BUZON DE APÓCRIFOS: Moscas

martes, 10 de junio de 2003
México, D F (apro)- Brrr (zumbido irritado) ¡Lo que me revienta es que el hombre se crea parido por los dioses, que se considere el rey de la creación! Brrr (zumbido irónico) ¡Y lo es! Brrr (zumbido furioso) ¿Cómo? ¡No la friegues! Pues sí, ya que en cuanto a estupidez y bestialidad, es más imbécil y brutal que cualquier otro animal Al escuchar estas singulares expresiones, paré la oreja y dirigí la vista para identificar quiénes eran los que hablaban Vi a dos moscas paradas frente a frente sobre mi mesa No me moví para no espantarlas y ver en qué terminaba su plática Una era más grande y gorda, la otra; en la trascripción que les ofrezco de su parla, indico con una G y una P los respectivos decires de las mismas --G: Piensa El hombre es tan superior a todos los animales, que es capaz, y en infinitos casos así lo hace, de convertir la competencia en hostilidad, por lo que frecuentemente no se queda, en eso de la sobrevivencia del más apto, en despojar o matar para sobrevivir, como lo hacen los depredadores, sino que sublima el sentido de agresión y llegar a convertirlo en violencia fría y científicamente planeada sin detenerse en la tortura mental o física de los de su especie, conminando en el asesinato no sólo individual, sino que, si lo considera conveniente para sus intereses, incluso, colectivo con las guerras, sean éstas justas o no, legales o ilegales --P: ¡Ah, caray! Pues sí Ningún depredador, después de haber comido, se dedica a mutilar otras piezas que escaparon a su acoso Ningún enemigo nuestro se entretiene y complace en arrancarnos las alas o las patas o nos tiende horribles trampas donde agonizamos por horas y horas, como lo hacen los hombres Nuestros enemigos nos comen o nos espantan y si logramos escapar, no pierden el tiempo en perseguirnos obstinadamente --G: ¡Verdad! Dime, ¿cuándo has visto que nosotras nos agrupemos, que formemos bandas o tribus para luchar a muerte contra otros de nuestra especie para despojarlos de alguna exquisita carroña, para desalojarlos de un basurero? Eso sólo puede hacerlo un ser superior: el hombre ¡Y hasta ha hecho toda una filosofía de vida de ello! Hay sujetos, que llaman investigadores científicos y políticos, que han dicho que las guerras son inevitables para el hombre, que abogan por ellas por su utilidad, ya que, según esa teoría, las guerras canalizan hacia otros el instinto de agresión, la violencia y con ello cohesiona, fortalece y conserva los lazos sociales del grupo, la nación e incluso de las civilizaciones ¡Qué te parece? --P: Brrr (zumbido entusiasmado) ¡Ah, caray! Ahora entiendo la genialidad de mister Bush y sus incondicionales aliados, Blair y Aznar Por fin me explico todo el programa de guerras preventivas anunciado por Bush y sus denodados aliados, ¡y el que los tenga! Pero ¡carajo! Me asalta una duda ¿Es que el hombre no ha aprendido nada con nuestro trato? ¿No le sirve de nada, no sabe sacar partido del hecho que muestra y confirma que se cazan más moscas con miel que con vinagre o hiel? ¿Por qué? --G: Ya te lo dije antes, porque es el rey de la creación, o sea, que no hay animal que lo aventaje en eso de, de --P: ¡No sigas! ¡Pucha, entiendo, ya! --G: Y eso no es todo, hay más hechos que demuestran esa su superioridad Es el único ser que con entusiástica audacia, conscientemente destroza la naturaleza, reduce a escombro ciudades y asesina a semejantes, justificando todo eso con otra extraña teoría: la de la destrucción creadora, sin tener en cuenta que puede salirle más caro el caldo que las albóndigas Piensa Con los miles de millones de dólares gastados en la guerra de Irak, muy bien la única potencia hegemónica actual del mundo que encabeza mister Bush, pudo haber acabado por otros medios con el gobierno iraquí y, al mismo tiempo, haber donado unos milloncejos para aliviar la miseria de tantos países que llaman subdesarrollados Con ello y el poder hegemónico que detenta en los medios de información y de diversión, se puede pronosticar, sin necesidad de ser ningún Nostradamus, que hubiera conseguido todas sus metas sin despertar sospechas, desconfianzas ni resquemores de tantos y hasta quizás de los mismos que sufrieron su brutal y cruel liberación: los iraquíes --P: Brrr (zumbido de desaliento) ¡Qué gacha contradicción! --G: Pues aún hay otra paradoja más curiosa Resulta que por esa su superioridad, la de ser el rey de la creación porque en cuanto a estupidez y brutalidad supera a todos los otros animales, y como el poder aumenta y afirma esos atributos, tenemos que el mister Bush, al imponer por la fuerza uno de los más singulares descubrimientos humanos, que dice ser uno de los que más aprecia, digo, por querer imponer contra viento y marea la democracia en el mundo, la está convirtiendo en “coprocracia” y de seguir así las cosas, con guerras preventivas y más y más medidas de seguridad, mucho me temo que eso que el hombre llama globalización no sea, al final de cuentas, más que el Imperio de la “coprocracia” o sea, un reinado de la mierda Estimados lectores, por írseme agotando el espacio, aquí le corto la transcripción de la particular plática de mis moscas Por si les interesa saber cómo terminó, prometo escribir otra carta para este sufrido buzón Con toda mi consideración y afecto EL DOCTOR DOLITTLE

Comentarios