BUZÓN DE APÓCRIFOS: Niñada

lunes, 17 de mayo de 2004
México, D F, 17 de mayo (apro)- Créanme, estimados lectores, tomé la determinación de no escribir a este buzón con motivo del DIA DEL NIÑO, como ya otras veces lo he hecho en esa fecha para darle las razones de mi negativa a nacer en ese su mundo Así lo hice Cumplí con mi propósito, sí, pero bien a mi pesar, mi negativa a nacer continuó y continúa atormentándome; y lo peor es que, ¡la muy canija!, con los hechos, no lo hace para que la confirme, sino para que la ponga en duda De ahí esta carta extemporánea Entrando en materia; ella me dice: “Considerando que a pesar que ley, por principio, proclama, defiende y hasta reclama la igualdad de todos los humanos; que a pesar que la ciencia, por medio de la genética, ha demostrado que todos los humanos son de la misma especie, la economía, en especial la que hoy priva, esto es, la empresarial, les enmienda la plana y muestra y demuestra que no es así, y con la terca obstinación de sus hechos, ella establece, exhibe y confirma que existen los macrohombres, los que tienen en sus manos, manejan y viven de la llamada macroeconomía, que son los menos, y los microhombres (empleados, pequeños industriales, comerciantes minoristas, etcétera), que son la inmensa mayoría ¿Pues qué, acaso gozan de iguales beneficios, o tienen igualmente al alcance de la mano los satisfactores que necesitan o desean los que viven y manejan la macroeconomía y los que viven dependiendo de la microeconomía? Eso por no hablar de los condenados al infierno de la obsolescencia del desempleo” Cuando a estos sus razonamientos le digo que precisamente a ellos me debe su existencia, se limita a mirarme adusta y continúa imperturbable: “Considerando que el arte de la política actual consiste no en lo que se debería y mucho menos en lo que se quisiera hacer, y sí en lo que exige y tolere el concepto de la economía de hoy “Considerando que lo anterior está logrando la maravilla de que el viejo antagonismo existente entre las denominadas derechas e izquierdas, en cuestión de gobierno, se vaya diluyendo y coincidan, gracias a eso que llaman ‘gobierno de centro’ de la una o la otra “Considerando que el libre mercado, uno de los pilares maestros de la economía del presente, hace posible que no falten y más bien sobre los ejemplos en que las decisiones políticas e incluso de la justicia, se pesen no con la balanza de la ley y sí más bien con la del mercader “Considerando que si con ello pueden a veces atropellarse derechos, al mismo tiempo también se abren amplias puertas a uno de los resortes maestros, por vital, de la economía de empresa: LA OPORTUNIDAD” Si con esto estallo y le pregunto que a dónde quiere llegar con tanto “considerando”, mi negación a nacer me mira con conmiseración y solemne me contesta: “Con ellos, intento que comprendas y así aceptes y aproveches la oportunidad que se te ofrece para nacer a la grandeza” Al ver que me quedo mudo de estupor, continúa seductora: “No ignoro y agradezco que me hayas generado por tu apego a derechos, ello habla bien de ti Pero seamos sinceros, ese tu apego a derechos, en el fondo, admítelo, no es más que tu anhelo de garantías para tu ida futura Bien, reflexionemos, si como dicen que ‘cuna es destino’, neguémonos a nacer, si… pero únicamente hasta que tengas la oportunidad de hacerlo para la grandeza, es decir, cuando estés seguro de ser engendrado en padres que vivan en, de y por manejar la macroeconomía ¡Eso te garantizará todas las oportunidades para ser grande, ser un macrohombre!” Si sarcástico, lo confieso, le digo que me parece que esa es una manera peregrina, por decir lo menos, de llegar al superhombre anunciado por Federico Nietzsche, ella, socarronamente me responde: “¿Eres o te haces? Hablemos de hechos, no de filosofía, pero si quieres meterla en el tema, sé lógico y reconoce que, en el determinismo de economía de empresa privada por el que se mueve el mundo actual, el perseguir y llegar a ser de los que poseen y viven en, de y por manejar la macroeconomía, es la más alta expresión de ‘a voluntad de poder’ descubierta, expuesta y defendida por el filósofo alemán que citas” Me río de su razonamiento A mi risa, mi negativa a nacer se esfuma entre avergonzada y airada, pero, ¡la muy canija!, me deja sumergida en la duda que inmoviliza, que mata la voluntad de acción ¡Ah!, que razón tuvo el escritor inglés, del que no recuerdo el nombre en este momento, escribió (cito de memoria): “la risa lo mata todo, hasta el crimen” Adultos vivientes: ante esta lamentable situación que me encuentro les pregunto: ¿No nacer? ¿Merece que lo haga en ese su mundo de hoy? Este es el motivo de esta mi extemporánea presente Espero con vehemencia su respuesta Gracias por adelantado JUAN NONATO

Comentarios