LOS PASOS PERDIDOS: Nuevos creadores dancísticos del Fonca

lunes, 17 de mayo de 2004
México, D F, 17 de mayo (apro)- Por fin salió la nueva lista de creadores artísticos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en el área de danza Es interesante constatar, que dada la gravedad de la situación económica en el país, decenas de coreógrafos se inscribieron para concursar con el ánimo de hacer su mayor esfuerzo y tener por tres años los 18 mil pesos mensuales de dicha selección En esta ocasión los reconocidos fueron: Judith Téllez, Adriana Castaños, Rossana Filomarino, Rafael Zamarripa y Gerardo Delgado La cantidad que se les otorgará no es muy alta; pero para los artistas de la danza que en la mayoría de los casos viven sólo de sus honorarios profesionales, la oportunidad de cobrar mes a mes es como un nirvana Sobre todo, cuando las oportunidades de recibir recursos por la realización de obra es mínima y se limita a cuando mucho una o dos veces al año En la mayor parte de los casos, los coreógrafos también dan talleres y clases Los más serios y obsesivos lo único que hacen es crear, y para sobrevivir venden desde tacos en los tianguis, ropa y plata, entre otras cosas Si hablamos de Adriana Castaños, su trayectoria artística es ampliamente conocida Aunque su mejor época como coreógrafa parece haber quedado atrás, cuando hacía obra con el grupo Antares, la ahora directora de La Lágrima se ha dedicado los últimos años a impulsar la carrera de danza dentro de la Universidad de Sonora y lo ha hecho con un tesón invaluable Es claro que hoy en día Sonora es uno de los estados donde mayor ímpetu dancístico existe y a tal grado, que tienen cinco premios nacionales: la propia Adriana, Evoé Sotelo, Benito González, David Barrón y Miguel Mancillas Rossana Filomarino es un caso aparte Considerada como una de las figuras más importantes que ha dado el Ballet Nacional de Guillermina Bravo, la actual presidenta de la Sociedad Mexicana de Coreógrafos, dejó desde hace años la creación de montajes para grandes ensambles y ser ella la propia intérprete de sus obras Ya en sus cincuentas, Filomarino es una maestra especializada en la técnica Graham, que de alguna forma no se ha aprovechado como se debiera por las escuelas oficiales de danza Judith Téllez es una silenciosa regiomontana que lleva no menos de 15 años haciendo obra sin parar Trabajando de sol a sol, se ha dedicado sólo a la creación y a picar piedra enmedio del sol regiomontano Apasionado y siempre en la primera fila del entusiasmo coreográfico, Gerardo Delgado sólo sobrevive gracias a que logra conseguirse becas y giras al extranjero Tener el apoyo del Fonca lo refrescará y le permitirá recuperar el brío de sus mejores tiempos El único diferente de los recién nombrados creadores artísticos es Rafael Zamarripa, quien de alguna u otra forma siempre ha conocido el éxito Director del Ballet Folclórico de la Universidad de Colima, escultor y con un colmillo tremendo en giras a las principales ciudades del mundo, Zamarrita se las sabe de todas, todas, y es un promotor cultural como pocos en el país Resulta obvio que todos los ganadores tienen una trayectoria y necesitan recursos para sobrevivir; pero esto no evita reflexionar en torno a los que se quedaron fuera y que también merecían la posibilidad de obtener un subsidio mensual por tres años del Fonca La situación es tan grave para los artistas de la danza, que sólo porque tienen una verdadera vocación siguen bregando contra corriente Después de todo, ¿a quién realmente le importa la danza en este país?

Comentarios