MÁS QUE PIEDRAS: El olvidado proyecto del Museo de Arte Contemporáneo

lunes, 8 de noviembre de 2004
* Fue propuesto al inicio del presente gobierno por Sari Bermúdez * Sería la segunda gran obra del foxismo luego de la megabiblioteca * Pese a todo, celebra el MAM sus cuarenta años de vida México, D F, 8 de noviembre (apro)- Cuando el actual director del Museo de Arte Moderno (MAM), Luis Martín-Lozano, llegó a ese puesto en febrero de 2001, comparó las condiciones en las que su antecesora Teresa Del Conde había recibido once años atrás el recinto y señaló seguro: “Recibo un museo en absoluta bonanza” Desde luego dijo estar consciente de las carencias y necesidades de infraestructura del museo, construido por los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares, al cual consideró “insuficiente” para dar cuenta cabal del arte contemporáneo del país, incluso para mostrar su propio acervo El MAM, abierto al público el 20 de septiembre de 1964, jamás fue concluido En su diseño arquitectónico estaba contemplada la construcción de cuatro edificios y hasta la fecha existen solamente dos, que albergan las salas Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer, Antonieta Rivas Mercado, José Juan Tablada, Manuel Álvarez Bravo y Fernando Gamboa Ahora que se están celebrando los cuarenta años de vida del recinto ubicado en la primera sección del bosque de Chapultepec, vale recordar que Sari Bermúdez, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), prometió al inicio de su gestión que construiría un museo de arte contemporáneo a un costado del MAM Fue el momento en el que anunció también la creación de la megabiblioteca En entrevista con el semanario Proceso Lozano aclaró en enero de 2002 que no se trataba esencialmente de crear un nuevo museo, sino de atender la infraestructura del actual Sin embargo, sí se proyectaba la construcción de otros espacios, para lo cual se convocaría a un concurso arquitectónico, porque en su creación Ramírez Vázquez no contempló, entre otros aspectos, un auditorio, biblioteca ni bodegas, por lo cual parte del acervo del MAM se resguarda en el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencrpam) Se trataba, sobre todo --subrayó Lozano--, de un proyecto museográfico, más que arquitectónico, que haría del recinto el lugar donde se contaría cabalmente la historia del arte contemporáneo de México, porque --argumentó-- no podía ya tener una colección permanente que termina con Frida Kahlo o Raúl Anguiano Desde hace décadas, diversos artistas han opinado que el MAM no está acorde ni al concepto de “modernidad” ni al de “arte contemporáneo” Se ha dicho también que sus espacios dan prioridad a elites y artistas extranjeros Cuando Bermúdez anunció que se crearía el Museo de Arte Contemporáneo, el pintor y crítico de arte Yishai Jusidman evaluó que el MAM es “una de las arbitrariedades que se han dado en el país”, y criticó que se hubiera construido sin idea de lo que es el arte contemporáneo, por lo cual consideró que nunca había sido el espacio idóneo para este tipo de arte Sobre la posibilidad de crear un nuevo museo dejó en claro que el problema no era hacer nuevas instituciones, sino darles sentido Añadió que un museo así debía dar espacio a los artistas tanto del siglo XX como a las nuevas generaciones, conformar un acervo que no dependiera de donaciones, y no convertirse en un instrumento de promoción política o de política cultural “Me preocupa que sea el escaparate en el cual el gobierno pueda decir: ‘mira, sí hicimos algo por el arte contemporáneo’, cuando en realidad el gobierno se ha encargado de sabotear el trabajo del arte contemporáneo, no a propósito, sino por su incapacidad de entender cómo funciona el medio”, señaló De los dos proyectos anunciados por Bermúdez sólo la megabiblioteca se puso en marcha en medio de muchos cuestionamientos, pues para diversos especialistas se trata sólo de un proyecto faraónico con el cual el presidente Vicente Fox busca trascender a su sexenio; se ha dicho así mismo que será sólo un gran edificio sin contenido en cuanto a propuestas reales para impulsar la lectura Pese a ello se instaló un comité y se lanzó la convocatoria al concurso arquitectónico ganado por el equipo del arquitecto Alberto Kalach Se piensa invertir en todo el conjunto más de mil millones de pesos, de los cuales --se ha dicho-- sólo el 10% será para el acervo bibliográfico Y ahí va avanzando, aunque hay quienes pronostican que la biblioteca no será concluida Del Museo de Arte Contemporáneo jamás se volvió a hablar; alguna vez Bermúdez mencionó una inversión de 400 millones de pesos, pero no se dio a conocer proyecto alguno, ni arquitectónico ni conceptual Así, el MAM sigue cumpliendo cierta mecánica: exposiciones temporales colectivas o individuales, con artistas nacionales y extranjeros, así como la exhibición de parte de su acervo que continúa sin abarcar la mayor parte de lo realizado a partir de la segunda mitad del siglo XX, y sin contar con una política de adquisiciones

Comentarios