La moda por Evita

miércoles, 4 de febrero de 2004
México, D F, 3 de febrero (apro)- Tras comenzar su lucha por el sufragio femenino en Argentina, el 7 de junio de 1947 Eva Perón aceptó la invitación de Franco para visitar Europa, donde, según cuenta su acompañante Lillian Guardo, fue recibida como reina en los seis países que visitó En España, Franco le otorgó la medalla de la Gran Cruz de Isabel La Católica y durante una decena de recepciones la agasajaron con costosos vestidos y joyas Así se las gastó en Portugal, Francia, Italia, Mónaco y Suiza Evita impactó con su glamoroso look durante aquel viaje, si bien fue abucheada por comunistas italianos; sin embargo, en el Vaticano besó el anillo de Pío XII, quien no le confirió título alguno, pero sí le regaló el rosario de oro que le fue colocado en sus manos al morir el pontífice en 1952 Para 1947 se convirtió en Primera Dama y al año siguiente se dice que poseía más de cien abrigos de piel y que sólo las joyas de Cleopatra podían rivalizar con su colección Seleccionaba su guardarropa con esmero, compraba zapatos y vestidos de Christian Dior de manera compulsiva Y si bien no hay cifras exactas de lo que tenía, el biógrafo Garth W Wangeman piensa que sus bienes y dinero ascendieron a más de 200 millones de dólares de aquellos tiempos Hay que pensar que en los últimos siete años de su vida pagaba a 14 mil empleados permanentes y tenía unos 6 mil trabajadores de la construcción a su servicio Revive Evita En 1974, los autores de la ópera rock Jesucristo Superestrella, Andrew Lloyd Weber y Tim Rice compusieron el musical Evita, que se estrenó en Broadway en 1974 Para 1997, cuando el musical fue llevado a la pantalla gigante con Antonio Banderas como el Che Guevara y Madonna en el papel de Evita, Nueva York explotó en loco revival Eva Perón renació virtualmente en los escaparates con toda una amplia gama de artículos femeninos que evocaban la moda de los años 40 al estilo Evita: brillosos lápices labiales, joyas sofisticadas y vestidos atrevidos para la época que recordaban la excéntrica galanura de aquella magnífica Eva Duarte de los últimos años Un editor de modas de la revista Mademoiselle calificó el boom por Evita como “la fantasía que todas las mujeres desean” En abril de 1997 el Metropolitan Museum of Art consiguió, tras medio año de negociaciones con los herederos de Evita en disputa con el gobierno argentino, tres de las prendas en extremo lujosas que fueron diseñadas por Christian Dior para su exhibición en el magno homenaje al diseñador (quien murió en 1957) en el Instituto del Vestido de Nueva York Una falda azul con efectos de caída de olas, un abrigo de noche en seda con perlas y otro vestido de terciopelo y seda cautivaron a las estadunidenses Richard Martin, curador de la exposición señaló entonces: “El abrigo en rosa pálido que tenemos es la quintaesencia de Dior y Evita lo lucía para marcar sus connotaciones con el poder y lo supremo Las mujeres desean el glamour y si entonces llega una superestrella como Madonna, quien es una de las grandes clientes de Dior con la película Evita, la moda se renueva con un look antiguo” La sombra nazi Lo curioso es aquel viaje a Europa de Evita tenía otros motivos, además de pavonearse con la burguesía europea e impactar a los políticos en favor de la presidencia de Perón Exactamente cuando Evita volvía a vivir encarnada por Madonna en el celuloide, el gobierno suizo decidió investigar si ella había depositado un tesoro del pillaje nazi en bancos suizos Juan Perón viajó una veintena de ocasiones a los Alpes suizos y cuando murió, protegido en España por su mentor “el generalísimo” Francisco Franco, se dice que intentó recobrar aquellos tesoros, infructuosamente En un documento suizo dado a conocer hacia 1999 por Frank Garbely en alemán (Evitas Gehermnis-Die Schweizer Reise), se cuenta que aquel viaje a Suiza de la bella y ostentosa Evita tenía por objeto negociar la ayuda a nazis, quienes fueron recibidos en Argentina con pasaportes falsos Esta es una faceta intrigante de la mujer argentina que Martha Sahagún ha considerado su modelo en el buen vestir

Comentarios