Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2004, para De Aguinaga

jueves, 29 de abril de 2004
* El poeta debe desprenderse de su ideología al momento de escribir, dice el galardonado Aguascalientes, Ags , 28 de abril (apro)- “El poeta debe desprenderse de sus corrientes ideológicas al momento de escribir, mostrando un mundo inclinado hacia alguna postura que siento debería ser de izquierda”, afirmó Luis Ignacio de Aguinaga, Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2004 De origen jalisciense, el escritor reconoció su interés por la obra de Salvador Novo, la admiración hacia su paisano Juan José Arreola y la influencia que ha tenido de José Gorostiza; citó que su libro “Reducido a polvo”, aborda el tema de la presencia de la muerte Así mismo, consideró necesaria la publicación de más trabajos de investigación acerca de los poetas mexicanos más reconocidos El trabajo del investigador de la Universidad de Guadalajara fue elegido por unanimidad a través de un jurado integrado por los anteriores ganadores: Juan Domingo Argüelles, Myriam Moscona y el escritor Víctor Sandoval La entrega del galardón se realizó este miércoles en uno de los salones de Palacio de Gobierno de Aguascalientes, donde se le otorgó un bono económico de 250 mil pesos, diploma, además de la publicación de su obra por la editorial Joaquín Mortiz En entrevista con Apro, el poeta acepta que Jalisco es reconocido como tierra de narradores, aunque asegura también que el estado cuenta con buenos poetas: “Algunos autores como Juan José Arreola, yo lo considero un poeta excepcional utilizando la prosa” Dividido en siete capítulos e integrado por 48 poemas, “Reducido a polvo” está dedicado a Víctor, hermano del autor, y cuenta con algunos epígrafes a versos de Octavio Paz, José Gorostiza y Ramón López Velarde “Me formé en la tradición mexicana, siguiendo las obras de Ramón López Velarde o Gorostiza, pero mi favorito es Salvador Novo, en sus primeras obras También Eduardo Lizalde o Efraín Huerta”, apunta Como Gorostiza, Luis Vicente enfoca parte de su obra al tema de la finalización al ciclo de la vida: “No me enfoco a la muerte en sí misma, sino al presentimiento de la muerte Las primeras cinco partes de mi libro, tiene ese tono elegiaco, a esa especie de obsesión” Se le pregunta si la poesía debe escribirse desde la izquierda, el centro o la derecha: “Como ciudadano te diría que lo deseable es que se escribiera desde la izquierda El problema es que la poesía no debe llevar muy marcada la huella personal del autor Y eso conlleva que tú como escritor, incluyendo tus tendencias, desaparezcas del poema” Agrega que al momento de hacerse a un lado, el autor crea un mundo en el cual van surgiendo las convicciones personales: “Desapareciendo el poeta, aparece el mundo y con ello las tendencias ideológicas Si como ciudadano aspiro a tomar posiciones de lo que se ha llamado la izquierda democrática, es porque siento que el mundo tiene determinada forma y confió en que ello aparezca en mismo versos, sino mostrar algún tipo de opiniones” Acerca del anuncio sobre una biografía de Octavio Paz, el Premio Nacional de Poesía 2004 celebró y cuestionó al mismo tiempo que es “indispensable” la aparición de esos trabajos; “pero lamentablemente no hay muchos trabajos de investigación sobre Paz, Novo, (Xavier) Villaurrutia La investigación académica puede aportar para llenar esas lagunas” De Aguinaga había publicado su primer libro en 1989, denominado “Noctambulario”; después, en 1992 escribió “Piedras hundidas en la piedra”; además de “El agua circundar el fuego”, en 1995; en 2003 “Cien tus ojos”, este último publicado por ediciones Sin nombre en colaboración con la Universidad de Guadalajara

Comentarios