Educación a distancia: pasado, presente y futuro

viernes, 17 de octubre de 2003
México, D F, 16 de octubre (apro)- ¿Por qué ahora se habla, cada vez con más frecuencia, de educación a distancia? ¿Es que hace unos años no existía? ¿Cuáles son las razones para que el término se haya puesto de moda? En realidad, educación a distancia siempre ha sido un reto para la humanidad Podríamos decir que con el invento del lenguaje, los seres humanos pudieron por primera vez transmitirse información El paso siguiente, y fundamental en este concepto fue, sin duda, la invención del libro Ahora sí, no se necesitaba estar presente físicamente con quien impartiera un curso (del tema que fuera), para poder acceder a lo que ese personaje sabía La transmisión de la información podía hacerse a partir del elemento remoto, el libro, que podía estar en cualquier parte y cualquier tiempo No obstante, el libro tiene dificultades inherentes, en particular, se requiere saber leer (y escribir) Esto, aunque parece evidente, hace que el libro no sea la mejor herramienta para educar remotamente, a distancia, pues Así, pasó el tiempo y de pronto los medios electromagnéticos nos alcanzaron Primero fue la radio, pero por algún motivo no hay mucha información sobre las posibilidades de este medio para educar a distancia ¿Es que quizás la voz no era suficiente? Probablemente Pero al paso de unos cuantos años más, apareció la televisión y ahora sí, la educación a distancia iba a ser posible Quien creyera lo contrario es que no había entendido (o no había querido entender), el potencial que la TV tiene Quienes estimaron el panorama que la televisión habría para la educación remota animadamente pusieron manos a la obra Se generaron cientos de programas culturales, de enseñanza tanto elemental como más avanzada Finalmente, ni siquiera había que saber leer para encender un aparato receptor de TV y educar a través de sonidos e imágenes, sin importar que dicho receptor estuviese en un rincón de Uganda, en el primer mundo o bien, en las situaciones económicas más desesperanzadoras Con la TV y los satélites artificiales, como “el pájaro madrugador”, parecía ya haber garantía de que los seres humanos podrían educarse sin importar su posición geográfica No obstante lo anterior, parece ser que algo falló en la visión optimista de quienes vieron a la TV como el mecanismo fundamental de la educación remota ¿Qué ocurrió? Entre otras cosas es que –pasada la moda de la nueva TV– la gente no prestaba atención a tanto programa cultural El hombre común, el homo ludens, es decir, el hombre que juega, se aburría de tanta información, de tanta cultura Tal vez necesitaba lo baladí, lo irrelevante en la TV para que ésta pudiese ser más atractiva Sin importar las razones por las cuales la TV tuvo un derrotero espantoso, tan es así que se le estimó como “la caja boba”, parece considerarse un fracaso en lo que se refiere al tema de educación a distancia En mi opinión, lo que realmente le pasó a la TV fue que faltaba un elemento fundamental, al cual llamaremos interacción La TV es un medio de comunicación de una sola vía Alguien transmite una señal y otro la recibe El que la recibe no tiene manera de interactuar con el generador de dicha información de manera directa Claro, puede usar medios alternos, el correo, la visita al centro productor de la señal televisiva, etcétera; pero el problema básico fue que a la TV le falta poder interactuar de manera directa con sus telespectadores Aún así, la televisión no tendría por qué desecharse como elemento importante para el tema de educación a distancia Hay muchos temas que deben ser divulgados y en los que la interacción con quienes los ven no es imprescindible o tan necesaria Como todo en esta vida, hay que considerar cada caso en particular para ver si los medios usados resolverán el problema o bien, habrá que buscar otras alternativas Pero regresando al tema, hoy día, en donde esta moda interminable llamada internet ha hecho su aparición, y que promete quedarse para no irse nunca más, abre de nuevo la posibilidad de la educación a distancia de manera mucho más enriquecida Aquí, curiosamente, el elemento preponderante es la interacción Y sí, aunque en internet podemos ver páginas con luminosas gráficas y textos sobre casi cualquier actividad que le atañe al hombre, lo importante en todo caso es que la red de redes permite que los que ponen los contenidos puedan rápidamente y a un costo muy bajo, conectarse e interactuar con quienes los siguen En cierta medida la red Internet es uan especie de híbrido entre la TV y el teléfono, porque mediante estos dos dispositivos, conectados de manera simultánea, podríamos lograr una interacción entre seres humanos que podría ser muy eficaz Así entonces, de nuevo estos proyectos de educación a distancia prometen renovarse a la luz de estas nuevas tecnologías Consideren una cirugía transmitida a través de la red a miles de médicos interesados en una técnica muy específica Podrían ver las imágenes y escuchar las instrucciones de quien realiza la operación Podría haber un foro en donde se discutirían los pros y contras de semejante intervención médica Podrían los médicos ejecutantes dar cátedra a través de la red, sin necesidad de tener aglomeraciones y llevando a cualquier parte del mundo la información relevante sobre el tema en particular que se trate De hecho, ya hay algunos esfuerzos importantes en este sentido, los cuales serán analizados en su momento Sólo habrá que esperar si no estamos siendo tan optimistas como los que vieron en la TV la fórmula para educar a distancia ¿No estaremos olvidando nosotros algo más?

Comentarios