PERMANENCIA VOLUNTARIA: "Monster", Crímenes imperdonables

lunes, 12 de abril de 2004
México, D F, 12 de abril (apro)- A diferencia de otras películas en donde uno termina, en algún momento de la cinta, sintiendo un poco de empatía con el maleante de la historia, en “Monster” (EU, 2004) quedamos con ganas de hacer sufrir mil veces más al malo, en este caso, a la mala, quien es interpretada por Charlize Theron, actuación que le valió el Oscar a la mejor actriz “Monster”, dirigida por Patty Jenkins, es una cinta que cuenta la historia de una asesina serial y prostituta de nombre Aileen (Theron) La vida de Aileen ha estado marcada por los abusos y también por la ilusión de que alguien la lleve a Hollywood por su linda cara Curiosamente, la promesa de un mundo mejor llega con una chica homosexual, emocionalmente inestable llamada Selby (Christina Ricci) que llega a la vida de Aileen en una noche de copas Aileen no era lesbiana, pero como su autoestima se encontraba por los suelos, y Selby comenzó a hacerla sentir como una chica linda y especial, Aileen no tuvo más remedio que ceder; era eso o darse un tiro Aileen y Selby comienzan a vivir un romance prohibido por los conservadores padres de Selby, y tormentoso gracias a la inestabilidad de ambas Pero las cosas empeoran cuando Aileen mata a uno de sus clientes por haberla violado Desde ese momento, la mente de Aileen “pierde el piso” y comienza a asesinar a los sujetos que se solicitan sus servicios como prostituta Aileen sufre Sufre por las demandas de Selby --todavía una adolescente caprichosa, quien le pide que la trate como reina-- y por su odio hacia a los hombres, quienes la han humillado, quienes no la valoran, quienes sólo quien hacer el amor con ella Así pues, “Monster” es la crónica de cómo Aileen va de cayendo a cada segundo; por momentos, con ganas de salir adelante, pero la mayoría de las veces repite el patrón que aprendió desde pequeña: la prostitución, y, además, su nueva adicción al robo y al asesinato Lo más perturbador de esta cinta es que nunca vemos a Aileen, tomar conciencia de lo que hace Para ella, los asesinatos eran algo que no podía evitarse, algo que tenía que ser No hay remordimiento, no hay culpa, nada, sólo un monstruo, un asesino que por más vueltas que uno le dé, no tiene perdón de la sociedad La dirección es bastante sencilla y directa, lo visual siempre nos da la sensación de suciedad y Jenkins no cuenta nada que no sea relevante Sobresale, por supuesto, la actuación de Charlize, una niña bonita que de pronto se transformó en una mujer espantas y psicópata También Ricci, aun lo hace muy bien, pero está opacada por la actuación de Theron

Comentarios