LOS PASOS PERDIDOS: Alessandro Baricco y la danza

martes, 30 de septiembre de 2003
Berlín, (apro) - Durante el Tercer Festival Internacional de Literatura llevado a cabo en esta ciudad del 1 al 21 de septiembre, todas las miradas estuvieron encima de Alessandro Baricco No sólo porque lo obra literaria del italiano se ha convertido en un best-seller, sino porque sus exposiciones siempre están llenas de anécdotas autobiográficas e intentos vanos de dar explicación a las extrañas conductas que asumen los personajes de sus novelas De cuarenta y cinco años, nacido en Turín, el autor de las novelas “Seda”, “Noveccento”, y ahora la leyenda del pianista en “El océano” --convertida en un film de Giuseppe Tornatore y llevada a la escena por todos los rincones del mundo-- realza además todas sus presentaciones a partir del uso de referencias hacia la filosofía, música --ambas las estudió profesionalmente--, y paradójicamente hacia la danza Durante su intervención en el prestigiado Deutsches Theather, Baricco señaló: “Para mí el origen es la meta Cuando uno escribe tiene que hacerlo de una manera muy precisa Es como caminar hacia un punto preciso Como estar en un foro tan blanco como en el que estamos hoy y saber qué quiero hacer en él Pero, además, hay que entender que escribir es como bailar: hay que tener un ritmo definido claro y fácil de seguir El ritmo de la literatura es como el ritmo de la danza” A la pregunta de esta crítica sobre las referencias dancísticas que existen en su monólogo “Noveccento, comenta la frase de “tocábamos para hacer que bailaran, por que si bailas no puedes morir, y te sientes Dios Y tocábamos ragtime, porque es la música con la que Dios baila cuando nadie lo ve Con la que Dios bailaría si fuera negro”: “La escribí porque en realidad una de mis grandes desgracias es que nunca he aprendido a bailar Soy totalmente arrítmico Es algo que no entiendo, como tampoco entiendo a mis personajes femeninos Describir el universo femenino me parece imposible” Financiado por las grandes instituciones culturales de Alemania como el Instituto Goethe y por múltiples empresas, embajadas y agrupaciones culturales de todo el mundo, el Tercer Festival Internacional de Literatura de Berlín incluyó la presencia de 122 escritores de todo el mundo, un ciclo de conferencias sobre literatura infantil y para adolescentes, y todo un ciclo sobre la literatura griega actual

Comentarios