CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Soy Espía", sin mucho que ofrecer

jueves, 6 de marzo de 2003
México, D F (apro)- Hubo una época en que Eddie Murphy era una garantía en las películas de comedia ¿Quién no recuerda cintas como “De mendigo a millonario” o ”Un príncipe en Nueva York”, que en los años ochenta arrancaron carcajadas que aún se oían a los inicios de los noventa? Pero esas épocas pasaron y “Soy Espía” (“I Spy”, EU, 2003), no tiene nada que ver con la calidad de aquellas cintas Por lo que es mejor esperar la salida del video y disfrutarla en la comodidad del hogar Eddie Murphy interpreta al campeón de boxeo de peso medio, Nelly Robinson, un afroamericano soberbio, al estilo Mouhammed Ali, lleno de dinero y mujeres hermosas El campeón es llamado por el presidente a una misión especial: trabajar junto con Alex Scott (Owen Wilson), un agente bastante tímido y medio “chambón”, para recuperar un avión espía del gobierno estadunidense, que si cae en malas manos podría poner en jaque a Estados Unidos o a cualquier otro país aliado “Soy espía” raya en ocasiones en lo absurdo, al estilo de las películas de Leslie Nielsen como “Y dónde está el policía” o “Austin Powers”, donde los chistes “fársicos” rompen por completo con la lógica de la realidad y de la historia Pese a todo, la trama se mantiene, bastante diluida por chistes que sólo distraen, y hasta se introduce una historia de amor, y una dosis de acción digna de una película de Bruce Willis, como “El quinto elemento” o “Duro de matar” Ello da a la cinta un carácter especial, pero no por eso resulta mejor Sí, se ríe uno con los chistes, pero no son éstos los que sustentan la cinta, debería ser la trama, pero su falta de ingenio y el hincapié que se hace en los gags la vuelve aburrida, con todo y que, a veces, la dosis de acción llega a emocionar Lo más rescatable es la relación de esta pareja dispareja –Murphy y Wilson, quien ha aparecido en cintas cómicas exitosas como “La familia de mi novia” y “Zoolander”, y al lado de Jackie Chan en “Shanghai Nights”-- en donde surgen las cosas más chistosas de este juego de opuestos, y en las improvisaciones de Murphy, quien escogió una mala historia, lo cual no quiere decir que haya perdido el toque Suerte para estos dos cómicos la próxima vez; o más bien, que lean el guión dos veces antes aceptar aparecer en una cinta

Comentarios