PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Capitán de mar y guera", ¿modesta superproducción?

lunes, 8 de marzo de 2004
México, D F, 8 de marzo (apro)- Podrán haberse gastado mucho en los vestuarios, escenas de acción y efectos especiales; sin embargo, toda esta fastuosidad se traduce en una cinta con buenos resultados: no contiene la grandilocuencia de “Pearl Harbor”, “Corazón valiente”, o “El señor de los anillos”, aunque tampoco forma parte de la vanguardia cinematográfica Antes de continuar, debo mencionar que en “Capitán de mar y guerra: La costa más lejana” no hay historia de amor alguna, tan sólo es una aventura en donde el afamado capitán Lucky Jack (Russel Crow) hará todo lo posible para interceptar a un navío francés llamado “Acheron”, el cual se encuentra en las costas de Brasil Las idas y venidas del navío francés suponen un peligro para las naves inglesas que surcan esos mares, pero sobretodo, suponen un peligro para la hegemonía de la corona británica, la cual desea evitar a toda costa que Napoleón Bonaparte expanda su poder “Capitán de mar y guerra: La costa más lejana” resulta emocionante e interesante por muchos sentidos En primer lugar, porque consigue transmitir los valores que mueven a Jack a emprender esta búsqueda desenfrenada, los cuales hacen que a uno se le ponga la piel “chinita” Luego tenemos los pormenores de la guerra naval Y es que la cinta nos transmite los miedos y peligros que vivían los miembros de la armada naval en aquella época No sólo podían morir en combate, también podían morir izando una vela durante una tormenta, o bien podían ser presa de la presión social y el prejuicio de sus compañeros, para terminar aventándose por la borda La incertidumbre rodeaba sus destinos A lo anterior, hay que agregar también las estrategias que utiliza Jack para salirse con la suya Por último, resulta interesante ver algunos detalles “históricos”, sean exactos o no, de la vida, a bordo de un navío de guerra en aquella época, como por ejemplo, los métodos utilizados por el doctor HHH para salvaguardar la vida de los heridos; los aspirantes a ocupar los altos rangos dentro de la marina: niños de unos 12 años cuya vida arriba del barco no era menos dura que la de los tripulantes mayores de 30 años O bien, algunos aspectos del bagaje cultural, por ejemplo, el interés y desconocimiento que el doctor expresa ante las diversas especies con las que se topa en las islas Galápagos La actuación de Crow es bastante admirable, y es que el actor no repite el mismo personaje de la cinta “Gladiador”, en la cual también interpretaba a un militar de alto rango Crow es sutil al expresar los sentimientos de sus personajes De entrada parece ser el mismo Crow de siempre, pero si nos fijamos con cuidado, los personajes del Crow son muy distintos entre sí, desde “El informante”, pasando por “Una mente brillante” y “Gladiador”, hasta llegar a “Capitán de mar y guerra…” El matiz del trabajo de Crow es ligero, pero efectivo

Comentarios