Las cenizas de Juan García Ponce estarán un tiempo en su casa

martes, 30 de diciembre de 2003
México, D F, 29 de diciembre (apro)- En el Panteón Español, hoy fue cremado el cuerpo del novelista, ensayista, traductor y crítico de arte Juan García Ponce, fallecido el pasado 27 de diciembre de un paro respiratorio Una hora antes, su hijo, Juan García Oteyza, informó que las cenizas del autor de “La presencia lejana”, “El gato”, “Encuentros” y “Cruce de caminos” serían trasladadas a la casa del escritor, donde permanecerán un tiempo, porque aún la familia no ha pensado dónde depositarlas En tanto, María Luisa Herrera, su asistente, amiga y discípula, comentó que durante los 13 años que convivió con García Ponce, el escritor publicó “Pasado presente” (novela), “Ante los demonios” (ensayo), “Cinco mujeres” (cuentos), “Personas, lugares y anexas” (ensayo autobiográfico), “De viejos y nuevos amores” (ensayos viejos y nuevos) y “Entre las líneas, entre las vidas” (biografías de escritores) Además, recordó, hizo ensayos para revistas y periódicos Juntos trabajaron durante un año en las obras completas que el Fondo de Cultura Económica lanzará desde enero próximo, en ese mes se presentará el primer tomo: “Armamos los volúmenes Le dimos un orden distinto a las obras, no están cronológicamente, sobre todo los ensayos También realicé algunas notas para los libros” Aclaró que no es escritora, pero le gustaría hacer un libro sobre el también dramaturgo, “tal vez lo haga porque hay muchas cosas que decir” García Ponce nació en Mérida, Yucatán, el 22 de septiembre de 1932 y durante tres décadas luchó contra la esclerosis múltiple En 1958, cuando llevaba un documento de protesta a las oficinas de “Excélsior”, fue detenido por la policía porque lo confundieron con Marcelino Perelló, miembro del Consejo Nacional de Huelga Su asistente lo recordó como un hombre que siempre fue fiel a sí mismo, a sus convicciones e ideas, y a su amor por la literatura “Era muy culto --resaltó--, pero no todo el tiempo hablaba de literatura, pintura o arte También platicaba de otras cosas importantes para él: de su familia, amigos, el futbol, el béisbol, nos gustaba, apostábamos y veíamos los partidos juntos” Siempre, señaló, escribió de lo que le producía placer, amor y le sorprendía, “rara vez escribió en contra de alguien o contra una obra, eso no le gustaba Escribía para compartir algo que le hubiera fascinado” Para ella, la novela “Crónica de la intervención” es única, “no sólo porque es una obra de grandes proporciones, sino por lo que implica y lo que contiene; el erotismo que destaca Juan es innegable, pero hay más elementos en su obra” En la funeraria Gayosso de Félix Cuevas fue velado Asistieron los escritores Gabriel García Márquez, Aline Peterson y Juan Villoro; el poeta Jaime Moreno; el crítico de arte Santiago Espinosa de los Monteros; los artistas plásticos Miguel y Francisco Castro Leñero, Manuel Felguérez, Roger von Gunten; y el escultor Fernando González Gortázar, entre otros Conmovido, Villoro mencionó que fue un escritor importante porque dio a conocer a autores alemanes, le interesó mucho la literatura de ese país Según él, hizo uno de los primeros ensayos en el país sobre Henry Millar Continuó: “Trabajó mucho el tema del erotismo Fue esencial para dar a conocer a la nueva generación pictórica que se llamó de la ruptura, de la pintura abstracta en México, para que fueran entendidas A parte de todo esto creó una obra monumental La narrativa de García Ponce tiene un sello extraordinariamente personal, desde sus primeros cuentos hasta sus obras últimas Dejó una novela interesante, ‘Crónica de la intervención’, ahí discute ideas, sobre todo de cuál es el sentido del arte; también tiene planteamientos eróticos y la idea de la trasgresión que tanto le interesó En el espacio del relato breve dejó libros extraordinarios, uno de mis favoritos es ‘La noche’” Después rememoró que escribió el guión del mediometraje “Tajimara”, dirigido por Juan José Gurrola Actuaron Pilar Pellicer y Claudio Obregón Ahí se abordó con un tono moderno el tema del incesto “Fue una persona de enorme vitalidad No quisiera dejar de recalcar el ejemplo ético de él, porque en circunstancias físicas, extraordinariamente adversas, dejó una producción bastísima Todos los días con una heroicidad enorme se dio así mismo una vitalidad que no le daba el cuerpo Juan García Ponce es una lección épica de entender la literatura como placer”, afirmó

Comentarios