MÁS QUE PIEDRAS: En Internet, un museo dedicado a la cosmogonía antigua

lunes, 6 de diciembre de 2004
* El recinto está basado en una investigación del poeta Rubén Bonifaz Nuño * Cuenta el origen del universo a partir de un códice francés México, D F, 6 de diciembre (apro)- Sin trasladarse a ningún sitio ni tener que afrontar muchedumbres, tráfico o altos costos de entrada, el público interesado en las culturas mesoamericanas puede ingresar al Big Bang Museo Virtual de la Cosmogonía Antigua Mexicana Eso sí, se requiere de una computadora para tener acceso a este sitio creado por la Universidad Nacional Autónoma de México a partir de la investigación e hipótesis del poeta y escritor Rubén Bonifaz Nuño, autor de los textos que acompañan el recorrido, y quien introduce al museo a través de un video El sitio no describe exhaustivamente ninguna cultura en específico ni ofrece un gran número de obras arqueológicas Su tema central es la cosmogonía prehispánica, según la cual el origen de la vida está en la voluntad de un par de dioses que decidieron, a partir del hombre, crear el universo: “Dos dioses, Calcóatl y Tezcatlipuca, trajeron a la diosa de la tierra Atlateutli de los cielos abajo, la cual estaba plena en todas las coyunturas de ojos y de bocas, con las cuales mordía como bestia salvaje; y antes que la hubieran bajado, había ya agua, la cual nadie sabe quién la creó, sobre la cual esta diosa caminaba Viendo esto los dioses dijeron: ‘Hay necesidad de hacer la tierra’ Y en diciendo tal, se cambiaron los dos en dos grandes serpientes, de las cuales una asió a la diosa desde la mano derecha hasta el pie izquierdo; otra de la mano izquierda al pie derecho y la oprimieron tanto que la hicieron romperse por la mitad, y de la mitad hacia los hombros hicieron la tierra, y la otra mitad la llevaron al cielo” Esta leyenda aparece en la Histoyre du Mechique, un manuscrito francés del siglo XVI, que da al museo virtual su objetivo: “Demostrar que en la cultura antigua mexicana, desde su principio hasta su término, se expresa esta misma idea cosmogónica que la rige y le da sentido superior” El documento colonial sitúa al hombre como el motor y la materia inicial de la creación del mundo, que tiene, a su vez, una irrenunciable labor creadora Su interpretación se hizo cotejando los datos que ofrecía con diferentes monumentos arqueológicos, entre ellos la escultura de Coatlicue, figuras olmecas, mayas, aztecas, zapotecas y toltecas, entre otras, así como pintura mural prehispánica En el recorrido virtual se explica que en los años posteriores a la destrucción de las ciudades prehispánicas, diversos investigadores europeos pretendieron reconstruir el pensamiento y forma de vida de los pobladores originarios, y con ellos surgieron los llamados códices, entre los que se encuentran el Mendocino, hecho por Antonio de Mendoza; el Vaticano Ríos, el Florentino y la historia de Durán Muchos de ellos, dice Bonifaz Nuño, “con más mentiras y verdades a medias”, que hechos reales Entre éstos se encuentra precisamente laHistoyre du Mechique, realizado por André Thévet, un viajero y cronista franciscano, de origen francés, quien fue historiógrafo de los reyes de Francia Enrique II y Carlos IX “Se tiene por seguro que Thévet nunca pisó tierra nuestra, pero es indudable que tuvo al alcance y manejó documentos fundamentales y de primera mano relativos a nuestro pasado”, explica En el recorrido virtual del museo se puede ver imágenes en color del códice, en las cuales se va contando paso a paso la historia de la creación del universo Las imágenes muestran a los dioses en el momento en que se transforman en serpientes, cómo atan al hombre que estaba sobre el agua, hasta que crean el universo El recorrido por este museo virtual ofrece varias alternativas: cuenta al inicio con una presentación donde se explican sus objetivos, viene todo un apartado para la diosa Coatlicue, cuya figura se asemeja a la representada en el códice francés, se puede ver también la historia y las imágenes del documento Para Bonifaz Nuño la Coatlicue es “el monumento fundamental de la antigua cultura mexicana” Y explica que luego de “interrogarlo” por años un día le respondió y comprendió que es una “suerte de representación de la materia reducida a la infinita condensación de la masa a temperatura infinita” que explotó y dio con ello origen a la creación del universo En el recorrido se encontrará, además, una sección llamada alfabeto, donde se explica que las representaciones de la plástica prehispánica se centran en cuatro figuras: hombre, serpiente, felino y ave; y una titulada Las Culturas (Mexica, Teotihuacán, Maya, Olmeca, Zapoteca y de las costas del Golfo) Es en suma, una forma de acercarse al pensamiento y la concepción del mundo de las antiguas culturas y se puede ingresar en wwwbigbangmexunammx

Comentarios