REPORTE: Demasiadas ciudades en el patrimonio mundial

lunes, 29 de diciembre de 2003
* Piden expertos se inscriban en la lista de la UNESCO otro tipo de sitios * El patrimonio moderno es poco representado México, D F, 29 de diciembre (apro)- Entre los primeros sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO se encuentran la Catedral de Aiz-la Chapelle, en Alemania; las monumentales pirámides de Gizeh y la necrópolis de Memphis, en Egipto; el Centro Histórico de Split y el Palacio de Diocleciano, en Croacia Ahora, en los albores del siglo XXI, se discute si deberían incluirse en la ya extensa lista sitios que, de alguna forma, marcaron las costumbres, formas de vida y hasta de entretenimiento de la civilización occidental en la centuria pasada Es el caso, por ejemplo, del primer establecimiento de la cadena de hamburguesas McDonald’s, el parque de diversiones Disneyland y la ciudad de las grandes apuestas, Las Vegas Y es que el predominio de ciudades y monumentos históricos, así como de sitios y zonas arqueológicos en la afamada lista mundial, ha hecho que los expertos, incluso los propios integrantes del Centro del Patrimonio Mundial y del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), analizaran la pertinencia de incorporar nuevas categorías patrimoniales Con la lista podría decirse lo que con los hospitales psiquiátricos: “No están todos los que son”, ya que los especialistas han reconocido la ausencia o escasa representación de paisajes agrícolas y vitivinícolas, la trashumancia, la arquitectura vernácula y los monumentos religiosos no asociados al cristianismo, como los del Islam, budismo, hinduismo y judaísmo, así como la arquitectura moderna Se ha señalado también el poco balance entre los sitios culturales y naturales, pese a que la Convención atañe a los dos tipos de bienes patrimoniales México, por ejemplo, cuenta con 23 sitios inscritos, 21 de ellos son culturales y sólo dos naturales: la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, zona de bosques tropicales, manglares y pantanos con una zona marina localizada en Yucatán, y el Santuario de las Ballenas de El Vizcaíno, con las lagunas costeras Ojo de Liebre y San Ignacio, en la península de Baja California En cambio, tiene nueve ciudades o poblaciones históricas: México y Xochimilco, Puebla, Oaxaca (inscrita junto con la zona arqueológica de Monte Albán), Zacatecas, Morelia, Guanajuato, Tlacotalpan, Campeche y Querétaro Tiene ocho sitios arqueológicos prehispánicos: Palenque, Teotihuacán, El Tajín, Uxmal, Chichén Itzá, Xochicalco, Paquimé y Calakmul El propio INAH reconoce ahora que la inscripción conjunta del centro de Oaxaca y Monte Albán, así como la del centro de la Ciudad de México con Xochimilco, fue “un claro error, pues son sitios con diferentes características” Más aún, están distantes En el caso del Distrito Federal ha ocurrido que mientras el gobierno de la ciudad está invirtiendo en la recuperación del Centro Histórico, Xochimilco ha recibido llamadas de atención respecto de su posible inclusión en la lista del Patrimonio en Peligro Monumento a la banalidad En su libro “El Patrimonio Mundial Cultural y Natural”, publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, en el 2001, el arquitecto Salvador Díaz Berrio, promotor en su momento de la inscripción de los 14 monasterios ubicados en las laderas del volcán Popocatépetl, entre otros sitios, señala: “Las proporciones de inscripción de ciudades históricas, centros o sectores urbanos históricos son las que han generado cierto desconcierto no sólo en algunos miembros del comité, sino en el propio ICOMOS Por una parte se han manifestado opiniones, algunas mesuradas y razonadas, señalando que hay una sobrerrepresentación de ciudades en la lista” El investigador, exfuncionario del INAH, relata en el texto que el mismo ICOMOS, “al conocer que entre los sitios que se presentaban para inscripción en 1996 se encontraba la ciudad mexicana de Querétaro, llegó a decir: ¡Oh no! ¿Otra ciudad latinoamericana más?” Explica que, para los representantes de otros países signatarios de la Convención del Patrimonio Mundial, establecida en 1972, es incomprensible que se inscriban “tantas ciudades coloniales de América Latina cuando prácticamente son todas iguales” En la pasada reunión “La representatividad en la Lista del Patrimonio Mundial”, celebrada del 12 al 16 de diciembre en Querétaro, Nuria Sanz, especialista de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro del Patrimonio Mundial, adelantó que en meses próximos ese organismo presentará un informe sobre el patrimonio latinoamericano, en el cual se registra también la sobrerrepresentatividad de los centros históricos Puso el dedo en la llaga al señalar que el informe mencionará los peligros que enfrentan algunos de ellos, como Cartagena de Indias, en Colombia; La Antigua, Guatemala, en donde --dijo-- se pretende construir un gran mall, y Puebla, donde se quería construir un estacionamiento subterráneo en pleno Centro Histórico En esta reunión se dejó asentado que el proyecto no se llevará a cabo porque INAH no lo autorizó Sobre el tema de las ciudades históricas, el representante de Argentina, Alfredo Conti, vicepresidente del ICOMOS de aquel país sureño, comentó incluso que pareciera que el urbanismo en los países latinoamericanos se hubiese acabado con las independencias y la liberación del colonialismo español Según los registros de la Lista del Patrimonio Mundial, Estados Unidos tiene un mejor balance entre sus sitios naturales y culturales Cabe señalar que no todos están dentro del territorio demarcado por Canadá y México En la primera categoría cuenta con diez inscripciones, entre ellas el Gran Cañón de Colorado, los volcanes de Hawai, los parques de Yosemite y Yellowstone Entre su patrimonio cultural están la ciudad histórica de San Juan de Puerto Rico, los sitios arqueológicos Mesa Verde, Cahokia Mounds y el Pueblo de Taos, El Parque Nacional Histórico de Chaco como paisaje cultural, y como patrimonio moderno la Estatua de la Libertad En Querétaro, el representante de Estados Unidos, Gunny Harboe, especialista en Patrimonio Moderno, habló de varios ejemplos de rascacielos de ciudades como Chicago y Nueva York que podrían ser presentados como candidatos a la lista mundial, así como los puentes colgantes de Brooklyn y el Golden Gate Indicó también que en la lista debería estar ya el edificio de la Organización de Naciones Unidas (ONU), quizá no por sus valores estéticos sino por lo que representa como unidad del mundo, y dijo que tendría que ser considerado no un sitio de Estados Unidos, sino de los países miembros del organismo internacional Gunny fue quien planteó que podrían contemplarse como patrimonio Disneyland y Las Vegas, lo que provocó que otros participantes preguntaran si iba a comenzar a incluirse en la lista mundial “la banalidad” El especialista estadunidense respondió que habría que ser objetivo y valorar lo que ha tenido impacto en el mundo y que “para bien o para mal” es una realidad El verdadero fin América Latina tiene menor representatividad en el patrimonio universal que Europa, e incluso que la región Asia Pacífico La lista está encabezada por México con 23 sitios, seguido de Brasil con 16, Perú con 10, Argentina y Cuba con 7 cada uno, Bolivia con 6, Colombia con 5 y Ecuador con 4 Son varios los países que tienen sólo un sitio, entre ellos Belice, Haití, El Salvador, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay Dice información del INAH: “Los Estados parte de América Latina y el Caribe han tenido, hasta el momento, una presencia bastante desequilibrada en la Lista del Patrimonio Mundial Prueba de ello es que de los 31 países de esta región, inscritos en la Convención, sólo 258% mantiene un interés constante en la protección y conservación de sus sitios de valor universal excepcional; 516% mantiene una mínima presencia en el contexto mundial, y 225% restante no ha preparado ningún expediente de nominación” Entre los Estados que no han presentado candidaturas están Antigua y Barbuda, Barbados, Granada, Guyana, Jamaica, Santa Lucía y San Vicente, y las Granadinas De los 138 bienes de América (incluyendo Canadá y Estados Unidos), 87 son culturales, 48 naturales y tres mixtos Y ciertamente son más las ciudades históricas: 37; le siguen 22 sitios arqueológicos, 4 monumentos aislados o en conjunto, 3 sitios de arte rupestre, 4 de patrimonio moderno, igual numero en paisaje cultural, un sitio histórico, una ruta cultural y uno en la categoría de bien compartido En el campo moderno están representadas la Estatua de la Libertad, de Estados Unidos; la ciudad de Brasilia, Brasil; la Universidad de Caracas, Venezuela, y la ciudad portuaria de Valparaíso, en Chile México presentó apenas a principios de este año la casa del arquitecto Luis Barragán, que se espera sea declarara en julio del 2004, en China En los planes originales estaba presentar este inmueble de la Ciudad de México, junto con las casas que el arquitecto Juan O’Gorman diseñó para los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo en San Ángel Inn, pero el expediente no se completó a tiempo y frustró la candidatura La Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO asciende ya a 754 bienes, pertenecientes a 129 naciones de las 176 que han ratificado la convención La inclusión de nuevas categorías de patrimonio y construcciones modernas hace reflexionar en la actualidad a los especialistas sobre los límites y requisitos que debe tener un bien cultural o natural Se dijo en la reunión en Querétaro que nada es estático y que el concepto de patrimonio no puede ya ser el mismo que se tenía en los sesenta del siglo XX Las propuestas de Gunny Harboe sobre Disneyland y Las Vegas sin duda causaron escozor en algunos puristas; otros, en cambio, piensan que siempre que las comunidades reconozcan sus lugares como patrimonio, deben ser considerados así Para otros especialistas uno de los criterios debe ser la imperiosa necesidad de preservar los bienes El arquitecto Díaz Berrio señala en su libro que el término “patrimonio de la humanidad” ha sido utilizado sobre todo para fines publicitarios y en los medios de difusión, pero no aparece como tal en la Convención del Patrimonio Mundial Y advierte que es frecuente la distorsión de celebrar “el estar” en la Lista del Patrimonio Mundial: “Como si ese fuera el objetivo que se tratara de alcanzar, cuando la lista no es un fin o un objetivo, sino sólo un medio o un instrumento más para lograr otro fin que es el verdadero objetivo de la convención” El objetivo es la protección del patrimonio, aclara: “Es muy sencillo ver entonces que el propósito es el de proteger, no el de hacer listas”

Comentarios