Los cuadros falsos del doctor Gachet

jueves, 1 de agosto de 2002
* El enigma de Vincent Van Gogh, a 112 años de su muerte México, D F, (apro)- El sábado 27 de julio se cumplieron 112 años del suicidio del gran pintor holandés Vincent Van Gogh, en Auvers-sur-Oise Por las alturas del cementerio francés de esa pequeña ciudad de Auvers, las tumbas de los hermanos Vincent y Theo Van Gogh quedaron juntas y coronan el paisaje con girasoles en el verano Apenas a seis meses de morir Vincent, Theo también falleció y la esposa de éste, Johanna Van Gogh-Bonger (1862-1925) quiso que unieran sus restos siguiendo el versículo de Samuel, en la Biblia: "Y la muerte no los separó" Vincent Van Gogh pasó nada más 70 días en Auvers-sur-Oise antes de morir, durante los cuales pintó 70 telas, algunas de ellas reconocidas como obras maestras; pero al morir, nació el misterio del atormentado artista ¿Por qué el doctor Paul Ferninand Gachet, su amigo y protector de aquellos días finales no hizo nada para salvarlo? ¿Fueron robados aquellos cuadros de su lecho de muerte? ¿Los falsos lienzos realizados por el también copista doctor Gachet se mezclaron deliberadamente con los auténticos de Van Gogh? Este es uno de los enigmas que rodean la personalidad del "Rojo loco" Van Gogh, quien hacia el ocaso de su vida logró vender un único cuadro suyo por unos cuantos francos gracias a su hermano Theo; pero que es el pintor quien posee la cifra más alta por un óleo jamás pagada: 82 millones y medio de dólares, el 15 de mayo de 1990 en una subasta de Christie?s, Nueva York Al cuadro se le conoce como "El más caro del mundo" y su título es, en realidad, el "Retrato del doctor Gachet" Lo adquirió el empresario japonés Ryoei Saito, director honorario de la Daishowa Paper Manufacturing; pero a finales de la década de los 90 se comprobó que el óleo es apócrifo, es decir, una de las copias elaboradas por el propio doctor Gachet De todas maneras, Saito no tuvo mucho tiempo para disfrutar su adquisición: encarcelado en 1993 acusado de corrupción, murió en 1996 con el sueño de hacer un campo de golf al que le pondría el nombre de "Vincent" y pasar ahí su vejez GENIO DE FALSEDADES A comienzos de 1999 abrió en París la colección del doctor Gachet en el Grand-Palais y la polémica de los cuadros falsos de Van Gogh regresó al mundo del arte Se dijo entonces que la versión de "La arlesiana", del Museo Metropolitano de Nueva York, era falso, así como "Los girasoles" que adquirió una compañía aseguradora japonesa por la nada despreciable suma de 60 millones de dólares Igual, "Jardín en Auvers" que no obtuvo vendedor en una subasta de aquel año de 1999 Y lo mismo con el "Retrato del doctor Gachet", que adorna los muros del notable Museo D?Orsay parisino Los expertos determinaron que de las cerca de 700 obras atribuidas a Van Gogh, más de cien son trabajos de "pintores obscuros"; sin embargo, no era una polémica nueva en el mundo de la pintura Ya a comienzo de los años 80, un equipo de especialistas que trabajó en el proyecto de investigación Rembrandt Research Project (RRP) aceptaron que de las mil obras atribuidas a Rembrandt, sólo un poco más de 400 podrían considerarse como auténticas Se sabe que Gachet realizó copias de ciertos óleos de Cézanne por las pruebas de la diferencia de estilos y otro estudio con rayos X demostró lo mismo con algunos trabajos de Van Gogh A partir de la muerte del artista holandés, en 1890, Gachet tuvo la idea de realizar un catálogo de los cuadros que poseía Curiosamente, encomendó a una de sus "alumnas", Blanche Derousse, la tarea de efectuar copias en acuarela de formato más bien pequeño partiendo de los cuadros de Van Gogh Muchos de estos trabajos escrupulosos de la copista fueron exhibidos en la exposición del Grand-Palais La conclusión al comparar ambos trabajos fue, según declaró Danièle Giraudy a la publicación francesa "Le Nouvel Observateur": "Llegamos a una extraña determinación: los verdaderos colores utilizados por Vincent Van Gogh se encontraban también y, sobre todo, en algunas de las copias mientras que los auténticos no poseían más que una lejana apariencia de la que tuvieron originalmente" Los Laboratorios de los Museos de Francia fueron más lejos y se metieron a la tela propiamente dicha Gracias a los rayos X se declaró que al final de su vida, Van Gogh usaba esencialmente una tela asimétrica de 12 por 18 hilos por centímetro cuadrado Entre otras cosas, se supo que el hijo del doctor Gachet (Paul Louis, quien firmaba con el pseudónimo de Louis Van Ryssel) empleaba para desarrollar sus copias (fundamentalmente las de Cézanne) apoyos de mayor densidad: 20 por 20 hilos por centímetro cuadrado Finalmente, en la exposición se demostró como falso una acuarela firmada por Van Gogh, por las medidas: "El hombre de la pipa" Así, varias obras atribuidas a Van Gogh eran, en realidad, fruto del susodicho doctor Gachet, quien era darwinista, médico homeópata, anticlerical y un copista enamorado de las obras de arte de sus amigos y pacientes, como Van Gogh FINAL DEL CAMINO La vida de Van Gogh fue un drama por su voluntad artística en la que nadie creía, con excepción de su hermano Theo El episodio más conocido de su existencia es de Arles, a donde había llegado en 1888 luego de su encuentro con los impresionistas parisinos, se cortó una oreja y la regaló a una joven prostituta En "Anhelo de vivir: La Vida de Vincent Van Gogh", relato novelado de Irving Stone (415 páginas, Editorial Diana, 1953), se recrea los días finales del genial holandés "El doctor Gachet esperaba en la estación la llegada de Theo y Vincent Gachet era un hombrecito nervioso y vivaracho, con pronunciada melancolía en los ojos Estrechó calurosamente la mano de Vincent y Theo aprovechó para decir en voz baja al doctor: --Le ruego que vigile cuidadosamente a mi hermano Si nota cualquier síntoma alarmante, telegrafíeme --Ña, ña ñá --interrumpió el doctor Gachet --Por supuesto que está loco Pero, ¿qué quiere? Todos los artistas lo están Es lo mejor que tienen y me gustan de ese modo (página 398) A la hora de la comida, Vincent se encontró con Paul, el hijo de Gachet; era un muchacho hermoso y vivaracho de unos quince años Gachet, que estaba enfermo del estómago y no podía digerir bien sirvió un almuerzo de cinco platos Vincent, acostumbrado a las lentejas y al pan negro de Saint Remy, al cabo del tercer plato no pudo más --Y ahora empecemos a trabajar ?exclamó el doctor una vez que hubieron terminado de comer Quiero que haga mi retrato, Vincent (pág 401) Algunos días más tarde, lo pintó con su gorra blanca y su bata azul, sentado cerca de una mesa roja donde se veía una planta con flores púrpuras y un libro amarillo Una vez que lo hubo terminado se percató que se parecía bastante al retrato que había hecho de sí mismo en Arles, poco antes de la llegada de Gauguin El médico estaba loco de alegría con su retrato y no cesaba de alabar al autor, insistiendo en que Vincent hiciera una copia para él Cuando el artista consintió, su contento no tuvo límites --¡Usará usted mi máquina de imprimir que está en el desván, Vincent! ?exclamó Iremos a París a buscar todos sus cuadros y usted hará litografías de todos ellos Suba conmigo, verá mi taller Subieron por una escalera de mano y abrieron una trampa en el techo para entrar en el desván Este se hallaba tan atestado de fantásticos implementos que Vincent creyó hallarse en el taller de algún alquimista de la Edad Media Al volver a bajar, el pintor notó que el desnudo de Guillaumin aún se hallaba tirado en un rincón --Doctor Gachet ?dijo--, insisto en que haga poner un marco a ese cuadro Está dejando arruinar una obra maestra --Sí, sí, lo haré ¿Cuándo iremos a París a buscar sus telas? Podrá usted imprimir allá todas las litografías que desee Yo le suministraré todos los materiales (pág 406) Durante los días siguientes, Vincent no abandonó su habitación y la señora de Ravoux le subía todos los días la comida --Ahora estoy cuerdo y soy dueño de mi destino --se repetía sin cesar--, pero cuando me sobrevenga el próximo ataque Si me deja loco del todo, no seré capaz de matarme Y estaré perdido ¡Oh, Theo, Theo! ¿Qué debo hacer? Al atardecer del cuarto día fue a casa del doctor Gachet, a quien encontró en la sala Vincent se dirigió directamente hacia el rincón donde se encontraba aún el desnudo de Guillaumin y levantándolo exigió: --¡Le dije que pusiera un marco a este cuadro! El doctor Gachet lo miró con sorpresa: --Es verdad, Vincent, encargaré un marco en Auvers uno de estos días --¡Debe hacerlo inmediatamente, en este mismo instante! --¡Vamos, Vincent, no diga disparates?! Vincent lo miró furibundo y dio un paso amenazante hacia él, mientras colocaba una de sus manos en el bolsillo del saco El doctor Gachet creyó ver que el pintor lo apuntaba con un revólver por dentro de su bolsillo --¡Vincent! El artista, tembloroso, bajó los ojos; sacó la mano del bolsillo y salió corriendo de la casa (pág 410) El 27 de julio de 1890, Van Gogh usó la misma arma con que hostigó a Gachet para dispararse a sí mismo Dos días después, murió Hoy hace 112 años

Comentarios