MUSICA/CANTO RODADO: "A 25 años, El último vals en DVD"

miércoles, 29 de mayo de 2002
México, D F (apro)- El 26 de noviembre de 1976, el conjunto The Band se presentó en concierto por última vez en el foro Winterland, del promotor Bill Graham, en San Francisco, California Aquella despedida musical duró más de cinco horas, se llamó "El último vals" y fue filmada por Martin Scorsese --en una versión de dos horas--, quien por entonces también se hallaba rodando "New York, New York", con Liza Minnelli y Robert De Niro Winterland fue el mismo lugar donde el conjunto había comenzado como The Band ocho años atrás El grupo lo conformaban los canadienses Jaime Robbie Robertson, Garth Hudson y los ya fallecidos Richard Manuel y Rick Danko, así como Levon Helm, de Arkansas The Band habían grabado hasta entonces cinco discos en estudio de un contrato de diez, para la disquera Capitol y los dos primeros han sido reconocidos como grabaciones clásicas del rock: "Music From Big Pink", de 1968, y "The Band", de 1969 Los 5 mil asistentes que acudieron a aquella velada del Día de Gracias pagaron 25 dólares El empresario Graham solicitó 220 pavos, 225 kilos de salsa de arándano, 325 litros de jugos en caserolas calentadas a fuego lento, una tonelada de dulces, 400 kilos de picadillo, 6 mil panes y 720 litros de sidra Boris Leven tomó prestada la escenografía de "La Traviata", de la San Francisco Opera, y los candelabros de la película "Lo que el viento se llevó" Robbie Robertson, guitarrista y principal compositor de The Band, tuvo la ocurrencia de ofrecer aquel concierto de adiós, debido a que estaba supersticioso y pensaba que con tanta droga en el camino del rock, el grupo acabaría por sucumbir (la cocaína estaba de moda) Se impuso a los demás y en menos de dos meses, Scorsese realizó un guión de 200 páginas para las tomas de la cinta sólo frente al escenario y evitando camerinos, llamando en ese poco tiempo a los músicos que influyeron a The Band desde que sus integrantes se conocieron, por finales de los años 50 Todos aceptaron: Ronnie Hawkins, "El halcón", con quien iniciaron en Canadá; el cantautor folk Bob Dylan, quien había usado al grupo cuando se electrificó en 1965 Eric Clapton, representante de la escena del blues de Inglaterra y el cantante soul irlandés Van Morrison; Muddy Waters, gran bluesista de Chicago, y el armoniquero Paul Butterfield; desde Nueva Orleans, Dr John, "El viajero nocturno", y Bobby Charles, creador de "Hasta luego, cocodrilo" Además, estuvieron en el foro: Neil Young y Joni Mitchell, de Canadá, así como Stephen Stills, de Crosby, Stills, Nash & Young; Ringo Starr, de Los Beatles, y Ron Wood, de Los Rolling Stones Neil Diamond, de los compositores neoyorquinos del Tin Pan Alley, fue la presencia más debatida por The Band, pues sólo Robbie Robertson lo conocía Para el aniversario número 25 de "El último vals", Robertson acaba de producir cuatro discos compactos que cuestan unos 600 pesos, con 24 canciones de un total de 54 (sumando algunos de los ensayos previos al concierto) que no aparecieron en 1978, cuando la original caja de tres discos de vinilo salió al mercado Con tecnología digital recicló las cinco horas de todo el concierto y llevó el sonido en "51 Surround Sound" y estereo en para una nueva remasterización de la película, que acaba de salir a la venta en VHS y DVD, de costo aproximado en 200 pesos Los muchos estilos musicales que se muestran en el paquete de cuatro discos hablan de aquel concierto que terminó como la celebración de una era y que la revista "Rolling Stones" catalogó como "uno de los eventos culturales más importantes de las últimas dos décadas" La cinta de Scorsese fue llamada "la más fina de todas las películas de rock" por la revista "Newsweek" Sin embargo, no todo fue miel y rosas en "El último vals", como por momentos quisieran dar a entender Robertson (quien se lleva más tiempo que los demás en las escenas) y el director Scorsese Quien más estuvo en contra de aquel concierto de despedida fue el mismo baterista de The Band, Levon Helm, cantante y mandolinista, quien desde el principio tuvo alergia a la idea, como lo cuenta en su biografía "This Wheel?s On Fire" ("Esta rueda arde"), publicada por William Morrow and Company, Inc, Nueva York, 1993 Aunque Levon Helm fue el único del grupo que no fue a regrabar las partes en vivo (Robertson estaba bastante desafinado al cantar y el bajo de Danko sonaba desafinado, entre otros errores), la presencia de Helm en la película es más que brillante, pues lleva la magna voz líder en muchas melodías a lo largo de "El último vals" y todos los discos de The Band Las críticas de Helm al resultado de la cinta no sólo son artísticas Según él, Robertson jamás le dio un centavo de las regalías de los discos ni de la película Sin duda, los productores de Warner Brothers y Robertson sufrieron la gota gorda cuando los representantes de Bob Dylan aseguraron que no soltarían el billete para la producción si Dylan era filmado en aquel concierto, ya que por entonces el poeta folk tenía su propio proyecto cinematográfico, "Renaldo y Clara" Sin Dylan, no hubiera habido "El último vals"; pero faltando dos minutos para salir a escena, el músico accedió por súplicas de aquel gran productor que fue Bill Graham The Band todavía grabaría otro disco más para cumplir el contrato con Capitol, el mediocre "Islas"; la magia se había perdido Y Scorsese (quien fungió de camarógrafo en la película del festival de "Woodstock") realizó otras charlas con The Band para justificar la historia del grupo, a la vez que unas canciones al estilo gospel de The Staples y folk de la muy joven y bella Emmilou Harris, con The Band acompañando en estudio Tanto en el paquete de cuatro compactos, como en el DVD, Robertson dedica algunas páginas para explicar "El último vals"; pero son las palabras que escribe Helm en "Esta rueda arde" las que dan el marco completo de lo que sucedió en aquellos días finales de The Band En una palabra, dice Helm: "Nueve cámaras de 35 milímetros se colocaron y volvieron a colocarse frente al escenario, pero muchas no funcionaron No había suficiente dinero como para filmar en los camerinos, lo cual fue un gran error las cámaras habían ignorado completamente el espíritu del evento The Band era un grupo excelente y fue una pena que destruirlo" La película se exhibió en su momento en México bajo el título de "El último rock" Y si bien han corrido muchos años desde entonces, al ver esta nueva versión en DVD y escuchar en los cuatro compactos lo bien que acompaña The Band a tantas personalidades del rock y la música, no podemos más que dar la razón a Helm y sospechar qué tan válidas eran las razones (o supersticiones) que tuvo el judío-mohawk Robertson para tronar a la banda

Comentarios