Kótov en Piense como un gran maestro, simulando las características típicas del torneo, no moviendo las piezas y analizando las posiciones que otros han jugado, para que así nos entrenemos de manera similar a cuando jugamos la partida de ajedrez ya en el torneo Y hay algo aún más importante: vean las partidas de los jugadores de antaño Vean a Lasker, Steinitz, Rubinstein, Alekhine, Capablanca Sus partidas registradas son la mayoría alardes de un entendimiento fuera de serie del ajedrez Estos grandes exponentes verdaderamente entendían el juego, y que, conste, no contaban con la milésima parte de la información que tenemos nosotros en la actualidad Es claro que la computadora es, pues, una herramienta excepcional, y que todo el software asociado al ajedrez puede ser muy útil, sin embargo, solamente será funcional en la medida que usemos las herramientas de manera correcta Nada sustituye un análisis sesudo y cuidadoso Todos los grandes jugadores lo saben Aprendamos de ellos La posición del diagrama pertenece a la partida entre Paul Benko (blancas) contra Sorokin? Aquí el norteamericano jugó: 1Db7?? y perdió después de 1 ? Cf3+ 2Rf1 (2gxf3 Cc5+ 3De4 Cxe4 ganando) Cg3+! Con la imparable 4 ? De1 mate Las blancas abandonaron 0-1

Comentarios