ARTES PLASTICAS/TRAS EL TRAZO: Siqueiros y Covarrubias en ediciones para niños

miércoles, 29 de mayo de 2002
México, D F (apro)- Con la intención de acercar el arte a los niños de una manera lúdica, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) sacó a la luz pública dos nuevas publicaciones: "¡Viva Miguelito! Los mundos del chamaco Covarrubias" y "El pequeño David Alfaro Siqueiros" El primero, presentado recientemente, se basa en una investigación documental e iconográfica de Julieta Montelongo y José G Benítez Muro Es de gran formato pero con sólo 32 páginas que introducen a los lectores en la vida de Covarrubias desde el momento en que vio bailar en su infancia a la famosa Ana Pavlova A su vez, el de Siqueiros fue escrito e ilustrado por Esther Sanguino Arias y es de un formato más convencional (aproximadamente media plana) y cerca de 80 páginas, curiosamente no numeradas, en las cuales se caricaturiza al pintor y a algunas de sus obras famosas, como el Polyforum No es la primera vez que el Conaculta presenta textos de artes plásticas dirigidos a los niños Entre otros proyectos, cuenta con la colección "Arte para Niños", de Brigitte Baumbusch, y hace tiempo publicó en la colección "Círculo de Arte" un volumen sobre Rufino Tamayo, en donde se contaban anécdotas de su infancia y su vida en una forma llana Este último, igual que los de Covarrubias y Siqueiros son editados mediante el programa "Alas y Raíces a los Niños" La novedad en el caso de "¡Viva Miguelito!" es que se trata de un libro similar a los cuadernos de trabajo de las escuelas pre-primarias o primarias Contiene fotografías y reproducciones en color de la obra del pintor, y tiene además reproducciones en blanco para que los niños puedan colorearlas a su antojo Al centro, como encartada, viene una sección recortable para armar una serie de cubos que, a la manera de las famosas muñecas rusas de madera, "Matrushkas", se guardan unos a otros y contienen en cada uno de sus lados imágenes iconográficas y como tapa el rostro del Chamaco Casi al final se presenta un cuestionario donde los niños responden qué cuadro les gustó más, por qué, y otras más específicas que los obligan a fijarse en los detalles y temas de las obras El libro concluye con una breve e idílica biografía de Covarrubias: "Miguel Covarrubias fue un hombre muy afortunado, nació en 1904 en el Distrito Federal, una ciudad trazada sobre el agua y construida con la espuma petrificada de la lava arrojada por los volcanes; no terminó siquiera los estudios de preparatoria, pero poseía la intuición del mundo, un extremado rigor artístico y una profunda sensibilidad científica Así, nada más comprensible, nada ?más fácil?, que conquistar Nueva York con sus pinturas y dibujos a la edad de 19 años" SIQUEIROS APOLITICO El libro dedicado a Siqueiros intenta, como un cuento, narrar la vida del muralista desde su infancia en su natal Santa Rosalía, Chihuahua Muestra a un niño David de pantalones cortos, resortera en mano y devorador de caramelos Está plagado de anécdotas Entre ellas una que señala que su padre Cipriano apoyaba la causa de Francisco León de la Barra y pidió a su hijo David --"tú que dibujas tan bien"-- pintara una bandera con los colores de México con la leyenda "Viva de la Barra", y al exhibirla en el mitin el señor Alfaro Palomino descubrió con pesar que había escrito "Biba de la Varra" Nada hay en esta breve historia de la militancia política de Siqueiros, de su paso por el Partido Comunista Mexicano ni, mucho menos, de los episodios en los cuales fue encarcelado en el tristemente famoso "palacio negro" de Lecumberri por el supuesto delito de "disolución social" Es, como la de Covarrubias, otra narración idílica Habría que ver los alcances que este tipo de ediciones pueden tener en la labor de acercamiento de los niños al arte, analizando su distribución y el público que realmente tiene acceso a los libros Pero, sin duda, no es una historia parcial e idealizada el mejor camino al arte

Comentarios