La muerte de Monteforte no afecta el filme "Donde acaban los caminos"

sábado, 6 de septiembre de 2003
* El escritor guatemalteco encargó a Carlos García Agraz concluir la cinta basada en su novela México, D F, 8 de septiembre (apro)- El escritor guatemalteco Mario Monteforte Toledo --fallecido el 4 de septiembre a los 91 años-- le encargó al mexicano Carlos García Agraz terminar la película "Donde acaban los caminos", basada en su novela homónima, que el cineasta rodó a finales del 2002 Después de la caída que sufrió Monteforte Toledo al montar a caballo (la equitación era una de sus pasiones), fue hospitalizado En esos días de su recuperación platicó con García Agraz, quien dijo a Apro: "Ya estaba muy mal, pero llegamos a acuerdos en cuanto al corte de la película Le dije que no se preocupara, que íbamos a acabar como se tenía previsto: en diciembre próximo, y la película va caminando muy bien Creo que está muy bonita y ya estamos en pleno proceso de postproducción Se ha programado la proyección para la primera semana de diciembre en Guatemala en homenaje al escritor La Fundación Mario Monteforte es la dueña del largometraje, entonces el proyecto sigue su curso independientemente de que Mario ya no esté" Esta es una entrevista con García Agraz, realizada en abril, sobre el filme "Donde acaban los caminos" Vuelve a dirigir García Agraz Carlos García Agraz no rodaba un largometraje desde 1998, pero a finales del año pasado se topó con un proyecto cuyo autor y productor es el dramaturgo, poeta y novelista guatemalteco Mario Monteforte Toledo Donde acaban los caminos, basada en la novela que publicó en 1952 el escritor, fue filmada en seis semanas y media en Guatemala, y ya está el primer corte El director cuenta que se integró a la cinta de manera extraña y sorpresiva: un día Alfredo Joskowicz, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), le habló por teléfono para decirle que lo estaba buscando Monteforte "Me citó en la casa que tiene en la colonia Condesa Sabía quién era pero no lo conocía físicamente Es un hombre de pocas palabras Me platicó que quería hacer una película de una obra suya y luego me dio la novela, un guión y una carpeta de producción, con la cual llevaba trabajando tres meses un grupo de producción, todos guatemaltecos, y sólo faltaba el director" Monteforte le preguntó a García Agraz si aceptaba, pero éste primero quiso leer todo Recuerda el cineasta, nacido en la Ciudad de México en 1954: "La novela me encantó y sentí que el guión había que trabajarlo un poco La carpeta de producción era imponente Ya habían hecho un esfuerzo increíble, pues es una cinta muy complicada: con más de 70 locaciones y más de cien personajes, ubicada en 1950 en Guatemala Bueno, todo estaba planeado Para cada personaje tenían cinco o seis opciones, con fotos y currículum Nada más esperaban al director para que decidiera quién actuaba y viera si las locaciones funcionaban" Después le expuso a Monteforte que necesitaba un poco más de tiempo para pensarlo: "Tenía que parar todas las cosas que estaba realizando Eso fue a principios de octubre El quería empezar a preproducir a mediados de octubre, para comenzar a filmar a principios de noviembre Resaltó que el financiamiento lo tenía hasta diciembre, por lo tanto había que gastarse ese dinero antes de terminar el año "A final de cuentas me dijo: ?Tenemos que irnos ahora, hoy me tienes que decir sí o no? Le contesté: ?Pues va? Yo tenía muchas ganas de hacer un largo Fue como entre seguir un sueño y lograrlo, aunque todavía falta bastante" En Guatemala, narra, se encontró con "un equipo maravilloso de trabajo", sólo se llevó a un fotógrafo, un sonidista y su asistente En seguida destaca el cineasta: "Había cinco o seis actores por personaje, y como los papeles principales eran como cincuenta, pues vi trescientos actores en esos quince días, fui escogiendo todo y ahí está la película" Los actores, todos guatemaltecos, provenían del teatro, pero cuando llegó el director ya habían tomado cursos de actuación para cine Para García Agraz fue un filme difícil, pero una gran experiencia, con 17 horas diarias de trabajo y conjuntos de extras de cincuenta a doscientos Es una película grande "para un país que no tiene industria, que no tiene tradición de largometrajes" Menciona que en Guatemala tienen toda la ilusión del cine, por ello hubo una buena disposición de los extras, e incluso la gente prestó la utilería y la decoración No sabe cuánto costó, pero mucho menos que si se hubiera realizado en un país con tradición cinematográfica Además de la ciudad de Guatemala, hubo locaciones en Antigua y el Lago Atitlán "No es una película gringa donde uno puede poner la cámara y ver sesenta coches de época --aclara--, pero la gente conseguía cinco coches de época que existen en Antigua Hay un trabajo de reconstrucción muy lindo" Hermano del también cineasta José Luis, ingresó en 1973 al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) Fue coordinador académico en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) de 1978 a 1983 y director general de los Estudios América (1985-1987) Ha realizado varios cortos Este es su octavo largometraje, después de Algunas nubes/Herencia maldita, Mi querido Tom Mix, Amorosos fantasmas, Algunas nubes, Días de combate, Ultima llamada y La paloma de Marsella Una historia de amor --¿Cambió mucho la novela en el guión? --se le pregunta --La novela es larga, sí, hubo que apretarla Al guión le faltaba un par de tratamientos, lo cual traté de solucionarlo durante el rodaje, no siempre es la mejor opción Quien conozca el libro verá una parte de la historia de la novela Como todo, hay que elegir Nos quedamos más con la historia central, la del amor entre un hombre blanco con una mujer indígena en una situación adversa para todos "Son dos personas enamoradas profundamente, pero pertenecen a dos mundos distintos No es la historia romántica de que el amor lo puede todo Aquí el amor no lo puede todo: las comunidades, la indígena y la blanca, ganan al final y separan a dos personajes que aparentemente habían nacido el uno para el otro Era una época difícil para Guatemala" --¿El largometraje refleja aquella época social y política? --Sí Hay un personaje que es al mismo tiempo el jefe militar, el jefe de sanidad y el jefe civil, lo puede todo En algún momento de la historia el doctor percibe una epidemia de tifus en la localidad y el militar dice que por decreto en esa comunidad no hay tal epidemia y la gente se muere de tifus En concreto, se reflejaba al militar centroamericano guatemalteco y a la clase media racista, arribista "No es una cinta maniquea porque esa no era la idea Si alguien conoce la historia de Guatemala es Monteforte, sin duda alguna Aunque la historia central es un relato de amor, está el clero, la milicia y se representa ese micromundo en un pueblo" El proyecto, subraya, le gustó por esa historia de amor, un pretexto perfecto para mostrar un poco la historia de Centroamérica en la convulsionada década de los cincuenta, y por realizar un cine latinoamericano, "pues o nos juntamos todos o no tenemos ninguna posibilidad de sobrevivir, uno siempre piensa en la coproducción con España y eventualmente con Argentina, pero hay que empezar a trabajar con Guatemala, Costa Rica o El Salvador" Después de Donde acaban los caminos, destaca, se han rodado otras dos películas en Guatemala, aunque en video: "Sirvió esta experiencia para que la gente se diera cuenta de que sí es posible" Sobre el trabajo con Monteforte, autor del libro de poemas Cabagüil y las novelas Anaité, Entre la piedra y la cruz y Una manera de morir, alude: "Monteforte es muy especial Es difícil porque es un señor maduro y a su lado somos unos niños De repente se pone en una situación dura Hace una semana me comentó por teléfono que había visto el corte y algo no le gustaba, y le propuse que platicáramos con el largometraje enfrente En las proyecciones que he tenido con gente de mi confianza, les ha gustado el resultado, pero vamos a ver porque Monteforte es muy quisquilloso "Llegaba con recortes hechos por él que pegaba en el guión Le señalaba: ?Mario, ya lo filmé, no puedes hacer correcciones de lo que ya está rodado El cine no es literatura, de corto y pego y vuelvo a pegar? Le dije que en la edición, si se veía algo que no funcionara, pues podíamos rodar una cosa más en dos o tres días Yo he trabajado con Gabriel García Márquez y Paco Ignacio Taibo II, sé lo que es trabajar con escritores, pero Monteforte nunca había hecho cine, eso lo hace más complicado" Aclara que su compromiso con Monteforte y la gente que lo contrató en Guatemala fue hacer el guión que le dieron "y lo filmé completo, tal cual" Y relata: "La película estaba en 114 minutos Le dije a Monteforte que me dejara hacer la mía, entonces la dejé en 90 minutos, lo cual es normal Me gusta mucho más" Se contempla para la banda sonora material grabado de músicos clásicos de Guatemala Luego revela que a los productores ya se les acabó el dinero y Monteforte le ha pedido que se acerque a Imcine para ver si le interesa entrar en la parte de la postproducción --¿Podría aceptar Imcine? --Al ser Alfredo Joskowicz quien me contactó en primera instancia para hacer esto, tiene los antecedentes Le propondré la posible coproducción Espero que no haya problema, bueno, pasando por lo que se debe pasar por Fidecine o Froprocine y lo que haya que hacer El largometraje está muy bien, está padrísimo Es Guatemala, también hay que apoyar al cine latinoamericano La aportación de México sería mínima, calculo 150 mil o 160 mil dólares para terminarlo Está filmado en súper 16, entones hay que pasarlo a 35, ese es el proceso más caro La postproducción de sonido se haría en México, ya se había hablado que se iba a hacer aquí En 1987, García Agraz lleva a la pantalla grande la novela Algunas nubes (titulada Herencia maldita), parte de una saga escrita por Taibo II donde el personaje principal es el detective Héctor Belascoarán Luego en 1993 vuelve a rodar las aventuras de Belascoarán en Amorosos fantasmas, Algunas nubes y Días de combate, esta última ya la había hecho Alfredo Gurrola García Agraz iba a filmar la saga de las nueve novelas de Taibo II sobre Belascoarán, pero por problemas internos de la productora Televicine no lo logró Opina de Mi querido Tom Mix, tal vez su obra más acabada: "Es una película que quiero y me gusta mucho y es importante para mí Me dio la oportunidad de conocer a García Márquez, con quien fue padre trabajar desde el guión, aunque lo había escrito Consuelo Garrido Lo iba a dirigir Alfredo Gurrola pero no pudo, también se vencían los tiempos en los que uno debía ejercer el presupuesto Entonces García Márquez me la dio a mí La historia se creó en el taller de guiones de García Márquez "Con Gabo había hecho un corto en una serie llamada Con el amor no se juega Mi hermano realizó uno, Tomás Gutiérrez Alea, otro, y yo hice un capítulo que se llamó El espejo de dos lunas, con Arcelia Ramírez y Daniel Giménez Cacho, con guión de Susana Cato De mis largos, el que más conocen es Mi querido Tom Mix" A García Agraz se le ha complicado hacer cine, siempre por el dinero: "Pero bueno, no sé hacer otra cosa Tengo algo en contra que también ha sido bueno: yo no escribo ni una línea Entonces me he acercado a escritores, a la gente que escribe para cine, lo cual tiene sus ventajas y sus desventajas Por fortuna siempre he tenido buenos amigos escritores "La historia no ha sido nunca la complejidad mayor, es encontrar quién se aviente a producir las películas y cada vez está más complicado, sobre todo si es un cine con una visión más personal Desde que ingrese al CUEC no he hecho más que esto He sobrevivido, claro, tengo una mujer que me ha mantenido largas épocas de mi vida, pero estoy contento Estoy, no satisfecho, contento Con ganas de hacer más películas" En cinco años hizo cinco películas, pero con filmar una cada tres años se conformaba "porque este es un oficio, y si el oficio no lo ejerces, te vas parando" Y paradójicamente, Donde acaban los caminos fue su reinicio: "En un hoyo de mi vida, cuando estoy dedicado a la publicidad, de repente llega Monteforte y me ofrece hacer un largometraje Y resultó ser una historia que me encantó Por más ganas que tuviera de dirigir cine, si el proyecto no me gusta, no lo hago, porque respeto y quiero mucho mi oficio"

Comentarios