DANZA: De nuevo el ballet al Auditorio Nacional

jueves, 6 de febrero de 2003
México, D F (apro)- La peor desgracia para un arte tan sofisticado como el ballet, es haberse convertido en objeto de lucro para los empresarios que con tal de ganar dinero, lo sacrifican todo Es una tristeza, porque en esta ocasión los empresarios que han traído sistemáticamente el Kirov a México, modificaron el esquema de traer un ballet completo para traer una super gala con grandes figuras de la danza mundial La tristeza radica en que en el Auditorio Nacional es imposible disfrutar de una buena función de ballet Esto, desde cualquier perspectiva Por ejemplo, si uno es de los afortunados en tener boletos de primera fila, jamás podrá verle los pies a los bailarines La isóptica del Auditorio está delineada para no dar importancia a detalles, como el movimiento que se desarrolla de las rodillas para abajo, o el de una mirada fija en una mano Pero si a uno le toca más atrás, no podrá ver nada a detalle, a menos que utilice de tiempo completo prismáticos o mire de tiempo completo la pantalla gigante Si sus boletos son de segundo piso, realmente el gasto es enorme para la poca visibilidad que tendrá de los gestos de los bailarines También, la boca escena es demasiado grande, los bailarines no están acostumbrados a bailar en espacios para conciertos musicales y se desconciertan En esta ocasión, lo más triste del asunto, es que los organizadores traerán al sobrenatural bailarín de origen cubano Carlos Acosta Estrella del Royal Ballet, Acosta es un portento Su capacidad física e interpretativa se equiparan a la de artistas del nivel de Nureyev, Baryshnikov o Vasiliev Verlo bailar en vivo y en su mejor momento es un privilegio único Qué lástima que sea en el Auditorio Nacional Hubiese valido la pena haber realizado funciones en la sala Miguel Covarrubias, de la UNAM, o en el Palacio de Bellas Artes, donde los espectáculos de este tipo deben de verse

Comentarios