MUSICA/CANTO RODADO: BIOGRAFÍA DE Mario Ruiz Armengol

jueves, 26 de septiembre de 2002
México, D F(apro)- "La calle de los sueños" se intitula el libro que sobre la vida y obra del compositor y arreglista veracruzano Mario Ruiz Armengol (nacido el 17 de marzo de 1914), acaba de publicar el periodista radiofónico Carlos Díaz Barriga, una obra ilustrada en 220 páginas y coproducida por Ediciones Pentagrama con el Instituto Veracruzano de Cultura Como declara otro notable compositor popular en "A manera de prólogo", Vicente Garrido, los boleros de Ruiz Armengol nutrieron a toda una generación de artistas durante la década de los años cincuenta, en el movimiento musical que fue bautizado en Cuba como "filin" (de la palabra inglesa "feeling", es decir, "sentimiento"), y que actualmente los musicólogos reconocen como "filin internacional" Ruiz Armengol escribió la música de múltiples melodías que le estrenaron intérpretes de fama como Toña "La Negra", Pedro Vargas, Emilio Tuero o Andy Russell, por ejemplo: "Muchachita", "Aunque tú no me quieras" y "Triste verdad", haciendo mancuerna en letras Fernando Fernández, Manolo Fábregas, Joaquín Pardavé y Fernando Soto "Mantequilla", respectivamente Esta es la faceta más celebrada de su carrera creativa y que cubre puntual el recorrido biográfico, en una lectura acompañada de fotos donde aparecen grandes personalidades de la época Entre otros, están: Rita Montané, "Bola de Nieve", José Antonio Méndez y César Portillo de la Luz, de Cuba; Nat King Cole, Bing Crosby y Nancy Wilson, de Estados Unidos, así como Carmen Amaya, de España La interminable lista de gráficas habla por sí sola: Agustín Lara, José Angel Espinoza ("Ferrusquilla"), Emilio "El Indio" Fernández, María Luisa Landín, Elvira Ríos, Marga López, Ana María González, el doctor Alfonso Ortiz Tirado, Alejandro Algara, Marco Antonio Muñiz, "El Panzón" Panseco, "El Chino" Herrera Toda una pléyade artística desde los tiempos en que él tocaba en la estación XEW y, más tarde, en programas televisivos El recuento histórico da un vuelco cuando, al irrumpir el rocanrol en los años sesenta, Ruiz Armengol se dedicó casi exclusivamente a componer obras de tinte clásico y, más aún, a partir de 1971, luego de una etapa autodestructiva Así nacieron preludios, valses, sonatas, romanzas, divertimentos, nocturnos, estudios pianísticos, melodías para arpa y hasta 33 piezas infantiles Cuenta Díaz Barriga: "Desde 1936 se había acercado por primera vez a los estudios formales de la música con el maestro José Rolón En 1946 se inscribió como alumno de Joaquín Amparán para aprender a Chopin, a Debussy, a Bach Hacia el año 48 se presentó con el maestro Rodolfo Halffter para estudiar armonía moderna" Ruiz Armengol "le tiraba" a la "gran música": Stravinsky, Ravel, Debussy y Schubert Jazzista de corazón, en 1956 compuso el tema para quinteto de metales que da título a esta biografía: "La calle de los sueños", primero como conjunto de cuerdas En 1957 el músico, director y editor estadunidense Billy May arregló "La calle de los sueños" en diferentes versiones para su propia orquesta, para el trompetista Claude Gordon, para el pianista Cy Coleman (autor de "Irma, la dulce") y Al Hirt, otro prestigiado trompetista que utilizó la obra en la apertura de sus espectáculos Hacia los años noventa, "a instancias de Tito Puente", la registraría en plato láser el notable trompetista cubano exiliado, Arturo Sandoval "La espina" es el nombre del capítulo donde el autor explica cómo el músico gozaba de diversas relaciones eróticas, hasta que abandonó a su mujer, llamada Virginia, para irse a vivir con otra a lo largo de diez años El remordimiento lo siguió al enterarse de la muerte de su esposa, en 1970 Entonces, se dio a la bebida en noches de farra en "La cueva de Amparo Montes" y, tras un intento de suicidio, decidió tratarse más de un mes en el Pabellón de Psiquiatría, por los rumbos de San Fernando, en la capital mexicana Díaz Barriga sugiere que aquella debacle fue producto psicológico del abandono paterno que sufrió el artista cuando niño (su padre Ismael Ruiz Sánchez era músico y falleció de cirrosis) Otro aspecto interesante de su trayectoria se desmenuza en la sección "Once y ya", referida a la oncena de ocasiones en que hizo cine Debutó en 1933, a los 19 años de edad, con los arreglos musicales de "La calandria", de Fernando de Fuentes Volvió en 1938, siendo pianista de la orquesta de Gonzalo Curiel en "Los millones de Chaflán", de Rolando Aguilar Ese mismo año fue a Tijuana para musicalizar "Juan Soldado", dirigida por Louis Gasnier La sexta película fue "El baisano Jalil", que dirigió y protagonizó precisamente su paisano y padrino cinematográfico, Joaquín Pardavé, en 1942 Un año más tarde, Ruiz Armengol musicalizaría "Resurrección", de Gilberto Martínez Solares, así como la versión de "Santa" filmada por Norman Foster, compartiendo créditos con Curiel Alberto Gout lo invitó entonces para "San Francisco de Asís", donde colaboró sonoramente con Jesús Estrada En 1944 hizo "Tuya en cuerpo y alma", también de Gout Ruiz Armengol tardaría ocho años en volver al cine Fue en 1952 cuando participó como actor (era "Yoni", pianista de un bar) en "Amor, qué malo eres" y una canción: "Adiós amor" Nunca más regresó a la pantalla grande, según confiesa: "Nunca me gustó el ambiente cinematográfico por desordenado Tampoco me gustaba la música que yo hacía para las películas, pues no era ni mejor ni peor que la que hacían los demás" Lo ideal para disfrutar "La calle de los sueños" es acompañar su lectura con música del propio Mario Ruiz Armengol En el breve muestrario con el que concluye el libro, se incluyen los pentagramas de sus obras instrumentales para piano, en tanto que intercaladas con el relato se reproducen algunas de sus melodías y canciones registradas, con la partitura original del compositor (wwwpentagramacommx)

Comentarios