CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Un gran chico", niños y adultos trabajando juntos

lunes, 19 de agosto de 2002
México, D F (apro)- Extrañamente, muchos seres humanos le huyen al compromiso sin saber que éste es el que da sentido a la vida "Una gran chico"("About a boy", EU-Inglaterra, 2002), realizada por Paul y Chris Weitsz, es una comedia basada en la novela del escritor Nick Horny ("About a boy"), que cuenta la historia de Will (Hugh Grant), un adulto cuarentón que no hace nada más que disfrutar de las regalías que genera un villancico escrito por su difunto padre Will gasta su tiempo en actividades tales como jugar billar, ver televisión, comprar discos compactos y cortejar a hermosas mujeres Nada parece importarle; todo indica que nunca sentará cabeza Por otro lado está Marcus (Nicholas Hoult), un chico inadaptado de 12 años cuya madre, Fiona (Toni Collette), una hippie terapista musical, sufre de una terrible depresión Las tendencias suicidas de la progenitora hacen que Marcus se sienta responsable por el cuidado de ésta, una responsabilidad muy grande para él, además, qué pasa con el otro si uno llega a faltar Así pues, el pequeño llega a una conclusión: se necesitan tres para el trabajo Por azares del destino, la vida de Marcus y Will se cruza, y es Marcus, motivado por la necesidad de tener un padre, quien hará todo lo posible para que el adulto irresponsable salga con Fiona, y sea chicle y pegue, para que terminen enamorándose Marcus funge como una especie de motor El movimiento iniciado por el niño repercute en casi todos los personajes de la cinta, siendo Will el primero y quizá el más afectado Y después, poco a poco y sin ninguna intención, los personajes secundarios comienzan a verse afectados también, aunque de diferentes formas, por lo que Marcus empezó Es como una reacción en cadena Los adultos parecieran seguir una línea recta, y como los caballos, son incapaces de mirar hacia los lados y mucho menos de volver atrás Se necesita a un niño para que estos reaccionen y comiencen a hacer algo por mejorar su situación Una vez que ellos despierten de su letargo y comiencen a hacerse cargo de su vida, podrán hacerse cargo de Marcus --pues al fin y al cabo es un niño que necesita que le digan qué hacer--, para que él, en un futuro, se haga cargo de la suya Es decir, se necesita jugar en equipo Los hermanos Weitsz no dejan que el sentimentalismo y la moral que impregnan el guión, se apoderen de la historia y la vuelvan chocante Así pues, se enfocan en los aspectos narrativos, teniendo como resultado una comedia divertida e inteligente que raya en lo romántico y, por qué no decirlo, llega a caer en lo cursi, sin que la historia se eche a perder

Comentarios