Computación: Sobre los casinos en México: Un enfoque científico

viernes, 24 de diciembre de 2004
México, DF, 23 de diciembre (apro) - Desde hace ya algunos años en nuestro país se ha insistido en la creación de casinos Se dice que la entrada de divisas y turismo se incrementaría si nuestro México tuviese casinos Desde luego, todos éstos bajo una estricta regulación, para así no caer en impunidad, corrupción, transas y demás flagelos modernos en donde los políticos son prácticamente expertos Hay opiniones a favor y en contra Quienes los apoyan tienen motivos, desde políticos hasta económicos Quienes los desdeñan dicen que lo único que estaríamos haciendo es crear un problema a la larga grave e incontrolable: corruptelas, prostitución, impunidad de los poderosos, etcétera La lista de males es infinita ¿Pero qué tiene que decir la ciencia a todo esto? ¿Qué tal analizarlos desde una perspectiva científica? Quizás este enfoque pueda dar más luz para tomar una decisión final meditada Así que entremos en materia: El primer aspecto interesante es que la ruleta tiene un 5% de ventaja en todas las apuestas De esta manera, las ganancias, estadísticamente (y hablando de grandes volúmenes de apuestas y apostadores), del total apostado, 5% será la ganancia neta Considerando los miles de millones de pesos que podrían jugarse por año en los casinos, podríamos hablar de que no es mal tino implementar esta idea Sin embargo, tómese en cuenta que los juegos de azar no son inmunes a los tramposos Por ejemplo, las máquinas tragamonedas actuales, que funcionan a través de un programa de computadora, no tienen un algoritmo que necesariamente genera números al azar El generador es seudo-azarosos, debido a que se utiliza un polinomio para hallar dichos números Esto es posible estudiarlo y así defraudar a los casinos, pues la secuencia de números al azar se repite, aunque claro, no resulta fácil ni simple hacerlo No se sabe, por ejemplo, en Las Vegas, si alguien ha sacado provecho de esto, pero Scarne, un hábil mago, especialista en trucos con cartas, tiene una simpática historia en donde se describe cómo fueron defraudados millones en las máquinas tragamonedas de los años cuarenta por ?precisamente? adolecer de un mecanismo sujeto totalmente al azar En lo que se refiere a juegos como el blackjack, se sabe que el jugador tiene ligera ventaja sobre la banca, pero que para poder sacar ventaja de la misma, el apostador necesita tener una memoria prodigiosa, recordando las cartas que han salido anteriormente Sin embargo, se sabe de jugadores que han utilizado todo género de métodos para recordar las cartas y ganarle a la banca Con la tecnología moderna esto ya no resulta tan difícil Los tramposos nunca faltan y aunque se reitera que, por ejemplo, en Las Vegas, los casinos no hacen trampas, no cargan los dados o manipulan la ruleta a su favor, se sabe de varios casos en donde se han encontrado que algunos casinos enseñan a sus croupiers a hacer trampas siempre que las apuestas suban mucho Nevada tiene su propia brigada de control e inspección Pero es insuficiente Aún así, en los años sesenta y setenta, en Las Vegas se cerraron varios casinos por haberse demostrado que actuaban fraudulentamente Estas noticias, desde luego, no se conocen normalmente en la prensa, porque darían una mala imagen a los casinos en donde existen actualmente, pero que hay trampas, las hay y las seguirá habiendo Estas pocas consideraciones, aunadas al hecho de nuestra holgura en el espectro de la transa, hacen ?en mi opinión? a los casinos inviables No es simplemente pretender legislar para regular esta actividad Ya encontraremos maneras de burlarnos de la misma y hallaremos una serie de problemáticas en donde el remedio será costoso y difícil Los casinos quizás puedan ser una buena alternativa económica, pero parece ser que solamente puede ser regulada en países en donde las leyes funcionan y en donde la corrupción, no es al menos al nivel cotidiano que la vivimos en nuestro tercermundismo Si alguien me convence con argumentos de que todos estos problemas podrían eliminarse, sería el primero en apoyar la iniciativa, aunque por el momento tengo mis dudas más severas

Comentarios