PLATOS LÁSER: 50 años sin Jorge Negrete

sábado, 29 de noviembre de 2003
México, D F, 28 de noviembre (apro)- Siempre me resultó una intriga inmensa el porqué Jorge Negrete no había dejado un legajo (y legado) magno de canciones, cuando artistas latinoamericanos como Beny Moré, Carlos Gardel o el propio Pedro Infante grabaron miles Sugieren algunos que Negrete, como Rockdrigo, tampoco tuvo tiempo de hacer aquellas cintas, pues supuestamente dedicó su labor (y su hígado también) en favor de la Asociación Nacional de Actores, así como a pelearse con Mario Moreno “Cantinflas”, quien le hacía la vida imposible O por sus películas O por sus giras y mujeres… Morirse es una fatalidad y a veces pienso que el error más grande que pudo cometer Negrete fue despedirse (eso sí, en plena gloria y en plena juventud) sin estipular en su testamento cómo deseaba que su legado fuera distribuido Por supuesto, la muerte es una sorprendente invitada que nadie espera (menos en nuestra casa), y algunos parientes de Negrete han sido, a la larga, los verdaderos culpables de que la herencia musical de Negrete esté mal distribuida entre nosotros, ¡oh, simples mortales! y admiradores de su obra Por ejemplo, se cuenta que su hermano David Negrete era muy vivillo y por ende, muy pillo, pero que muy especialmente la tía Consuelito Negrete se adueñó de lo que había grabado Jorge Negrete y que firmó un contrato otorgando a Orfeón los derechos de algunas de sus canciones La verdadera heredera del inmortal “Charro Cantor”, Diana Negrete, entró en acción sólo desde 1962 (tenía 20 años de edad) con los de la RCA, disquera para la cual Negrete grababa, y entonces se enteró que la famosa tía Consuelito había vendido algo de aquella herencia sonora a Orfeón Años más tarde la muy trucha tía Consuelo pidió perdón a Dianita, pero el daño se prolonga hasta medio siglo después que Negrete muriese, en el Hospital Cedros de Líbano en Los Ángeles, luchando contra una cirrosis fatal tras haber ido a ver una pelea de “El Ratón” Macías allá, y cuando se disponía a trabajar para poder pagarle sus placeres y joyas a su esposa (la tercera), “La doña” María Félix… Hoy día, tanto RCA (ahora BMG, que en nuestro país es manejada por la empresa Bertelsmann de México) como Orfeón, son las únicas disqueras que supuestamente pueden difundir las piezas de estudio que registró Negrete y de sus películas (si bien Diana rescató hace tiempo unas históricas cintas de Negrete en su querida La Habana, con el Trío Los Calaveras) Total, que hará unos pocos años Orfeón publicó un disco que contenía canciones gloriosas del ídolo guanajuatense en CD, pero quién sabe a qué “genial” productor de Orfeón se le ocurrió “doblar” los mariachis con más trompetas, para darle un arreglo “más moderno”, y el resultado fue un pésimo producto, sin notas informativas ni material realmente esclarecedor del CD Un fiasco y, por decir lo menos, una asquerosidad sonora y falta de respeto a la memoria de Negrete Los de BMG también tienen su historia, pues a sus “brillantes” directivos se les juzgará con el tiempo debido a que nunca hicieron una edición especial para conmemorar los 50 años de Jorge Negrete (por aquello de que pensaban en José Alfredo, quien también cumplió años en el casi difunto 2003) Tache a estos mercachifles chafas de la industria fonográfica, pues ambas disqueras jamás han podido entregar todo el catálogo de las canciones de Negrete Supuestamente, esta colección debería comprender las siguientes melodías, que fueron grabadas por el gigante ídolo guanajuatense en una discografía que no existe para sus fans: 1943) “El azotón”, “El topetón”, “Serenata tapatía”, “Coplas de retache”, “La torcida”, “Ya perdí la cuenta”, “Tentación de amor”, “Mil veces adiós”, “Travesura”, “Así se quiere en Jalisco”, “Bonita Guadalajara”, “Yo soy mexicano”, “Esos Altos de Jalisco”, “Polvo de estrellas”, “Un momento”, “Golondrinas de Capistrano”, “Rose Marie”, “Parece mentira”, “La brisa y yo”, “Acércate más”, “Canción cubana de amor”, “Sobre la playa”, “Amor indio” y “Begin The Beguine” 1944) “El sueño”, “Carta de amor”, “Aunque me cueste la vida”, “Hasta luego”, “Perjura” y “Cuando quiere un mexicano” 1945) “Adiós Pampa mía”, “Si tú te enamoras de mí”, “Noche plateada”, “Preciosa”, “Fiesta mexicana”, “Chaparrita cuerpo de uva”, “Hasta que perdió Jalisco”, “Aunque lo quieran o no”, “Amor de mi amor”, “Corrido de Jorge Torres”, “El ahijado de la muerte”, “Canción vaquera”, “No sé por qué”, “Qué te cuesta”, “Al diablo con las mujeres”, “Vengo a verte otra vez”, “Torna Sorrento”, “Quihubo, quihubo, cuándo”, “Maigualida”, “Me he de comer esa tuna”, “El día que me quieras”, “Tequila con limón”, “Y dicen por ‘ai” y “El charro mexicano” 1948) “Ojos tapatíos”, “La Valentina”, “Amanecer ranchero”, “Hermosas fuentes”, “El pagaré”, “Juan Charrasqueado”, “¡Ay, Jalisco, no te rajes!”, “Cocula”, “El desterrado” y “La chancla” 1950) “Qué suerte la mía”, “México lindo y querido”, “La que se fue”, “San Luis Potosí” y “Ella” 1951) “Flor de azalea”, “Soy feliz”, “Canción de los vaqueros”, “Entre suspiro y suspiro”, “Despierta”, “La negra noche”, “Amor con amor se paga”, “El hijo del pueblo”, “El rogón”, “Sólo Dios”, “Parranda larga” y “Paloma querida” 1953) “El jinete” A que no las tiene usted todas, pero, por cierto, ¿serán todas? Por lo pronto, este 5 de diciembre se festeja el tostón sin el magnífico barítono Jorge Negrete, una de las bendiciones musicales de este México lindo y querido que lo vio nacer

Comentarios