La iconografía del Tláloc del Museo de Antropología

lunes, 11 de octubre de 2004
* Dos nuevos libros sobre el recinto, entregados al presidente * Para su director, el monolito sí es el Dios de la Lluvia * Beatriz Barba lo identifica más con la Diosa del Agua * La idea proviene del maestro Wigberto Jiménez Moreno México, D F, 11 de octubre (apro)- Dos nuevos libros sobre el Museo Nacional de Antropología (MNA) fueron entregados al presidente Vicente Fox, pero todavía no están a la vista del público Uno, especie de guía, explica el recinto sala por sala, acompañado de un DVD y está publicado por Lunchen-INAH, y el otro por Thurner-INAH, que es histórico, conmemorativo de los 40 años El arqueólogo Felipe Solís, director del MNA, al informar de lo anterior dijo desconocerlos, pues los primeros ejemplares fueron para el presidente Por lo tanto, no sabe cómo será tratada en ellos la figura-emblema del museo y atribuida a la deidad Tláloc El semanario Proceso abordó al especialista con ocasión de las cuatro décadas del recinto, para conocer la postura oficial y la suya propia sobre el monolito traído de Coatlinchán, en las cercanías de Texcoco, el 16 de abril de 1964 y cuya entrada a la Ciudad de México lo acompañó con una tormenta histórica, por lo cual se le emparenta con Tláloc Sin embargo, las guías oficiales del museo no se comprometen a señalarlo así, y la ficha a los pies de la monumental escultura de 167 toneladas sólo consigna que se trata de una deidad del agua Solís defendió la idea de Tláloc por encima de la de Chalchiutlicue, diosa del agua, su hermana, expuesta en 1910 por un hacendado porfirista, Leopoldo Bartres, para quien la falda grabada en la piedra era suficiente para descalificar al dios de la lluvia “Lo de la falda, o quechquémetl no es suficiente Los egipcios representaban figuras masculinas con falda Chalchiutlicue siempre muestra su rostro joven, de mujer, y en este caso la sección inferior de la cara tiene oquedades”, señaló Esas oquedades eran designadas tecomates por los habitantes del pueblo de Coatlinchán, quienes siempre denominaron al coloso como “La piedra de los tecomates” Para Solís, en ellos debieran encajar los colmillos de las serpientes que siempre acompañan la iconografía de Tláloc debajo de los ojos Lo que sucede es que la piedra fue abandonada sin terminar por los teotihuacanos y eso dificulta su identificación Solís señaló que, sin embargo, Alfredo Chavero, uno de los realizadores de la enciclopedia México a través de los siglos, se inclinó por la interpretación favorable a Tláloc Explicó Solís: “Se tienen los elementos que nos permiten dudar que sea Chalchiutlicue, pero se poseen los que lo aproximan más a Tláloc” No obstante, las anteojeras alrededor de los ojos, típicas de la iconografía del Dios de la Lluvia, no aparecen en el monolito Finalmente, aunque el director del MNA aseguró que la ficha oficial de la pieza la designa “Tláloc”, simplemente, adujo que el hecho de que esté inconclusa nos lleva a la especulación Beatriz Barba Desde que se puso en 1964 en el MNA, se dijo que la pieza no era Tláloc, dijo a Apro la arqueóloga Beatriz Barca de Piña Chán “Pero la idea no es mía Don Wigberto Jiménez Moreno, que fue maestro de todo el mundo, sumamente conocedor, especializado en códices, religión, historia universal, conocimiento profundo en culturas prehispánicas, y a su vez la maestra Barbro Dahlgren, especialista en religiones prehispánicas, etnóloga, etnógrafa, siempre nos lo enseñaron así” Más que una piedra para estar parada, relató, “es un elemento arquitectónico, como otro semejante encontrado en la pirámide de la Luna de Teotihuacán, la Chalchiutlicue que está en la sala de esa cultura en el museo” La parte plana superior de la cabeza es cuadrada, hecha para cargar techumbres o una viga madrina tal vez, y estos elementos arquitectónicos se veían desde lejos por la puerta del templo que remataba una pirámide He escrito sobre ella: “Generalmente en las zonas arqueológicas de Mesoamérica hay una avenida grande que termina en un templo con la diosa Siempre son dioses del agua Por lo regular no es el templo más grande, pero sí es grande y tiene el interés de acaparar la atención de la gente Por ello se puede entender a la Virgen de Guadalupe y su Calzada de los Misterios En Teotihuacan la Calzada de los Muertos no termina en la pirámide del Sol, sino da al templo de Chalticluicue, y se encontró tirada al lado de la pirámide de la Luna (aunque parece que lo de la Luna y el Sol se lo pusieron los españoles), probablemente en un templo cercano se les rompió Nunca sabremos qué pirámide “Eso es lo que yo pienso No deja de ser una tesis Si ve los templos dedicados a los dioses del agua, se encuentra que hay una calzada importante y termina en el templo Está en Chichén, cuya calzada termina en el cenote, donde está Chac, dios el agua La encargada de Xochicalco me ha dicho que al templo a Chalchitlicue también conducía una calzada Eran elementos arquitectónicos importantes de esos templos y se ponían en la parte superior de pirámides, dedicados a los dioses del agua” --La iconografía del monolito de Coatlinchán, ¿está lejos de Tláloc? --No tiene orejeras ni bigoteras ni colmillos, en cambio tiene quechquémetl, un como vestido femenino no es muy claro porque no lo acabaron de tallar Qué querían hacer con esa piedra, no lo sabremos, es una especulación porque no la terminaron Creo que es un elemento similar a la Chalchitlicue que está en la sala de Teotihuacan y que es bellísima No recuerdo elementos de Tláloc que estén hecho con el propósito de cargar viga, sólo como adornos, como los Atlantes de Tula --¿Desde cuándo se ha identificado su iconografía con Tláloc? --Es una cronología separada de la vida antropológica, desde siempre Lo saben de inmediato los estudiantes que empiezan en la escuela de Antropología --¿En el medio académico arqueológico es dudosa la idea de Tláloc? --Todo mundo maneja esa idea, no es nada nuevo Y le repito: no es mi idea ni la de Román Piña Chán, sino de Wigberto y Barbro pero se hizo tanta propaganda con Tláloc, que se quedó así Habría muchas deidades a las cuales se les tendría que cambiar el nombre, pues no son Se les queda así, como el nombre de Marylin Monroe, que no es el suyo Así son estas piezas famosas, conocidas con el nombre incorrecto y que nadie le quiere cambiar porque se le quedó así

Comentarios