CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "El hombre araña", un chico como todos

miércoles, 29 de mayo de 2002
México, D F (apro)- Quizá lo maravilloso del Hombre Araña no son sus super-poderes, sino todos aquellos conflictos que le acercan al "mundo real" El director de "El Hombre Araña" ("Spider Man", EU, 2002), Sam Raimi, lo describe como "un chico ordinario al que le suceden cosas extraordinarias" Así pues, "El Hombre Araña" no es una cinta de acción, sino una historia de amor Peter Parker (Tobey Maguire) es un niño genio, introvertido y rechazado, que gracias a una mordedura de una araña de laboratorio, adquiere super-poderes Pero con todo y sus nuevas habilidades, Parker es incapaz de revelarle su amor a su bella vecina Marie Jane (Kirsten Dunst) y, por si fuera poco, nuestro protagonista deberá lidiar con la responsabilidad de los poderes adquiridos Más allá de los buenos efectos y la expectativa que la película causó, "El Hombre Araña" es una historia llena de conflictos existenciales por parte de todos sus personajes --hasta el duende Ver, villano caracterizado brillantemente por Willem Dafoe, muestra un lado humano-- En este sentido, no hay ni buenos ni malos, sino personas que sufren, que se equivocan, y que un momento dado son capaces de amar Sam Raimi, director de la cintas "El despertar del diablo", "Darkman" y "Rápida y mortal", capta muy bien la esencia del cómic, lo que da como resultado una de las mejores películas de superhéroes El único detalle que la cinta no comparte con la historieta es el uso de la telaraña En el "cómic", ésta es creada por Parker, y en la película viene con todo y los demás poderes

Comentarios