BUZÓN DE APÓCRIFOS: "De máquinas y maquinaciones"

lunes, 29 de septiembre de 2003
México, D F (apro)- Desafortunados congéneres: llegado es el tiempo en que visitamos las negras ropas de luto, lloremos y de que nuestros gritos de desesperación alcancen el cielo, pues el fracaso con que terminó la reunión de la Organización de Comercio en Cancún (OMC), dio a la madre de todas máquinas en la ídem Como nadie mínimamente interesado ignora, dicho fracaso de la OMC se debió básicamente a que no se consiguieron acuerdos significativos para reducir las barreras comerciales a los productos agrícolas de los países menos adelantados, ya que, por una parte, gobiernos de naciones ricas como Estados Unidos y la Unión Europea, no están dispuestos a eliminar los subsidios con los que favorecen y protegen a sus agricultores y, por otra, los representantes de los países menos desarrollados y pobres, ya no están tan dispuestos a permitir que, con el pretexto de la libertad de mercado, se les sigan imponiendo condiciones que resultan desastrosas para sus campesinos en particular y, en general, para sus ciudadanos Posiciones lamentables, pues de persistir y no resolverse, el objetivo de la OMC, que es el de velar por el comercio mundial de bienes y servicios, será sueño resuelto en pesadilla, camino empedrado de buenas intenciones que sólo servirá para que vayamos al infierno, pues ese final en tablas, como se dice en ajedrez, es una catástrofe para la madre de todas las máquinas: el hombre No exagero, no Reflexionen ¿Quién es el creador de todas las máquinas habidas? ¡El hombre! ¡La humanidad! Y recuerden al respecto que estudiosos y especialistas en el tema, han dicho y demostrado que, en cierto modo, el hombre, la humanidad en su conjunto, somos una especie de máquinas, como lo puede ser una de vapor o diesel, por lo que los seres humanos necesitamos combustible, y el combustible de la humanidad es lo que denominamos alimento, lo que comemos; que también debemos tener en cuenta y no olvidar, que los humanos, como máquinas, requerimos dos clases de alimentos: en primer lugar, los alimentos ricos en energía como combustible, y en segundo, los alimentos protectores que necesitamos para mantener la máquina humana en las mejores condiciones posibles También hay que recordar y tener presente que, como lo han dicho los estudiosos del tema, “que un niño que no come lo suficiente y no ingiere las calorías y proteínas necesarias para su desarrollo, será enfermizo y poco productivo como adulto (si llega a sobrevivir al hambre, claro), y que las deficiencias graves en su nutrición, propias de la pobreza, en especial de la extrema, afectan de manera irreversible a su desarrollo mental”… y que “incluso un adulto bien alimentado en su infancia, si por carencias que gusten y manden no alcanza una dieta suficiente, no podrá mantener la salud y la eficiencia corporal…” Reflexión al margen: en el pasado, la madre de las máquinas, la humanidad, contó para resolver sus problemas de sobrevivencia con ella misma, inventando máquinas Considero que a estas alturas del partido, cuando como nunca antes podemos potenciarla para que rinda como jamás anteriormente, es estúpido e incluso criminal que por intereses privados se desperdicie tanto capital humano Ante estas realidades irrebatibles y terribles, me pregunto: ¡por cien mil carazos a caballo!, ¿por qué la OMC no cumple con los objetivos para los que fue creada y más bien se presta y sirve para debates que si a alguna parte llevan, se a que los intereses de los menos, los ricos, las empresas trasnacionales, prevalezcan sobre las necesidades de la inmensa mayoría, de los más y más jodidos y, por añadidura, como bien se sabe, los friegue más imponiéndoles el consumo de sus productos transgénicos? Bueno, esto piensa este servidor, ¿y ustedes? Repito: ante estas realidades innegables y atroces, digo si no es llegado el tiempo de que en la OMC se dejen a un lado las maquinaciones y llegue a serios acuerdos que reconozcan, respeten y garanticen por igual, sin discriminaciones ni proteccionismos partidarios, a los productores agrícolas y ganaderos del mundo para así tener una base firme y común que fomente y asegure la generación del combustible necesario para la madre de todas las máquinas, el alimento para todos los habitantes de la tierra De no ser así, más vale que Dios nos coja confesados Esto es lo que pienso en lo personal, ¿y ustedes? Con todos mis respetos y consideraciones LIGORIO D’REVUELTAS PD ¡Ah!, se me estaba olvidando el clavo que remacha mis argumentos: hay que tener en cuenta que algunos estudiosos del tema afirman que la supresión o simple disminución de las barreras al comercio agrícola por parte de Estados Unidos y la Unión Europea, podrían generar ganancias de 400 mil a 700 mil millones de dólares anuales a los productores agrícolas de los países menos desarrollados, cantidad que supera por mucho la ayuda otorgada por los países más ricos a los más pobres ¿Qué les parece? Vale

Comentarios