Revaloran las misiones restauradas en Baja California

jueves, 6 de noviembre de 2003
Mexicali, B C, 5 de noviembre (apro)- Los trabajos de preservación que desde 1996 se han realizado en las misiones jesuitas, franciscanas y dominicanas (construidas entre 1752 y 1834) que se encuentran a lo largo de Baja California Sur y Baja California, México, y California, Estados Unidos, da ahora más valor a dichos monumentos históricos, consideró la arqueóloga Julia Bendímez Patterson, directora del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)-BC El INAH creó en ese año el corredor histórico Camino Real Misionero de las Californias (Carem), cuyo objetivo no es sólo conservar estos edificios históricos, también el entorno natural y la cultura en dichos lugares En entrevista, Bendímez Patterson cuenta que el camino real inicia con la misión de Nuestra Señora de Loreto de Conchó, de ahí se desplaza por sierras y costas hacia los cuatro puntos cardinales, finalizando en el norte, hasta llegar a Sonoma, California, Estados Unidos Y puntualiza: “En total son 62 misiones, y en Baja California Norte hay 18, de las cuales hemos podido, desde 1996, atender de manera satisfactoria a 10 Hay misiones que debemos tomar en cuenta lo más pronto posible porque están en lugares que no son accesibles, por ejemplo la de Santa María de los Ágeles Para llegar a ella hay que hacer una caminata muy larga, pero no es tan frágil como otras que están a un lado de la carretera o que tienen ranchos encima o poblados alrededor “En 1997 se inician los trabajos con el apoyo del gobierno del estado y del INAH Se invierte una cantidad que no tenía precedente jamás para las misiones Con ese recurso se pudo hacer primero limpieza de los sitios porque estaban totalmente llenos de basura, de desechos; luego se hicieron caminos peatonales, se instalaron letreros y, en algunos, se colocaron casetas de vigilancia” Explicó que las misiones dominicas fueron construidas de adobe y abandonadas entre 1834 y 1850: “Desde entonces y hasta que entramos en escena habían estado expuestas; la gente de los ranchos que estaba cerca utilizaban los materiales, no les daban la importancia Son 11 sitios dominicos y su deterioro fue tremendo, a tal grado que quedaron sólo unos montones de tierra y paredes incompletas Investigadores e historiadores bajacalifornianos o extranjeros demandaban que les hiciéramos caso, pero no podíamos conseguir el recurso para invertirlo porque las veían como algo que no tenía caso ni conservar, porque ya no existían Pero cuando nace el Carem y empieza una atención, comenzaron a tener más importancia” Entonces, en 1997 inician los planes de arqueología histórica en tres sitios misionales: El Descanso, El Rosarito y San Vicente Ferrer “Con las temporadas de arqueología histórica --señala-- hemos podido entender mejor la distribución que tenían las misiones en la época misional Se descubren las áreas: la iglesia, los lugares del trabajo, como la cocinas o los almacenes, talleres, en fin” Además, el Carem está apoyado por la Fundación Carem, asociación civil encargada de buscar financiamiento para los proyectos También, a decir de la arqueóloga, se formaron comités Carem en las misiones que han sido intervenidas, son las que están al lado de la carretera: “Hemos impartido cursos y talleres y les hemos otorgado un manual con el cual se pueden guiar para saber qué se puede hacer y qué no; por ejemplo, no se permite hacer hoyos en los sitios, en fin” Sobre el mantenimiento, informa que se colocan capas de sacrificio, es decir, se hacen capas de abobe con cal y se aplican a los sitios: “Duran ocho meses Es para que sobrevivan a las lluvias, pero este año les fue bastante mal”

Comentarios