MÁS QUE PIEDRAS: Suma opositores minera San Xavier

lunes, 1 de noviembre de 2004
México, D F, 01 de noviembre (apro)- En momentos en los cuales el asunto de Wal-Mart en Teotihuacán inunda las páginas de los diarios, el escritor Carlos Montemayor, autor de Los pueblos indios en México hoy, trajo nuevamente a debate los trabajos que la Minera San Xavier planea desde hace años en el poblado Cerro de San Pedro en San Luis Potosí No es un asunto menor, pues a diferencia del primero en el cual están presentes aspectos de patrimonio cultural, imagen urbana, económicos y políticos, en el de la minera --además de los mencionados-- está también el factor ambiental que involucra un riesgo para la población no sólo del poblado, sino de sus alrededores y de la capital potosina, ubicada a unos 20 kilómetros Cuando hace cuatro años --el 11 de septiembre de 2000-- la revista Proceso publicó un reportaje sobre el proyecto de esta minera, propiedad de las empresas canadienses Metalica Resources Incorporation y Glamis Gold Limited, advirtió que el asunto estaba clasificado como “crítico y coyuntural” por el propio Instituto Nacional de Ecología La dependencia gubernamental lo ubicaba entonces en la misma categoría que el conflicto de los salitrales de San Ignacio en Baja California Sur, que finalmente pudo pararse con la intervención de grupos como el de Los Cien, Greenpeace y Defensoría Ambiental En aquel reportaje, el semanario lamentaba que el problema de Cerro de San Pedro no atrajera la atención en los ámbitos nacionales, quizá porque lo habitaba menos de un centenar de familias, estaba “sumido en el abandono histórico, arruinado en su patrimonio monumental y con un entorno ecológico ya de por sí erosionado” Se había formado apenas un Patronato Pro-Defensa del Patrimonio Cultural e Histórico de Cerro de San Pedro, que contaba con el apoyo de la asociación Educación y Defensa Ambiental Ahora, según informa Greenpeace en su página web hay más grupos contra la Minera San Xavier: Entre ellos Pro San Luis Ecológico, Ejido Cerro de San Pedro, Comité de Defensa Ambiental Palma de la Cruz, Resistencia Civil Modesol, Asociación de Vecinos de Cerro de San Pedro, Centro Potosino de Derechos Humanos, Colectivo Azul, Unión de Trabajadores Agrícolas Representación Estatal, Guardianes de Cerro de San pedro, Patronato Hermano Hombre, Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos, Red Todos los Derechos para Todos y Greenpeace Consigna también la oposición del propio presidente municipal Óscar Loredo, quien declaró: “Yo avalo la posición de la ciudadanía porque se trata de un proyecto que tendrá repercusiones en la salud de la población, además de enormes impactos ambientales Para que Minera San Xavier se instale en la región tiene que cumplir todas las condicionantes ambientales establecidas para mitigar los impactos y tiene que regularizar la situación de las tierras en las que se pretende asentar” Pero las transnacionales, que también explotan minerales en Brasil, Chile, Estados Unidos, Guatemala, Honduras y Panamá, no han dado marcha atrás Hace cuatro años incluso daban por hecho que comenzarían a explotar a partir de julio del 2001, con el cuestionado método de tajo abierto Y no es sólo la utilización de explosivos --aún no aprobados por la Secretaría e la Defensa Nacional-- lo que pone en riesgo al poblado Se ha señalado ya que se utilizarán grandes cantidades de cianuro para lavar el oro y la plata extraídos A los riesgos ambientales y de salud de la población hay que añadir que Cerro de San Pedro cuenta con dos iglesias de los siglos XVII y XVIII, San Nicolás Tolentino y San Pedro Apóstol, además de 400 monumentos históricos catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, vinculados a su historia minera Como en el caso del Wal-Mart en Teotihuacán, el de las salineras en Baja California, el del McDonalds en Oaxaca, el del Casino de la Selva en Cuernavaca y otros que, sin duda van, quedando en el olvido, está la oferta de creación de empleos y de derrama económica para los poblados por parte de las transnacionales Pero detrás de todos esos proyectos --algunos truncados, los más, no-- está la misma pregunta: ¿A costa de qué y de cuánto? La respuesta la tendrán que dar los gobiernos porque los conflictos, sin duda alguna, van mucho más allá de lucha “eterna” entre la globalización y el altermundismo

Comentarios