Braulio Peralta, premio Benítez de Periodismo Cultural

martes, 14 de octubre de 2003
México, D F, 13 de octubre (apro)- Braulio Peralta (Tuxpan, Veracruz, 1953), quien se inició como reportero cultural en el diario Unomásuno y dirigió las páginas culturales de La Jornada, fue designado ganador de este año del Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez El homenaje es el acto que cierra la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, en esta ocasión será el primer domingo de diciembre Así lo dio a conocer la instancia organizadora de la Feria, que preside Nubia Macías Peralta se hace acreedor del premio –trofeo y diploma— luego que lo han recibido el mismo Benítez (ya fallecido), Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, José Emilio Pacheco, Cristina Pacheco, Vicente Leñero, Jaime García Terrés, Huberto Batis, Raquel Tibol, Emilio García Riera y, el año pasado, Armando Ponce Tras dejar las páginas de cultura de La Jornada, Peralta fue corresponsal del diario en Madrid, España, por dos años, y después editó la revista “X, cultura y sociedad”, ya desaparecida Actualmente es director editorial de Random House Mondadori-México Ha escrito dos libros: El poeta en su tierra Diálogos con Octavio Paz, De un mundo raro (repaso a la conquista de México desde la perspectiva española) Cada lunes firma su columna “Plumerío” en el diario El Independiente Miriam Vidriales, coordinadora de Prensa y Relaciones Públicas de la FIL, envió a esta agencia la entrevista que su oficina sostuvo con el nuevo galardonado: --¿Cuál es su concepción del periodismo cultural? --Cuando hablan del periodismo a secas, normalmente nos han dicho que es una pirámide invertida y que la noticia tiene que ir en tu primer entrada En el periodismo cultural no existe la pirámide invertida El periodismo que se hace todos los días en las primeras planas de los diarios, que son los asuntos políticos, es imposible que los periodistas culturales puedan trabajar en la misma manera, porque en el periodismo cultural la noticia, exactamente como se entiende, no existe Un verdadero periodista cultural no piensa en la noticia tanto como en la forma en la cual va a escribir una crónica, una simple nota informativa, un reportaje o una entrevista De tal manera que, por decirlo de una forma muy sencilla, la literatura es una pirámide donde no todo mundo cabe en la cúspide, y en el periodismo cultural pasa lo mismo, para poder escribir una buena crónica tenemos que empezar desde la base, y no al revés, como nos dijeron en la escuela, en vender la noticia --Usted forma parte finalmente del legado vivo de Fernando Benítez --Es muy interesante, y a mí me da mucho gusto ganar este premio, en primer lugar porque fui parte de la última generación que recibió clases de Fernando Benítez en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM De mis recuerdos de esa época está el de Rita Macedo, que entonces era esposa de Carlos Fuentes y era una mujer bellísima, esperando en la última aula a que el maestro Benítez terminara de su dar su clase para llevárselo a cenar --Usted, por pertenecer a la generación que pertenece, fue un testigo privilegiado del periodismo cultural en México ¿Lo considera así? --No, privilegiada fue Elena Poniatowska, a quien le tocó toda la generación de los cincuenta, a la que pertenecen Frida Kahlo, María Izquierdo, Carlos Fuentes, Juan Rulfo, Alfonso Reyes, Diego Rivera Yo soy una generación intermedia y quizá por eso me importa mucho rescatar la generación de escritores de los sesenta, que es lo que me corresponde desde el punto de vista cultural, es mi generación --¿Cuál es su opinión del periodismo cultural actual? --Desde que desapareció el último suplemento dirigido por Benítez, que fue “La Jornada Semanal”, y el anterior, que se llamaba “Sábado”, digamos que a partir de los ochenta hubo una crisis de suplementos Crisis que se reflejó hasta hace apenas muy pocos años Hubo un vacío; pero si lo notamos, en los últimos años todos los periódicos de tiraje nacional en este momento tienen un suplemento cultural Creo que los suplementos van a renacer y que las nuevas generaciones tienen el reto de crear el nuevo periodismo cultural, y al sustituto del gran Fernando Benítez, director de suplementos --¿Cómo sueña ese nuevo periodismo cultural? -- Evidentemente moderno, evidentemente pensando de los años sesenta hacia el futuro, sin nostalgia sin rompimiento con los clásicos, pero sí con miras a la literatura de los sesenta para acá, porque si seguimos haciendo suplementos con la nostalgia de los sesenta para atrás, cometeremos lo que sucedió con Los Contemporáneos, con las generaciones de antes de los sesenta, correremos el riesgo de convertirlos en homenajes mortuorios Kahlo, Modotti, están muy bien, pero México tiene más que ofrecer al mundo que sólo eso México es más que eso, ya lo superó y necesitamos estar en tiempo presente --¿Qué opina de la apertura del periodismo cultural, que sigue abrevando la literatura pero recientemente ha adoptado temas de otras vertientes temáticas, en especial hacia los temas sociales? --Lo último que yo tuve en periodismo fue “X, cultura y sociedad”, y mi intención fue que esa fuera una revista que compendiara las artes con un punto fundamental: la palabra sociedad, que implica todas las ciencias sociales, en donde no está excluida la política El gran dossier de los temas nacionales, junto con la cultura en todos sus sentidos, es lo que le puede dar al periodismo cultural su modernidad “Yo me hice periodista cultural porque jamás quise ser un periodista político, y ahora, para ser buen periodista cultural hay que pensar en la política también De ese tamaño han cambiado los tiempos”

Comentarios