TRAS EL TRAZO: La naturaleza microcósmica en la obra de Isabel Leñero

martes, 30 de septiembre de 2003
* La pintora expone “Oleogramas” en la Universidad Iberoamericana México, D F, (apro)- A manera de una breve retrospectiva, la pintora Isabel Leñero expone un conjunto de 20 cuadros en la Biblioteca Francisco Xavier Clavijero, de la Universidad Iberoamericana, bajo el título “Oleogramas” Egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM y de los Talleres de Arte Actual del Círculo de Bellas Artes de Madrid, España, Leñero ha manifestado en su creación un gusto por la forma y la naturaleza Desde hace tiempo, sin embargo, dejó de realizar paisajes para irse adentrando en los seres vivos como si los observara y retratara a través de un microscopio “Primero pinté paisajes --recuerda--, luego plantas, después me metí al microcosmos, pero no como una exploración biológica: es una búsqueda de la biología interna con el pretexto de hacer una propuesta plástica” El conjunto de obras que expone incluye piezas realizadas del año 2000 a la fecha Permiten ver cómo su lenguaje pictórico, al cual llama “vocabulario de formas orgánicas”, se dirige cada vez más hacia la geometría abstracta La crítica e investigadora de arte Silvia Navarrete opina sobre la obra de Leñero: “Después de la evocación del paisaje, Isabel Leñero se sintió atraída por la representación de lo vegetal Pintaba flores gigantescas que espléndidas y casi amenazantes ocupaban la superficie entera del cuadro, profanadas por encuadres caprichosos y chorreados que invadían la tela como ramificaciones salvajes Eran sus ‘Herbolarios’ de 1995 “Ahora en su proceso gradual de acercamiento a la vida orgánica (que la había llevado del paisaje a la naturaleza afocada), entra de lleno a la organización microscópica de la experiencia biológica Una biología inventada, fortuita, producto no de la copia más o menos conforme de fotografías científicas, sino del deseo de explorar las posibilidades formales de la imagen con vistas a elaborar un vocabulario articulado, individual y autónomo”, agrega Leñero cuenta que la transformación en sus obras ha sido gradual, casi sin darse cuenta, porque no fue un camino que se trazara previamente: “Todas mis inquietudes sobre la pintura se han ido desarrollando en este terreno y ahora me sorprendo de encontrarme con figuras y patrones geométricos que son los que hablan de mi interés por el microorganismo” En su opinión la geometría siempre ha estado presente en el ser humano y se puede ver desde el arte prehispánico hasta el de nuestros días Pero también en la vida cotidiana: “Los patrones para telas, la forma en que se colocan las piedras para crear una fachada, las banquetas y hasta la naturaleza tiene una armonía geométrica” La pintora busca así su propio orden geométrico porque “siempre he pensado que en éste y el microorganismo está revelada parte de la condición humana” Algunas de las obras de esta exposición se presentaron hace un par de años en la ciudad de Mérida, Yucatán, en la muestra “Enlaces orgánicos”, pero es la primera vez que se exhiben en la Ciudad de México Se incluyen, además, cuadros nuevos “como una probadita de lo que estoy haciendo ahora, que es mucho más abstracto y menos orgánico” Sin embargo, aclara la artista, hay una continuidad en su línea de trabajo: “Hay una preocupación en mí de cómo unir el lenguaje de lo que pienso con el de la pintura, el lenguaje racional y el emotivo que tiene el arte, yo creo que es una lucha de todos los artistas contemporáneos” La muestra está abierta al público del 23 de septiembre al 10 de octubre, en el campus Santa Fe de la Universidad Iberoamericana

Comentarios